Prueba de Anticuerpos Para Su Mascota: Más Seguro y Barato Que las Vacunas Rutinarias

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 25, 2015 | 5,319 vistas

Historia en Breve

  • ABC News entrevisto recientemente al dueño de tres perros que, según el reportero, se negaba a vacunar a sus mascotas. En el tercer párrafo del artículo se hizo rápidamente evidente que el dueño de los perros no está en contra de la salud de sus cachorros, simplemente está en contra de vacunar a sus mascotas de forma repetida. Prefiere las pruebas de anticuerpos a estar vacunándolos constantemente.
  • La vacunación de mascotas es un tema importante que hay que revisar, especialmente desde que la American Veterinary Medical Association ha nombrado a Agosto “Mes Nacional de Conciencia Sobre las Vacunas." El dueño del perro entrevistado por ABC News parece estar informado y tomando medidas responsables para mantener a salvo a sus perros tanto de las enfermedades como del exceso de vacunación. Sin embargo, el periodista también entrevistó a un par de veterinarios convencionales que opinan que las vacunas de forma repetida no son dañinas y deben ser administradas de uno a tres años en la mayoría de los casos. Como era de esperarse, ninguno fue gran defensor de las pruebas de anticuerpos.
  • El artículo de ABC News presenta dos argumentos falsos sobre la repetición de re-vacunaciones. Un argumento sostiene que re-vacunar mejora de alguna manera la inmunidad colectiva, lo cual simplemente no es verdad. Volver a vacunar a las mascotas ya inmunes no hace absolutamente nada en mejorar la situación de los animales no vacunados.
  • El otro argumento, dice que los animales domésticos deben ser vacunados varias veces basándose en una variedad de factores de salud y estilo de vida, pero no en base a su estado actual inmunológico, tampoco tiene sentido. Simplemente no hay ninguna razón defendible para volver a vacunar a un animal contra enfermedades de las que ya está protegido.
  • En el reportaje de ABC News, también se habló sobre el costo elevado de las pruebas de anticuerpos contra la vacunación, y la Dra. Becker ofrece sugerencias para los dueños de perros interesados en la prueba de anticuerpos a un costo accesible para enfermedades caninas en lugar de tener que vacunarlos constantemente.

Por la Dra. Becker

Recientemente me encontré con un artículo de ABC News titulado "Propietarios de perros discuten en un debate sobre las vacunas" el cual captó mi interés, especialmente desde que el mes de agosto ha sido designado como el "Mes Nacional de Conciencia Sobre las Vacunas por la American Veterinary Medical Association (AVMA).

Yo estoy totalmente del lado de hacer conciencia sobre la inmunización, pero no estoy segura de lo que la AVMA tiene en mente. Sospecho que tiene que ver con el hecho de recordarle a los guardianes de mascotas que deben cumplir con las últimas directrices de revacunación, asegurando de ese modo que perros y gatos sean sometidos en la mayoría de los casos y en repetidas ocasiones de forma innecesaria a los virus, productos químicos, aditivos y otras posibles toxinas contenidas en las vacunas.

Pero de todos modos... de vuelta al artículo de ABC News. El reportero que escribió el reportaje entrevistó a un hombre con tres perros y comienza diciendo que el dueño "se niega" a vacunarlos, lo cual no es verdad. Leyendo un poco más, es evidente que el dueño no se niega a vacunarlos, se niega a re-vacunar por otras cosas aparte de la rabia, una vacuna que como todos sabemos, es requerida por ley.

El hombre que estaba siendo entrevistado, Rodney Habib, siente que las inmunizaciones repetidas hacen más daño que un bien, y puesto que el provee a sus perros vacunas desde cachorro, vacunas fundamentales contra el moquillo, parvovirus y adenovirus (hepatitis infecciosa), cree que seguirán siendo inmunes durante años, si no es que para toda la vida.

El Sr. Habib es Parte de un Movimiento de Dueños de Mascotas Contra la Re-Vacunación

Si usted es un lector regular de ésta página, ya sabe que yo aplaudo el enfoque del Sr. Habib sobre vacunar a sus perros, y su enfoque coincide también con el Dr. Ronald Schultz's quien recomienda el protocolo de vacunación canina. Para aquellos que no estén familiarizados con él, el Dr. Schultz es un pionero y reconocido experto en el campo de vacunas de uso veterinario. Actualmente está involucrado en la Fundación Rabies Challenge Fund, cuyo objetivo es determinar la duración de la inmunidad transmitida por vacunas contra la rabia, y con el propósito de ampliar el intervalo deseado para propulsores de la rabia a cinco y luego a siete años.

Lo único que el Dr. Schultz y yo agregaríamos al protocolo del Sr. Habib son las pruebas de anticuerpos, realizadas aproximadamente dos semanas después de la vacunación (no antes) para asegurarse de que sus perros respondieron a las vacunas (es decir, que las vacunas resultaron en inmunidad contra esas tres enfermedades específicas).

Habib también le dice al periodista de ABC News que el siente que las vacunas de refuerzo (en este caso, volver a vacunar contra el moquillo, parvo y adenovirus) expone a los perros a los mismos patógenos una y otra vez, lo que eleva el riesgo de trastornos en el sistema inmunológico. Esta es una preocupación que compartimos la mayoría de los que la participamos en la comunidad veterinaria holística. Mientras que la mayoría de los veterinarios convencionales no reconocen un vínculo entre las enfermedades autoinmunes y las vacunas, los veterinarios holísticos tienen tiempo expresando la preocupación sobre la relación de causa y efecto entre algunas vacunas y el desarrollo posterior de desórdenes autoinmunes en los animales domésticos.

Los veterinarios holísticos también están preocupados por la vaccinosis, que es una reacción crónica no sólo al virus alterado que contienen las vacunas, sino también a los productos químicos, aditivos y otros componentes de células de cultivo de tejidos, así como posibles cambios genéticos, que pueden ser inducidos por las vacunas.

El autor del primer manual de cuidado de salud holística para mascotas, Dr. Pitcairn's Complete Guide to Natural Health for Dogs & Cats, el Dr. Richard Pitcairn, quien también tiene un doctorado en inmunología, lo define así: "La Vaccinosis debe ser entendida como la perturbación de la fuerza vital por la vacunación, que se traduce en cambios mentales, emocionales, y físicos que pueden, en algunos casos ser una condición permanente."

¿Por qué Cualquier Veterinario Recomienda Volver a Vacunar en Lugar de Realizar un Simple Examen de Sangre Para Determinar si se Necesita Otra Vacuna?

Para presentar una visión opuesta a la del Sr. Habib, el periodista de ABC News también pidió el punto de vista sobre la vacunación a un médico veterinario, la Dra. Kate Berger de la Facultad de Medicina Veterinaria de Universidad de Pennsylvania. Como era de esperarse, la Dra. Berger afirmó que las reacciones adversas a las vacunas son raras y muy suaves cuando llegan a ocurrir. "Las respuestas anormales ocurren con muy poca frecuencia, y la mayoría de los animales que no están vacunados mueren por las enfermedades que las vacunas previenen, el beneficio de la vacunación es mayor que el riesgo mínimo de la respuesta inmune anormal," dijo Berger.

Esta es la respuesta estándar de la comunidad veterinaria convencional. Lo que siempre olvidan mencionar es que si una respuesta anormal no ocurre inmediatamente después de una vacunación, no hacen ninguna conexión entre la vacuna y la respuesta, por lo tanto su conclusión es que las respuestas anormales ocurren "con poca frecuencia." Sin embargo, en mi experiencia, a menudo puede tardar semanas o mucho más para que un desorden autoinmune relacionado con la vacuna se manifieste.

Y aunque es cierto que los animales no vacunados mueren de las enfermedades que las vacunas previenen, los animales "que no están vacunados" son aquellos que típicamente nunca han sido vacunados, no los perros y gatos que han recibido las vacunas apropiadas desde cachorros.

Lo que no entiendo es porque los miembro de la comunidad veterinaria arriesgarían correr el riesgo de una reacción adversa de la vacuna, o decidiría inyectar materiales potencialmente tóxicos en un paciente, cuando hay una forma muy sencilla (prueba de anticuerpos) para determinar si un animal ha mantenido la inmunidad adecuada por una vacuna anterior (o en algunos casos, la exposición anterior a la misma enfermedad).

El Argumento Falso de “La Inmunidad Colectiva”

A continuación, el periodista de ABC News habló con el Dr. Michael Cavanaugh de la American Animal Hospital Association (AAHA). La AAHA y los grupos similares dentro de la comunidad veterinaria tradicional recomiendan dar vacunas principales una vez cada tres años "para mantener un umbral mínimo de anticuerpos que combatan la enfermedad.”

Por el Dr. Cavanaugh, "necesitamos perros y gatos vacunados tantos como sea posible para establecer una inmunidad colectiva contra las enfermedades." Esta afirmación proviene de la teoría de que "una masa crítica de animales vacunados ayudará a proteger a aquellos que no están vacunados."

Esta teoría tiene mucho sentido, entre más mascotas inmunizadas existan, menos oportunidades habrá para que los animales no vacunados estén expuestos a la enfermedad. Lo que no tiene sentido es la idea de que volver a vacunar a los animales INMUNES ayuda de alguna manera a aumentar la inmunidad colectiva. Lo que hace la re-vacunación es causar un daño potencial a los animales domésticos ya vacunados, NO los hace más "sanos" para los propósitos de la inmunidad colectiva.

El Riesgo de Exposición Individual: Otro Argumento Falso Para la Revacunación Automática

El periodista de ABC News señala que hay estudios que sugieren que algunas vacunas pueden proporcionar inmunidad contra una enfermedad hasta por siete años, pero no para todos los animales en todas las circunstancias. Según la Dra. Berger de U Penn, los calendarios de vacunación deben basarse en la edad, el tamaño, salud y estilo de vida del animal. Ella también añade que las mascotas que visitan los parques, guarderías y perreras "probablemente deberían ser vacunados más a menudo."

Es absolutamente cierto que cada animal individual responde diferente a las vacunas, y también es cierto que el estilo de vida de algunos animales proporciona más oportunidades de exposición a la enfermedad. Pero una vez más debo preguntar, ¿por qué vacunar automáticamente cuando se puede realizar una prueba de anticuerpos para determinar la inmunidad de una mascota a enfermedades para las que ya ha sido vacunada?

En mi experiencia, es mucho más seguro reemplazar los calendarios de re-vacunación con las pruebas rutinarias de anticuerpos. Además, si una re-vacunación es realmente necesaria en base a los resultados de la prueba de anticuerpos, debe ser administrada en una sola (no en combinación) vacuna para abordar ÚNICAMENTE la enfermedad para la cual hay insuficiente inmunidad.

Las Pruebas de Anticuerpos Pueden ser Costosas, Así que Asegúrese de Buscar Opciones

Hacia el final del reportaje de ABC News, el Dr. Cavanaugh de la AAHA reconoció que las pruebas de anticuerpos son más seguras y efectivas, pero como era de esperarse, también sostiene que las vacunas son seguras y efectivas. Señala que las pruebas de anticuerpos deben repetirse cada uno a tres años (lo que refleja las pautas 2011 para la re-vacunación) y advierte que éstas pruebas "pueden costar hasta a cuatro veces más que las vacunas."

Cavanaugh está en lo cierto sobre el costo exorbitante de las pruebas de anticuerpos en algunas prácticas veterinarias y en mi opinión, es un ultraje. No hay ninguna razón por la cual el costo de un sencillo examen de sangre de anticuerpos para moquillo o parvo deba prohibirse. He escuchado a dueños de perros quejarse porque sus veterinarios cobran alrededor de $200 a $350 dólares por una prueba de anticuerpos de moquillo/parvo, lo que es ridículo, por no mencionar que parece "inspirar" a los dueños de mascotas a elegir la re-vacunación en lugar de las pruebas de anticuerpos.

Si está interesado en las pruebas de anticuerpos para su mascota y el costo de su veterinario parece muy alto, lo invito a llamar a otras prácticas alrededor de su área. Un amigo mío que recibió una cotización de $200 de su veterinario habitual fue capaz de encontrar otra práctica local que solo le cobró $70 por un examen de anticuerpos. Un costo razonable para una extracción de sangre y una prueba de anticuerpos de moquillo/parvo debe costar alrededor $70 a $100 dólares dependiendo a donde y como sea enviada la sangre (las muestras enviadas durante la noche obviamente cuestan más). Como un punto de referencia, la Dra. Jean Dodds dueña de Hemolife Diagnosis, cobra $52 dólares por la prueba de anticuerpos de moquillo/parvo, que se realiza a través de una muestra de sangre que cualquier veterinario puede enviar.

También existe el kit de prueba de anticuerpos VacciCheck que las prácticas veterinarias pueden utilizar para medir la concentración de anticuerpos para moquillo, parvovirus y hepatitis infecciosa (adenovirus) canina en una sola muestra de sangre. Las muestras se pueden enviar al laboratorio que fabrica la prueba, o mejor aún, hay una prueba que se hace en la clínica que entrega los resultados en unos 20 minutos y puede costar unos $20. Los veterinarios dispuestos a utilizar la prueba en la clínica pueden confirmar la inmunidad de sus pacientes en una sola visita.

En mi experiencia, cueste lo que cueste, los dueños de mascotas que realizan las pruebas de anticuerpos, sienten que su dinero estuvo bien invertido al evitar someter a sus peludos compañeros a vacunas innecesarias y a reacciones potencialmente adversas y graves.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias