Ocultar
Gato Dentro de un Transportador

Historia en Breve -

  • Uno de los desafíos más grandes de llevar a su gato del punto A (su casa) al punto B (más seguido que de costumbre, la oficina de su veterinario) es convencer al gatito de entrar en su transportador
  • La razón por la cual tantos gatos muestran odio hacia su cajón es porque sólo lo ven cuando están a punto de ser llevados a un aterrador paseo en coche, y lo que es peor aún, para llegar a un lugar aún más aterrador – una clínica veterinaria
  • La solución del “gato contra el cajón” es pasar el tiempo y energía necesarios para aclimatar a su gatito a su transportador, todo esto mucho antes de que tenga que ser transportado
 

Como Meter a su Gato en un Transportador y Vivir Para Contarlo

Febrero 2, 2015 | 3,417 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Una de las razones por las cuales muchos cuidadores de gatos son tan renuentes a llevar a su mascota al veterinario, o a cualquier lugar, es porque la mayoría de los gatitos pelean con uñas y dientes para evitar ser colocados en un cajón. La razón del odio al transportador suele ser porque el gato sólo ve el terrible dispositivo una o dos veces al año, y representa un encierro, un viaje aterrador en un coche y una visita a un lugar (la clínica veterinaria) que lo hace sentirse amenazado.

Toda la angustia asociada a las visitas al veterinario y otras salidas del gatito pueden ser minimizadas al ayudarlo a acostumbrarse a su cajón mientras está en casa, en su propio espacio y de una manera que no sea amenazadora.

Conquistando el Cajón para Gatos en 8 Pasos

  1. Compre el transportador con suficiente anticipación a la próxima salida programada de su gatito. Llévelo a casa y lo colóquelo en un lugar donde su gatito pase tiempo. Ponga una cama cómoda dentro y ate o sostenga la puerta abierta para que no se quede encerrado accidentalmente. Su gato puede ser lo suficientemente curioso como para empezar a entrar y salir por su cuenta. (Existe una pequeña posibilidad de que entre y se recueste en su cama para tomar una siesta. Si lo hace, tiene la mitad del juego ganado).
  2. El siguiente paso es atraer al gatito con comida, así que coloque su tazón cerca del transportador. Si sigue siendo tan cauteloso y no se acerca a su tazón, muévalo lo suficientemente lejos para que pueda acercarse a comer. Para tentarlo agregue una pequeña cantidad de ese alimento especial que tanto le gusta hasta arriba de su comida. Una vez que el gatito este comiendo del recipiente sin preocupación, empiece a acercarlo al cajón, hasta que este lo suficientemente cerca y comiendo cómodamente.
  3. A continuación, coloque el tazón de comida dentro del cajón, justo en la entrada, para que su gato pueda alcanzar bocados sin tener que entrar por completo.
  4. Ahora es momento para más tentaciones, así que ponga al azar algunos de los juguetes favoritos de su gatito dentro del transportador en diferentes horarios. La idea es asociar cosas que sean agradables, divertidas y deliciosas con el cajón cada vez que su gato lo investigue. Considere colocar un poco de catnip orgánico también. He encontrado que rociar en el cajón una feromona felina como Feliway varias veces por semana también puede ser muy bueno, o utilizar esencias de flores que reducen el estrés para la ansiedad y el miedo.
  5. Después de comer varios días de su plato colocado justo en la entrada del cajón, es hora de mover un poco más adentro del cajón el plato del señor gatito. Muévalo unos centímetros hacia la parte trasera del transportador cada día hasta que esté completamente adentro mientras come.
  6. Una vez que usted y su compañero felino hayan logrado con éxito todos los pasos anteriores, es hora de tener paciencia... paciencia y más paciencia. Lo que usted está esperando pacientemente es el poder ver a su gato paseándose en su cajón y con suerte hasta verlo dormir allí. Esto podría tomar varias semanas, o incluso varios meses – motivo por el cual debe ser paciente, y mientras tanto seguir poniendo comida, premios, juguetes, catnip y más cosas dentro del cajón.
  7. Una vez que su gato se sienta como en casa dentro de su transportador, trate de cerrar la puerta por un tiempo muy corto mientras esta dentro, asegurándose de dejarlo salir antes de que se desespere o entre en pánico. Poco a poco extienda el tiempo dentro del cajón, de 30 segundos a un minuto durante cada sesión de práctica. Cuando pueda cerrar la puerta durante períodos significativos de tiempo sin que su gato se vuelva loco, puede empezar a llevarlo a paseos cortos en el coche para que lo acostumbre a estar en su cajón y en un auto en movimiento que no solo se detiene en una clínica veterinaria.
  8. Cuando alcanza el punto donde su gatito pasa tiempo sólo, dentro de su transportador, descansando, jugando y comiendo es momento de llevarlo a algún lugar, no debería ser traumático para ninguno de los dos. Si usted tiene una cita con el veterinario, por decir, a las 10:00 de la mañana, y su gato entra en su cajón a las 9:00am a dormir la siesta, simplemente cierre la puerta hasta que esté listo para salir de casa.

Cada vez que regrese a casa con su gato, vuelva a ofrecerle comida, juguetes y premios dentro del cajón, así seguirá asociando su transportador con cosas buenas. Lo ideal, es que su gato llegue a ver su cajón como un espacio seguro y cómodo.

[+] Fuentes y Referencias