Ocultar
Alimentos Crudos para Macotas

Historia en Breve +

 

Errores Comunes en la Alimentación de su Mascota que Pueden Dañar su Salud

Julio 10, 2014 | 2,114 vistas
| Available in EnglishAvailable in English
Share This Article Share

Por la Dra. Becker

Esta es la segunda parte de mi serie que consta de dos partes acerca de los mitos y verdades que rodean las dietas a base de alimentos crudos (parte uno). En el segmento final, quiero hablar de por qué las dietas crudas para mascotas tienen una mala reputación.

En realidad hay muchas razones válidas de por qué las dietas crudas para mascotas no son tan bien vistas por los veterinarios y las personas que han tenido mala suerte tratando de incorporar alimentos vivos. Pero afortunadamente todos estos inconvenientes son evitables.

Razón #1: Muchas Dietas a Base de Alimentos Crudos No Están Balanceadas

Primero, muchas dietas caseras y en base al modelo de presa y algunas pocas dietas a base de alimentos crudos comercialmente disponibles no están balanceadas. Esto quiere decir que sus mascotas han sido llevadas a veterinarios, incluyéndome, con desequilibrios nutricionales que podrían y deberían haber sido evitados. Estos animales tienen deficiencia en antioxidantes o de cantidades correctas de minerales y vitaminas o bien un desequilibrio de los ácidos grasos para el crecimiento óseo apropiado y balanceado, así como para la salud inmunológica y de los órganos.

Por lo general, estos dueños bien intencionados no relacionan los problemas médicos de sus mascotas con sus deficiencias nutricionales, pero sus veterinarios sí lo hacen. Y muchos veterinarios desarrollan fuertes opiniones en contra de las dietas caseras y crudas debido a este tipo de situaciones. Hay personas bien intencionadas que alimentan con dietas desequilibradas a causa de la ignorancia y en algunos casos, de la terquedad.

Tengo varios clientes que me dicen que no les importa que el análisis de la alimentación actual de su mascota - digamos alitas de pollo y hamburguesas - demuestre deficiencias en ciertos nutrientes críticos. Ellos dicen “Esta es la dieta con la que he alimentado a mi perro por X número de años y ha estado bien, entonces no hay necesidad de cambiarla.”

Este tipo de declaraciones me dicen que estos clientes se esperarán hasta que su mascota presente una enfermedad antes de cambiar lo que están haciendo. Y en estas situaciones, las mascotas son las que siempre pierden. Este tipo de actitud hace que muchos veterinarios eviten las dietas caseras y que clasifiquen todos los tipos de dietas crudas en la misma categoría.

Razón #2: Problemas Gastrointestinales

Otra razón por la que las dietas crudas tienen una mala reputación es gracias a los problemas gastrointestinales que muchas veces se desarrollan cuando un perro o gato cambia de una dieta procesada a una dieta cruda. Existen dos razones principales por las que las mascotas desarrollan problemas gastrointestinales en esta transición de una dieta a otra: la velocidad del cambio de los alimentos y la disbiosis.

Cambiar la dieta de un animal demasiado rápido puede causar diarrea. He tenido muchos clientes que cuando se enteran de lo que realmente contienen los alimentos para mascota o se dan cuenta de que la marca de alimento para mascota con la que han estado alimentando a sus mascotas en realidad es bastante terrible, se van a sus casas y los tiran. Inmediatamente después acuden a la veterinaria local y compran alimentos crudos de grado humano y a sus mascotas les encanta.

Sin embargo, el perro o el gato se enferma después de unos cuantos días y acuden al veterinario. La mayoría de los veterinarios erróneamente atribuyen todos los casos de diarrea a las bacterias en los alimentos crudos y no al cambio del tipo de alimentación, causando pánico innecesario en el veterinario y en el dueño.

Además, los perros y los gatos procesan los alimentos crudos y las croquetas de forma completamente diferente. Los alimentos crudos se procesan como una proteína, en el estómago se cubren con un baño de ácido, a diferencia de las croquetas, que son vistas metabólicamente como almidones. Si se añaden alimentos crudos a los alimentos secos para una comida, puede haber una confusión digestiva, causando flatulencias y eructos.

Cuando introduzca un alimento nuevo a la alimentación de una mascota con un intestino saludable, recomiendo utilizar el nuevo alimento como premio del día y checar la materia fecal de su mascota. Ir aumentando el número de premios nuevos durante los siguientes meses y continuar analizando los desechos de la mascota.

Si la materia fecal se mantiene normal, remplace toda la comida vieja con la nueva. Haga esto durante varios días y si la materia fecal se mantiene normal, entonces significa que es seguro dejar de darle a su mascota el otro alimento y darle solo el alimento nuevo.

Ahora bien, si su perro o gato ha estado comiendo solo un tipo de croquetas durante toda su vida, este proceso podría tardar varias semanas o meses, lo que está bien. Sin embargo, si la mascota tiene un estómago sensible, IBS (síndrome del intestino irritable), trastornos intestinales o inflamación intestinal- problemas de salud que afectan a la mayor parte de la población de mascotas- los pasos de la transición son completamente diferentes y algunas veces requieren de ir acompañados de refuerzos gastrointestinales durante todo el proceso.

Tengo una amiga que afirma ser alérgica a todos los alimentos saludables. Siempre que come frutas o vegetales frescos sufre problemas gastrointestinales y debe correr rápidamente al baño si consume cualquier tipo de alimento fresco. Cuando come helado o donas, se siente bien. Pero cuando come vegetales y frutas frescas termina en el baño.

Cuando trato de explicarle que los alimentos vivos no son tóxicos para su sistema, sino que su salud gastrointestinal es tan mala que no puede tolerar los alimentos para los que su cuerpo está diseñado comer, ella se ríe y dice: “¡Como sea!” Pero en realidad, la reacción de su cuerpo a cualquier alimento saludable es su excusa para no comer bien. Y veo este mismo escenario en la medicina veterinaria.

Los veterinarios dicen cosas como “Supongo que su mascota no puede tolerar los alimentos de grado humano.” O los he escuchado decir, “Algunos animales simplemente no pueden tolerar un cambio de dieta o un alimento saludable.” Y aunque es verdad que toma mucho tiempo en realizar la transición es este tipo de casos, ciertamente vale la pena intentarlo. Por lo general tiene que ir acompañado de un protocolo médico para tratar la disbiosis y la inflamación en el tracto digestivo, pero le repito, vale la pena el esfuerzo por los resultados.

Cambiar la Dieta de una Mascota con Enfermedad Gastrointestinal

Trabajar con un veterinario que entienda la medicina funcional y el síndrome del intestino permeable es sumamente importante para tener éxito en la transición de una alimentación a otra para la mayoría de los animales con enfermedades gastrointestinales. Es importante lograr la transición sin afectar negativamente a su mascota.

Al igual que mi amiga, que pudo haber elegido gastar un poco de tiempo y energía en hacer cambios en su estilo de vida que con el tiempo habrían curado su cuerpo y le habrían permitido consumir alimentos nutritivos sin efectos secundarios, la mayoría de las personas simplemente prefieren continuar con el estilo de vida que causó el problema.

Esto ciertamente también es el caso de los dueños de mascotas. Parece que les cuesta mucho trabajo o es mucho problema esforzarse lo necesario para hacer un cambio en el estilo de vida de su mascota, lo que puede llevar hasta un año para muchos de estos animales. Desde mi punto de vista, por supuesto es que la salud está en un espectro y las mascotas siempre se están moviendo a un lado o a otro (hacia la salud o lejos de la salud). Así que dentro de un año, ¿su perro estará más sano…o simplemente un año más?

Las mascotas con un sistema inmunológico hiperactivo o enfermedad inflamatoria intestinal (IBD) probablemente necesitarán de ayuda profesional, quizás un protocolo de desintoxicación y también un protocolo para el intestino permeable para hacer la transición a una mejor alimentación. También se requerirá de mucha paciencia.

El camino a la recuperación no es linealmente positivo. No es un camino bonito con progresos diarios positivos hasta que su mascota logra el bienestar. Habrá obstáculos en el camino. Su mascota tendrá altibajos. Pero ciertamente, crear la salud gastrointestinal es sumamente importante si usted quiere bienestar para su mascota. Así que al alcanzar el resultado final, habrá valido la pena todo el esfuerzo.

Las mascotas con enfermedades gastrointestinales necesitarán consumir alimentos bien molidos (es decir sin huesos, únicamente harina de huesos) y que estén ligeramente cocinados durante muchos meses en la fase inicial de la transición. Por lo general, recomiendo comenzar con uno o dos ingredientes en las dietas caseras y poco a poco ir añadiendo nutrientes, uno a la vez, a medida que mejore la salud del animal.

Algunas personas argumentan que este tipo de transición - es decir comenzar poco a poco hasta lograr todo el proceso - no es algo natural. Y estoy totalmente de acuerdo. Pero con animales gastrointestinalmente débiles, debemos “saber cómo están sus cuerpos. Muchos animales deben ser sometidos a protocolos iniciales especiales para ayudarlos a curarse.

Estas mascotas son frágiles. Y si su veterinario holístico no participa en la transición, podría ser que estos animales terminen hospitalizados. Estos intentos infructuosos en la transición alimentaria son la razón por la que los veterinarios tradicionales dicen, “algunas mascotas simplemente no pueden tolerar los alimentos crudos o frescos. Debe dejar que continúen comiendo croquetas.” Pero es importante reconocer que con un buen esfuerzo y orientación profesional, estos animales también pueden cambiar a dietas más saludables.

Qué Esperar Cuando Se Hace la Transición a una Dieta Cruda

Uno de los mitos más comunes sobre los alimentos crudos es que los perros y gatos no pueden intoxicarse con los alimentos. Las mascotas si pueden intoxicarse por comer carne rancia. Sin duda, esto también ocurre en la vida silvestre, pero actúa como medio de control poblacional cuando el depredador muere por consumir alimentos tóxicos.

De hecho hay un sitio web que aconseja darle a las mascotas carne podrida. Este es un consejo absolutamente terrible. Sólo será cuestión de tiempo antes de que este consejo mate mascotas. Existe una gran diferencia entre cargas bacterianas normales en las carnes frescas y las carnes podridas llenas de endotoxinas que matarán a cualquier mamífero que las ingiera. Así que no alimente a su mascota con ningún tipo de alimento en mal estado.

Las dietas crudas comercialmente disponibles no contienen rellenos, fibra extra y ciertamente no tienen nada de pelo, que podría ser encontrado en la presa animal que consumen los perros y los gatos. Esta falta de pelo también puede significar falta de forraje o fibra. Esto significa que algunos animales no obtienen los nutrientes adicionales que necesitan. Y algunas veces, las mascotas pueden estreñirse. Curiosamente, en lugar de simplemente tratar el problema de la fibra, algunos veterinarios le dicen a los dueños que dejen de alimentar a sus mascotas con alimentos vivos por completo.

Las dietas a base de alimentos crudos por lo general producen bolas de excremento pequeñas y duras que puede deshacerse si se olvida recogerlas. Esto es totalmente normal. He conocido personas que regresan a las croquetas, porque nadie les explica que cuando cambian la alimentación de su mascota, su excremento cambiará radicalmente y que el enorme montón de excremento que se produce por consumir una dieta seca será cosa del pasado. Así que, las heces de su mascota cambiarán- y para bien. El excremento producido al consumir alimentos crudos es completamente diferente al producido por consumir croquetas.

Muchas veces, después de uno o tres meses de llevar una dieta a base de alimentos frescos, su mascota entra en un proceso de desintoxicación. Esto es completamente normal y en realidad es algo que debería celebrar.

La desintoxicación para su mascota pasará de los intestinos a la piel. Durante el proceso de desintoxicación, su mascota actuará completamente normal. Estará feliz, juguetona y alerta. Pero podrá notara que perderá una tremenda cantidad de peso. Las mascotas pierden su pelo viejo y les comienza a crecer pelo nuevo y brillante. También notará cerumen o suciedad en el oído. Eso tiene que limpiárselo. Algunas mascotas en el proceso de desintoxicación producirán un poco de moco en su excremento.

Estos síntomas de desintoxicación se curan solos. No tiene que preocuparse por ellos, pero es algo que debe saber para que cuando suceda no se asuste. Las mascotas con una dieta a base de alimentos frescos también consumen menos agua que las mascotas con dietas procesadas. También es bueno saber que el consumo de agua disminuirá.

Errores Que Debe Evitar con la Dieta a Base de Alimentos Crudos

También he visto sitios web que le sugieren introducir alimentos crudos dándole un pollo entero a su perro que está acostumbrado a comer croquetas, ya que este naturalmente sabrá qué hacer con el pollo. Son perros- saben exactamente qué hacer. Así que simplemente aviénteles un pollo.

Un pollo entero o cualquier carne con hueso puede ser un peligro de asfixia. Y aunque algunos perros saben qué hacer con los pollos enteros, otros no lo saben. En mi casa, compramos alas de pollo en cajas de 40 libras en la carnicería. Conozco bien a mis perros. Sé que cuando les doy un ala, las masticaran completamente. No intentarán tragarla entera, sé que ellos se sienten cómodos con las alas de pollo. Son excelentes para sus dientes y ayudan a remover la placa y el sarro. Su aliento es genial.

Un día mi esposo trajo una caja con alas de pollo, las tenía en la caja de la camioneta. Se distrajo con el teléfono y no se dio cuenta que Ada (uno de nuestros cuatro perros) brincó a la camioneta y comenzó a comer. Ada se comió casi 15 libras de las de pollo en cinco minutos. Cuando mi esposo se dio cuenta, Ada parecía una garrapata hinchada. No es necesario decir, que no comió nada más en todo el día. Pero no le paso nada. Hicimos que ayunara. Este episodio habría mandado a muchos dueños de perros a la clínica de emergencia para asegurarse de que todo estuviera bien.

Si le hubiéramos hecho rayos-X a Ada, las radiografías hubieran mostrado una tremenda cantidad de fragmentos de hueso y esto se convertiría en una gran preocupación. De hecho, lo más probable hubiera sido que recomendarán practicar una cirugía. En mi práctica he visto muchos casos de animales que son operados y los cirujanos descubren que eran pequeños fragmentos de huesos por una dieta a base de alimentos crudos en un tracto gastrointestinal completamente sano. Así que es un punto importante de mencionar.

He tenido pocos casos en los que los perros se asfixian con grandes piezas atoradas en su garganta, cuando tratan de tragar todo el hueso. Tiene que usar la cabeza y su sentido común cuando empieza a darle a su mascota una dieta a base de alimentos enteros. Si usted no sabe si su perro se tragará o masticará, entonces necesitará triturar los alimentos o alimentarlo con una dieta cruda comercial que este pre-triturada.

Alimente a su Mascota con Huesos de Forma Segura

Los huesos para masticar recreativos como los nudillos también pueden fracturar los dientes. Muchos perros terminan con terribles fracturas de dientes pensando erróneamente que todos los perros saben morder los huesos. Y verá eso en internet. Incluso verá comentarios en mi página de Facebook. “No pasa nada, pueden darle a sus perros nudillos, sin ningún problema.” Muchos perros pueden morder huesos crudos sin problema. Pero hay perros que si muerden huesos crudos pueden hacerse un daño bucal considerable. Mi dentista veterinario dice que ha dedicado un ala entera de su hospital para remover dientes rotos después de que las personas siguen el mal consejo de “Darle una sopa de hueso, le encantará.”

La mayoría de los perros no tienen problemas con los huesos recreativos (huesos que pueden morderse para divertirse y con fines de salud dental, pero no con fines de salud nutricional) que en realdad son del tamaño de su cabeza. Los huesos pequeños como los huesos de costilla o de fémur, muy pequeños tienden a causar más fracturas dentales por un mascado agresivo porque el perro puede morderlos verticalmente, lo que rompe los dientes de inmediato. Otros perros mastican los huesos hasta romperlos en pequeñas piezas y después se tragan la pieza grande que queda, la cual puede atorarse en tu tracto digestivo.

Tomar precauciones sensatas, como siempre supervisar a su perro cuando tiene un hueso crudo, quitarle el hueso cuando se haya roto y quitarle los huesos si su mascota tiene dientes débiles o fracturados, son algunas de las sugerencias.

También tome en cuenta que los huesos crudos contienen médula ósea. Cuando escuche por primera vez acerca de ofrecerles huesos crudos a los perros, estaba en la universidad. Era una de esas personas que no pensaba mucho sobre ese tema. Simplemente le aventé a Gemini (mi perro) huesos de fémur en la mañana, antes de irme a clases. Cuando regresé a mi casa ocho horas después, no se había movido de donde la deje. Seguía frente a la puerta principal. Seguía masticando el hueso. Tenía toda la boca cortada - estaba inflamada y sangrando. Estaba completamente obsesionada con su primer hueso crudo.

Este es un ejemplo de lo que no se debe hacer. Gemini estaba salvajemente entusiasmada con el hueso, pero este le causó un traumatismo en la boca. Así que aunque los huesos crudos tienen un gran número de beneficios de salud y psicológicos, debe tener cuidado con ellos. Yo recomiendo iniciar dándole un hueso a su perro durante unos cuantos minutos, una vez al día, hasta que su tracto digestivo se haya adaptado al alto contenido de grasa.

También deber remover la médula ósea antes de darle el hueso a una mascota que padezca de pancreatitis o mala digestión, o probablemente se presentará un caso de diarrea severa.

No recomiendo ofrecer huesos a una jauría de perros, porque cada perro necesita su propio hueso y su propio espacio para morderlo. Recomiendo recoger las sobras de los huesos después de cada sesión para evitar problemas.

También tome en cuenta que los huesos crudos y frescos al ser masticados por su perro se vuelven pegajosos. No le recomiendo que deje que su perro mastique su hueso encima de su alfombra nueva porque se llevará un gran disgusto.

Espero que estos artículos le hayan aclarado muchas de las ideas erróneas que podría haber tenido acerca de los alimentos crudos para mascotas. Y espero que pueda utilizar esta información para ayudar a su mascota en la transición a una alimentación más natural.

Como siempre digo, no hay tal cosa como una mejor proteína, marca de alimentos o tipo de alimentos que sirva para todas las mascotas. El mejor alimento para su mascota es el alimento más fresco y natural que pueda darle para mejorar su salud en general, bienestar y vitalidad.