Ocultar
Baterias Alcalinas

Historia en Breve -

  • Recientemente, un pastor australiano ingresó a un hospital veterinario por heridas causadas por morder baterías AA
  • Cuando un perro muerde y mastica una batería, el material alcalino puede filtrarse y causar daños en los tejidos y alrededor del hocico, esófago y más debajo del tracto GI
  • Los síntomas de una posible intoxicación por batería alcalina también incluye dificultad para tragar, vómito, dolor abdominal, aumento de temperatura corporal, heces alquitranadas y niveles elevados de glóbulos blancos
 

Los Peligros Domesticos Mas Comunes Que Podrian Matar a su Perro

Enero 26, 2015 | 6,645 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Justo cuando cree haber controlado todas las formas en las que su amigo canino podría intoxicarse, llega algo nuevo.

Pastor Australiano Mordisquea Baterías AA

Recientemente, un pastor australiano de un año de edad, fue trasladado de urgencia a una clínica veterinaria después de que su dueño descubriera que había estado probando de todo, incluso baterías. El dueño encontró baterías alcalinas AA mordisqueadas. También encontró una mancha roja en la lengua del perro e inmediatamente lo llevó a la clínica.

Cuando el veterinario examino al perro, sus respuestas eran normales y estaba despierta y alerta. El veterinario notó una leve abrasión en el lado izquierdo de la lengua del perro, pero independientemente de eso, el perro parecía estar bien. Le recetaron medicamentos para proteger su tracto GI y le dijeron a su dueño que tenía que monitorearlo desde su hogar para checar signos de babeo excesivo, letargia, anorexia, vómito y revisar las lesiones en su hocico. La razón por la que continuaron monitoreándolo fue porque podría desarrollarse daño interno causado por la exposición a la batería alcalina.

A las 18 horas del incidente, el perro comenzó a presentar letargo, comenzó a babear más de lo normal y se negaba a comer. Su dueño decidió llevarlo nuevamente a la clínica, en donde el veterinario notó que se habían formado ulceras en su lengua y dentro de su hocico. La temperatura del perro estaba normal y no parecía estar sintiendo dolor. Los análisis de sangre fueron normales. Le dieron Tramadol para el dolor y un antibiótico.

Después de unas cuatro horas en la clínica, el pastor australiano comenzó a comer pequeñas cantidades de comida enlatada para perros. Fue dado de alta ocho horas después y en la clínica instruyeron a su dueño para que continuara dándole medicamentos hasta terminar el tratamiento y alimentarlo únicamente con alimento enlatado hasta que sanaran las heridas en su hocico. Por suerte, el perro se recuperó por completo a los sietes días de haber mordisqueado las baterías AA.

Por Qué las Baterías Alcalinas Pueden Ser Tóxicas

Las baterías contienen materiales alcalinos que pueden causar daño cuando entran en contacto con los tejidos vivos, en un proceso llamado necrosis de licuefacción. Los tejidos blandos, permiten que el álcali penetre profundamente.

Cuando un perro mordisquea y mastica un batería, el material alcalino se filtra hasta los tejidos causando daño dentro y alrededor del hocico y ocasionalmente en el esófago y por debajo del tracto GI. Las lesiones en el esófago, que está menos protegido por las secreciones que diluyen toxinas que el hocico y el estómago, pueden causar perforación y/o formación de cicatrices que interfieren con su funcionamiento.

Si un perro se traga la batería, puede causar obstrucción y si se mantiene en el estómago el tiempo suficiente como para que la carcasa se disuelva, los metales pesados (generalmente zinc o plomo) pueden ser liberados en el sistema del perro, causando toxicosis.

Síntomas de la Toxicosis Causada por las Baterías Alcalinas

Los síntomas de irritación por dentro y alrededor del hocico pueden presentarse a las pocas horas de haber mordisqueado una batería, seguida de una ulceración que puede tomar hasta 12 horas para desarrollarse por completo.

Otros síntomas incluyen letargo, salivación excesiva, dificultad para tragar, pérdida del apetito, vómito (con o sin sangrado), dolor abdominal, aumento de la temperatura corporal, heces alquitranadas, que es un signo de sangrado en la parte superior del tracto GI. Muchas veces también eleva el nivel de glóbulos blancos.

Si se da el caso que fuera un disco o batería pequeña (baterías para audífonos, juegos, relojes, calculadoras, tarjetas de felicitación, etc.) y fuera tragada, existen riesgos adicionales para el perro. El líquido alcalino no sólo puede fugarse de los discos de las baterías, sino que también existe el riesgo de lesión en los tejidos cercanos de la corriente que fluye entre el cátodo y el ánodo. Si las cargas de la batería entran al tracto GI y producen hidróxido de sodio corrosivo, puede causar quemaduras de las mucosas, necrosis y perforación.

Obviamente, las baterías alcalinas son otro peligro dentro del hogar con el que los dueños deben tener mucho cuidado. Muchos dispositivo tecnológicos que utilizamos de forma rutinaria necesitan baterías, especialmente en esta época del año, las baterías pequeñas son muy comunes en la mayoría de los hogares. Si usted comparte su hogar con un miembro de la familia de cuatro patas, por favor asegúrese de que su compañero peludo no tenga acceso a las baterías alcalinas.

[+] Fuentes y Referencias