Ocultar
Como Entrenar a su Perro

Historia en Breve +

 

Como Domesticar a su Perro Sin Perder la Cordura…

Mayo 22, 2014 | 2,078 vistas
| Available in EnglishAvailable in English
Share This Article Share

Por la Dra. Becker:

Como lo mencioné en la parte 1 de esta serie de dos partes, hay tres claves para el entrenamiento exitoso, y son tan importantes que quiero repetirlas:

  • Consistencia
  • Refuerzo positivo
  • Paciencia

Como también mencioné la semana pasada, el primer principio de la domesticación es que nunca deje a su perro sin hacer nada- ni siquiera por un minuto. Para la mayoría de ustedes, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Es por eso que les recomiendo el entrenamiento en caja.

Soy un gran fan de entrenamiento en caja y se lo recomiendo a todos mis clientes dueños de perros en mi hospital de animales - especialmente a los que quieren domesticar a su cachorro.

Ya sea que su perro sea un cachorro o un adulto, un nuevo miembro de su manada o un perro viejo, proporcionarle su propio espacio acogedor tendrá una serie de ventajas para ambos. Esto es una ventaja adicional si su perro no sabe dónde hacer del baño.

La Genialidad de la Caja

¿Por qué la caja es una buena idea para usted y su perro?

Una caja le permite trabajar con el deseo natural de su cachorro al querer estar siempre en su madriguera. Los perros salvajes buscan pequeños espacios oscuros y seguros para habitar.

Si trae un nuevo cachorro a casa y no tiene una caja disponible, él tratará de localizar un lugar - debajo de una mesa o una silla o incluso detrás del inodoro del baño – lo que equivale a una madriguera segura.

Si tuviera que dejarlo en un madriguera improvisada, pronto se dará cuenta que no hará sus necesidades allí. Los perros están programados por la naturaleza a no ensuciar sus madrigueras.

En la naturaleza, los lobos y los coyotes lactantes enseñan a sus cachorros a hacer sus necesidades fuera de sus madrigueras. Esto mantiene a los depredadores alejados de sus pequeñas casas, con esto evitan la suciedad en sus madrigueras.

Por esta razón es que los cajones son tan útiles para los perros que no están domesticados. Un perro con su propia madriguera ordenada no la ensuciara, así que un cajón, le ayudara a trabajar en armonía con el instinto natural de su cachorro para mantener su propio espacio limpio.

Siempre y cuando saque a su perro consistente y frecuentemente a hacer sus necesidades, su naturaleza no le permitirá hacer sus necesidades en su propia madriguera.

Usted se estará aproximando a la línea final de domesticación, si su perro no ensucia su caja y en cambio está esperando a que lo saque. Algo extra, por supuesto, es que tampoco hará sus necesidades en el piso.

La Compra de una Caja

El tamaño de la caja es importante. Debe ser una caja que no sea ni muy pequeña ni demasiado grande.

Su perro debe ser capaz de pararse, tenderse y echarse y darse vueltas en su caja. Debe ser lo suficientemente grande como para poder moverse con comodidad, pero no tan grande para que pueda utilizar fácilmente un extremo como su cuarto de baño y el otro extremo para dormir y comer. Una caja grande en realidad podría ralentizar el proceso de domesticación.

Si no está seguro del tamaño de caja que necesita, hable con un empleado de la tienda sobre el tamaño de su perro y sobre sus objetivos y él o ella podrán ayudarle a escoger una caja de tamaño perfecto.

También puede hablar con un criador de perros, veterinario u otra fuente bien informada acerca del tamaño de caja para su perro.

Si usted está entrenando a su cachorro para que se quede en la caja, especialmente un perro de raza grande o mediana, tenga en cuenta que lo más probable es que necesite una caja más grande dado que su perro crecerá

Como Hacer que su Perro Se Acostumbre a la Caja

La primera regla para el entrenamiento de caja: Nunca obligue a su perro a estar en una caja.

¿Recuerda a Meredith en la parte 1? Ella tiene 10 años de edad, una perra perdida sin domesticar que fue encontrada recientemente a un lado de la carretera en mi camino al trabajo.

En realidad entrenamos a Meredith en una caja porque su casa, por ahora, es mi clínica Natural Pet y la clínica está equipada con perreras, no caja. Empezamos a alimentar a Meredith en la perrera para asociar una experiencia positiva (comida) con su nuevo lugar seguro.

Nunca meta a su cachorro a una caja todo confundido y con la puerta cerrada. Así es como se termina con un perro con un caso que rabia por ansiedad de separación y/o una aversión patológica a los espacios cerrados o pequeños.

En mi casa, nunca sacamos al perro de su jaula. La caja representa una zona segura para su perro, por lo que no debe obligarlo a entrar o a salirse de lo contrario su zona de seguridad se convertirá en un área insegura.

La segunda regla para el entrenamiento de caja: todo está bien.

En otras palabras, todo lo relacionado con el cajón debe ser una buena cosa, desde la perspectiva de su perro. Dele los bocadillos mientras esta en el cajón. También la masticación de juguetes, huesos crudos, y las indulgencias muy especiales, como el Clever K-9 rellenado con mantequilla de almendra o con tiritas de pollo.

El objetivo es hacer que su perro entre voluntariamente en su jaula - y entre más rápido mejor.

Lo que hago en casa es poner una cobija/manta sobre la parte trasera del cajón para crear un ambiente tranquilo y oscuro (como madriguera). Mis perros utilizan sus cajas como dormitorios – entran allí a dormir.

Si su cachorro no ha tenido malas experiencias con una caja y le proporciona un lugar poco oscuro y seguro, él podrá entrar sin ningún problema y voluntariamente, tan pronto como usted le presenta su nuevo espacio. De ser así, ¡excelente!

Incluso si su perro entra inmediatamente a su caja, siga con la regla "todo está bien" y ponga golosinas, juguetes y otros objetos valiosos dentro del cajón como un estímulo.

Venciendo el Odio a la Caja

Si su perro está nervioso por su nuevo espacio o tiene una aversión a la caja debido a una mala experiencia anterior, usted tendrá que ser un poco más cauteloso.

Un perro que ha experimentado una caja como una forma de castigo o que ha sido encerrado durante períodos indebidamente largos debe ser reacondicionado con cuidado y con paciencia para que cambie su perspectiva de la caja.

Obviamente, usted quiere que su cachorro este allí cómodamente - con la puerta cerrada - tan pronto como sea posible con el fin de domesticarlo exitosamente. Pero hasta que reciba el mensaje de "todo está bien" acerca de su caja, tendrá que sacarlo más constantemente para que haga sus necesidades afuera.

Asegúrese de dejar la puerta de la jaula abierta si su cachorro o perro es nervioso. Ponga recompensas de comida alrededor de la parte exterior de la caja y en el interior, para que su perro pueda sentirse cómodo al entrar y salir de su jaula sin preocuparse por ser atrapado en el interior.

Coloque la comida y el agua a un lado de su cajón para que pueda asociar aún más las cosas buenas con la caja.

En el caso de Meredith, una vez que entendió que la puerta de su perrera permanecía abierta mientras estaba adentro o afuera, ella ya no tuvo ningún problema en entrar y salir por si sola. Después, ella optó por entrar y acostarse a descansar un rato antes de volver a salir.

Debido a que la alimentábamos dentro de su jaula con la puerta abierta, rápidamente desarrolló el hábito de correr contenta a su jaula en cuanto veía que su comida estaba siendo preparada.

Una vez que ve que su perro se siente cómodo dentro de su caja a la hora de comer, intente cerrar la puerta tan pronto como comience a comer. Hágalo inconscientemente, sin hacer espectáculos. Alábelo en voz baja y luego desaparezca del sitio.

Lo más probable es que termine su comida y luego se dé cuenta que la puerta se cerró y ya no puede salir. Mientras tanto, usted hace sus quehaceres como si nada pasara.

Su cachorro podría mirarlo con una expresión expectante o confundido como diciendo, "Um, ¡hola! La puerta está cerrada. Yo no puedo salir".

Usted no tiene que ignorarlo por completo, pero continúe realizando sus deberes y manténgase muy, pero muy tranquilo, como si nada fuera de lo normal ocurriera. Su perro puede quejarse o llorar un poco, pero él se echara muy rápidamente.

Le recomiendo que cuando empiece a cerrar la puerta de la caja la cierre sólo por períodos cortos. También sería recomendable que pusiera un juguete interactivo o un bocadillo dentro de la caja – para que permanezca tranquilo.

Después de unos minutos, cuando su perro se haya relajado dentro de la caja y parezca decir "Está bien, voy a quedarme aquí por un rato", esa es una señal de que la mala experiencia en la caja ha pasado a ser buena. Abra la puerta y permita que entre y salga libremente.

Una vez que su perro asocie sólo cosas buenas con su caja y se sienta cómodo en su interior, entonces puede cerrar la puerta por períodos más largos. No trate de salir de su casa por períodos cortos hasta que esté completamente a gusto con la caja, mientras esté en casa.

Establezca Señales Verbales

De regreso a mi clínica Natural Pet con Meredith, ella se mantuvo naturalmente en su madriguera, no hizo sus necesidades mientras estaba adentro de su caja, por lo que ampliamos su territorio al permitirle estar en la oficina. Dado que mi oficina representaba una "madriguera" más grande de todo tipo, Meredith también se negó a hacer sus necesidades allí.

Cuando llego a la clínica por la mañana, lo primero que hago es ponerle la correa a Meredith, tomo algunos bocadillos, y la saco a hacer sus necesidades.

Le llevo al mismo lugar específico todos los días y le doy unos cinco minutos para que haga sus necesidades. Eso por lo general es el tiempo suficiente para que huela alrededor y decida irse.

Ahora, si usted lleva a un perro no entrenado a su lugar y ella lo ve a usted... y usted la ve a ella... y ella lo seguirá viendo como si estuviera preguntando ¿porque te quedas viéndola? es una buena señal de que no hará sus necesidades en esta ocasión.

Lo que debe hacer en este caso es regresarla a su caja (o sala) y cierre la puerta. Ahora usted tiene un cachorro con la vejiga llena y los intestinos llenos y no desea que haga sus necesidades en su casa. Eso es un montaje para que ella falle, y el objetivo de la domesticación es que funcione no que falle.

En una media hora más o menos, tome algunos bocadillos, llévelo nuevamente a su lugar y deje que lo intente de nuevo. Usted no debería tener que repetir esto más de una vez antes de que su cachorro haga voluntariamente sus necesidades, pero este preparado en caso de que tenga que echar varias vueltas al lugar donde hace sus necesidades.

No cometa el error de asumir que si no evacua durante la primera vez que lo saco, no tiene ganas de hacer sus necesidades. Claro que lo hace - sobre todo a primera hora de la mañana. Él debe estar en su caja o en el lugar donde hace sus necesidades por la mañana hasta que haya terminado.

Al principio, Meredith realmente no sabía lo que estaba haciendo afuera. Olfateaba el suelo, olfateaba las hojas que el viento soplaba, y, finalmente, ella se ponía en cuclillas. No se daba cuenta de que eso era exactamente lo que quería que ella hiciera, así que tuve que reforzar - marcar - su comportamiento con una orden verbal.

En el momento en que Meredith comenzaba a orinar yo decía "haz pipi". Así es como marqué el comportamiento que deseaba. El objetivo es asociar en la mente de su perro la señal verbal "haz pipi" con el acto de evacuar. "Haz popo" es su mando para defecar. Usted puede intentar otra frase como "haz lo que tengas que hacer" o "haz tu trabajo". Cualquier cosa que funcione.

Con el tiempo, usted podrá llevar a su perro a un lugar - idealmente a cualquier lugar de su elección ya sea en casa o en otro lugar - y dar la señal verbal que haya elegido y, como por arte de magia responderá.

Reforzar Comportamiento Positivo

Es fácil emocionarse cuando su perro orina en el lugar donde se le indico, pero asegúrese de no emocionarse tanto ya que podría asustarlo mientras está en el acto, esto hará que  deje de hacer sus necesidades. Asegúrese de que su señal verbal "haz pipi" suene en un tono tranquilizador y bajo.

Dentro de los tres segundos que su cachorro haya terminado de hacer sus necesidades, debe darle un bocadillo y decir "buen trabajo." Dele un par de bocadillos más y continúe alabándolo  antes de meterlo.

No espere hasta que esté de regreso en casa para darle el bocadillo. Lo que sucederá en su pequeño cerebro es que relacionará la recompensa de comida con el regreso a casa después de hacer sus necesidades. Pronto lo que usted vera es que el cachorro querrá salir y regresar inmediatamente para que le dé una premio.

Es por eso que es críticamente importante que usted recuerde llevar bocadillos cuando lo saque, y luego dárselo dentro de los tres segundos después de que realice el comportamiento deseado.

Para Las Personas con Patios Cercados...

Si tiene el lujo de tener un patio cercado y no le importa que su perro haga sus necesidades en cualquier parte del patio, déjelo salir por si solo para haga sus necesidades. Sin embargo, yo no recomiendo hacer esto al principio.

Número uno, usted no sabrá si ya hizo sus necesidades a menos que usted lo vigile mientras está afuera. Número dos, es imposible establecer una señal verbal "haz pipi", si está adentro y él fuera. Y, por último, no puede darle un premio dentro de los tres segundos, si usted está en un lugar diferente.

Algunos perros y ciertas razas sólo parecen entender desde una edad muy temprana para que hagan sus necesidades afuera. Sin embargo, esas crías tienden a ser la excepción y no la regla.

Su perro puede o no llegar a ser un perro bien entrenado, si lo deja salir al patio por sí solo o instala una puerta para perro antes de que él entienda la señal verbal y los sistemas de recompensa de bocadillos.

Últimos Comentarios Sobre Meredith

Meri in her 'hot pants'!
Estoy encantado de decir que Meredith ahora es una perra domesticada, ¡gracias a Dios!

Sin embargo, ella tiene un pequeño "problema especial". Meredith tiende a olvidar sus modales cuando una perra en celo llega a la clínica. Por alguna razón la presencia del intacto, con perras en celo en la clínica hace que Meredith marque su territorio.

Así que lo próxima vez que tengamos una hembra en celo prevista para una cita, le vamos a poner "pantalones". Es ropa interior de mezclilla con cierre de velcro que cubre sus genitales.

Los pantalones de Meredith no solo son una declaración de moda--- son otra herramienta que utilizamos en harmonía con su instinto natural canino para que no se ensucie. Con sus genitales cubiertos, Meredith será capaz de controlar su impulso de marcar como también las ganas de orinar en sus pantalones. Si usted tiene un perro macho que tiende a marcar, pruebe con una "banda en el vientre" para reducir este comportamiento en la casa... pero no olvide de quitárselo cuando lo saque.

Espero que esta información sea de gran utilidad para domesticar a un perro no solo adulto - tal vez de un refugio o rescatado o incluso un perro callejero como Meredith - o un perro de cualquier edad que agregue a su familia.