Ocultar
Tiroiditis Autoinmune en Perros

Historia en Breve -

  • La Dra. Jean Dodds es una experta de renombre mundial en la enfermedad de la tiroides en los animales domésticos, y hoy ella analiza la tiroiditis autoinmune contra el hipotiroidismo en los perros
  • Los perros con hipotiroidismo simple podrían ser exitosamente tratados con tiroxina sintética y con productos naturales que apoyan la tiroides, sin embargo, a los perros con la forma autoinmune de la enfermedad se les debe dar tiroxina sintética
  • Es muy importante que los diagnósticos correctos, incluyendo pruebas de autoanticuerpos, se lleven a cabo en los casos que se sospeche enfermedad de la tiroides y en los familiares sanos de los perros afectados con tiroiditis autoinmune. Un gran porcentaje de perros tienen enfermedad autoinmune, que podría requerir un tratamiento diferente al tratamiento dado para una glándula tiroides lenta
 

Las Últimas Pruebas y Tratamientos Para la Enfermedad de la Tiroides en las Mascotas, Parte 2

Mayo 17, 2015 | 3,305 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Hoy estoy de vuelta con la Dra. Jean Dodds ya que seguimos con nuestra platica sobre la enfermedad de la tiroides en las mascotas. Puede ver la parte 1 aquí.

La Dra. Dodds da conferencias en todo el mundo sobre la patología y hematología clínica, bancos de sangre, inmunología, endocrinología, nutrición y medicina holística. Ella es la fundadora de Hemopet, que establece el estándar para la medicina transfusional veterinaria, Pet Life-Line, una organización de rescate y adopción de galgos, y Hemolife Diagnostics.

Una Prueba de Proyección Genética para la Tiroiditis Autoinmune Canina Heredada Podría Estar en el Horizonte

Le pregunté a la Dra. Dodds sobre la prueba en perros para detectar la tiroiditis autoinmune canina heredada, una condición en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca los tejidos de la glándula tiroides.

La Dra. Dodds explicó que la tiroiditis autoinmune canina es como la enfermedad de Hashimoto en los humanos, también llamada tiroiditis linfocítica. Están involucrados de tres a cinco genes del complejo mayor de histocompatibilidad.

Tanto en las personas como en los perros, las enfermedades más frecuentemente asociadas con la enfermedad tiroidea autoinmune causadas por los complejos inmunes son la glomerulonefritis, anemia hemolítica autoinmune y trombocitopenia inmune mediada. Cuando varios órganos están dañados de forma simultánea, se llama autoinmunidad poliglandular (PGA, por sus siglas en inglés).

Hace unos 10 años, la Dra. Dodds, el Dr. George Happ, y la Dra. Lorna Kennedy, una investigadora del genoma en Manchester, Inglaterra, llevaron a cabo un estudio para analizar el mapa del genoma de la tiroiditis en 14 razas de perros. Su trabajo en parte fue financiado por la AKC Canine Health Foundation.

Ellos fueron capaces de identificar un locus genético único, el locus DOA1, que aumenta la frecuencia de tiroiditis de cuatro a cinco veces en ciertas razas. Durante el curso de ese trabajo, la Dra. Dodds y el Dr. Kennedy también encontraron un segundo locus genético que estaba relacionado con la tiroiditis en muchas de las otras razas.

Su trabajo fue publicado como un estudio científico, sin embargo, nunca se ha convertido en una prueba de detección práctica para usarla en un entorno clínico. Como suele ser el caso de los estudios de especialidad, el financiamiento desapareció y no hubo dinero para continuar el trabajo. Sin embargo, la Dra. Dodds tiene la esperanza de continuar el proyecto de nuevo en los próximos meses.

Los perros con tiroiditis autoinmune diagnosticada no deben ser criados. No es una cuestión de "si" van a transmitir la enfermedad a alguno de sus hijos. Según la Dra. Dodds, en su experiencia después de tratar a estos perros por varias generaciones está demostrado que lo harán.

Un perro que es profundamente hipotiroideo, pero no muestra el indicador de la tiroiditis, también es probable que transmita la enfermedad a la descendencia. Esta forma de hipotiroidismo se denomina "familiar."

Sin embargo, la Dra. Dodds cree que si un perro con hipotiroidismo tiene un extraordinario temperamento, conformación, u otros rasgos, podría considerar la reproducción del animal, pero sólo para ser compañero de alguien de mediana edad y con una glándula tiroides claramente normal. Lo que muchas personas no se dan cuenta es que los valores de la tiroides podrían cambiar con el tiempo, por lo que es importante continuar haciendo pruebas con regularidad.

El Tratamiento de la Tiroiditis Autoinmune: ¿Cuándo, Cómo, y Por Cuánto Tiempo?

Después le pregunté a la Dra. Dodds sobre sus recomendaciones para el tratamiento de un caso confirmado de tiroiditis autoinmune canina. Ella respondió que el diagnóstico debe ser realizado por un laboratorio acreditado y se debe repetir si cualquier persona involucrada esta escéptica acerca de los resultados.

Las hembras intactas deben ser analizadas sólo cuando no están entrando en - o no están en – el celo y definitivamente no deben analizarse cuando están embarazadas. Lo mejor es hacerle la prueba entre los ciclos de celo cuando las hormonas sexuales no van a tener una influencia en los resultados de las pruebas.

Los perros tampoco deben ser analizados dentro de los 45 días después de una vacuna contra la rabia, ya que los análisis de sangre podrían mostrar un ligero aumento en el nivel de los autoanticuerpos tiroglobulina (TgAA, por sus siglas en inglés) durante esos 45 días.

A menudo, cuando un perro es diagnosticado con tiroiditis autoinmune, pero tiene T4 basal normal y los niveles de T4 libres y se ve y actúa normal, el propietario y/o veterinario deciden no tratarlo. Ellos deciden esperar hasta que el perro se enferme o se vuelva repentinamente agresivo o fóbico.

Eso es un enfoque imprudente. El perro debe ser tratado inmediatamente para protegerlo contra la progresión de la enfermedad. Queremos salvar el tejido tiroideo que todavía está allí. Queremos poner la condición en modo "estacionado" o hibernación con el tratamiento.

El tratamiento inhibe la producción de la hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés), que desencadena los receptores de la glándula tiroides para hacer más anticuerpos. Así que el objetivo es poner todo el proceso estimulante de la tiroides en hibernación.

El tratamiento que la Dra. Dodds utiliza para estos casos es dar la hormona tiroxina en dosis más pequeñas de lo normal basándose en el peso óptimo del perro. La dosificación especial evita que el animal se vuelva hipertiroideo mientras que disminuye los niveles TgAA. Normalmente se tarda de cinco a siete meses para que los niveles vuelvan a la normalidad, o cerca de lo normal.

El tratamiento debe continuar durante el resto de la vida del perro, y un perfil completo de anticuerpos de tiroides se debe ejecutar a intervalos específicos ya que el nivel TgAA podría aparecer de nuevo si los factores de estrés u otros cambios de salud están presentes.

La Manera Correcta de Monitorear los Niveles de Tiroxina

Hay una gran confusión acerca de cuándo y con qué frecuencia se debe probar a los perros en la terapia de tiroxina, por lo que pregunte a la doctora Dodds su punto de vista. Su opinión, basada en muchos años de experiencia en el tratamiento de la enfermedad de tiroides en perros, es que debemos hacer las pruebas después de seis a ocho semanas que se le ha administrado la dosis adecuada de tiroxina dos veces al día.

Debemos asegurar que la tiroxina siempre sea administrada lejos de cualquier alimento y suplemento que contenga calcio o soya. Esto es algo que la mayoría de los veterinarios no saben. El calcio y la soya van unidos a la tiroxina, y a pesar de la orientación de algunos veterinarios e incluso lo que podría estar impreso en la etiqueta, no debe administrarse con las comidas si queremos lograr la absorción en estado estacionario y que el seguimiento terapéutico post-pastilla sea fiable.

Las muestras de sangre deben tomarse cuatro a seis horas después de una pastilla de la tiroides, y un perfil completo de anticuerpos de tiroides debe ser llevado a cabo. Si, por ejemplo, los resultados de las pruebas muestran que un perro es hipotiroideo, pero tiene TgAA normales, debe recibir tratamiento. Después, en seis u ocho semanas otra muestra debe tomarse de cuatro a seis horas después de la píldora, pero esta vez no es necesario el TgAA. Podemos solo ejecutar el T4, T4 libre, T3 y T3 libre.

La Dra. Dodds subraya que siempre debemos incluir las pruebas de T3 y T3 libre, junto con las pruebas T4 y T4 libre, a pesar de que las recomendaciones actuales podrían ser que únicamente use la prueba T4 total para fines de control.

Interrupción de La Tiroxina

A veces con los perros que son ligeramente hipotiroideos, los veterinarios quieren dar apoyo a la tiroides con suplementos solo una vez al día, pero eso no es un buen plan. Una vez al día no funciona adecuadamente debido a que la tiroxina tiene una vida media de 12 a 16 horas en perros y no queremos inducirlos a una situación en la cual lleguen a la cima y después caigan, donde el perro tiene un nivel muy alto de la hormona circulando parte del día, y un nivel bajo el resto del día.

La Dra. Dodds tiene un paciente, un pastor alemán de 110 libras (con sobrepeso). Su veterinario lo tuvo con 0.8 miligramos de tiroxina por la mañana y 0.4 miligramos por la noche. El perro estaba activo la mitad del día y dormía el resto. La Dra. Dodds dividió las dosis para que el perro recibiera 06 miligramos dos veces al día y estabilizarlo.

En ciertas situaciones, la terapia de tiroxina puede interrumpirse. Por ejemplo, cuando no estamos seguros de que el diagnóstico original fue correcto. Podríamos tener solamente un diagnóstico T4, o un perro al que se le ha administrado tiroxina para las llagas o por aumento de peso y ni siquiera estamos seguros de que haya un problema con la tiroides. En esos casos, podemos detener la terapia y esperar de seis a ocho semanas - un mínimo de seis - y luego realizar un perfil completo de la tiroides.

A veces su dueño simplemente dejará de darle tiroxina. No siempre podemos estar seguros de que los clientes están cumpliendo con nuestras recomendaciones porque ellos ven a su mascota pero no ven lo que nosotros vemos como veterinarios. Y la otra cara de la moneda son los clientes que deciden, por su cuenta, triplicar la dosis, lo que nos lleva a un punto interesante. Le pregunté a la Dra. Dodds por qué es que algunos perros que reciben demasiada tiroxina todavía tienen niveles bajos de tiroides en base a los análisis de sangre.

Ella respondió que cuando un perro tiene una sobredosis de tiroxina, la T4 no sube como se pretende y en última instancia el animal podría colapsar. Lo que pasa es que el cuerpo del perro simplemente se deshace del exceso de tiroxina en aproximadamente el doble de la tasa normal de excreción. El aumento de la dosis no tiene ningún tipo de efecto positivo en los tejidos de la glándula tiroidea. Los análisis de sangre siguen mostrando un nivel T4 bajo, por lo que los veterinarios siguen aumentando la dosis.

Lo qué tiene que suceder en esos casos es que la tiroxina debe disminuirse gradualmente a la dosis más baja recomendada y los niveles de T4 finalmente se normalizarán, mientras el paciente se pone mejor.

Hipertiroidismo Inducido por Alimentos

El hipertiroidismo inducido por alimentos (el hipertiroidismo es más o menos lo contrario de hipotiroidismo) es algo que hemos visto recientemente en los perros alimentados con una dieta cruda que contiene gargantas o esófagos donde se encuentra el tejido de la glándula tiroides.

La Dra. Dodds recientemente acaba de descubrir que en la década de 1980, ya no se permitió que se incluyeran las gargantas y los esófagos como suplemento de carne humana, porque los niños estaban desarrollando hipertiroidismo de la hormona tiroidea en la carne que comían. Pero aún no existen tales reglamentos para los alimentos de mascotas.

Además, según un estudio publicado en enero en la revista de la American Veterinary Medical Association,1 la hormona tiroidea se encontró en las croquetas comerciales a base de pollo. Así que ahora tenemos que estar preocupados por si podríamos crear hipertiroidismo en los animales domésticos a través de su alimentación.

Tiroxina de Marca Contra Tiroxina Genérica

Le pregunté a la Dra. Dodds acerca de los diferentes tipos de productos que apoyan la tiroides en el mercado, en particular, los genéricos frente a las marcas. Curiosamente, ha notado que cuando algunos perros reciben tiroxina genérica y luego cambian a una tiroxina de marca (por ejemplo, Soloxine®), mejoran.

Así que claramente hay algo diferente en la versión genérica, tal vez es el relleno o el color, la Dra. Dodds no lo sabe. Pero no parece lograr los mismos resultados que la tiroxina de marca.

Además, muchas personas orientadas de manera holística, no quieren utilizar tiroxina sintética. Quieren utilizar un extracto natural como Armour, Nature-Throid o Westhroid. La Dra. Dodds dice que mientras estos productos funcionan bien, contienen tanto T3 y T4, tenemos que tener cuidado de no provocar una sobredosis de T3 con el fin de obtener el nivel de T4 que queremos. Según la Dra. Dodds, los extractos naturales también podrían ser mucho más caros.

Ella recomienda utilizar el producto sintético con nombre de marca para corregir el desequilibrio metabólico del tejido tiroideo y hacer todo lo demás de forma natural, incluyendo la alimentación con alimentos enteros, minimizar la exposición a productos químicos y toxinas, no exagerar con las vacunas y así sucesivamente.

Los Productos Naturales de Soporte Tiroidea No Deben Ser Usados Para La Tiroiditis

Otra cosa de la que nos advierte la Dra. Dodds es contra el uso de productos naturales que apoyan la tiroides, incluyendo algas u otras fuentes naturales de yodo, así como productos glandulares de tiroides OTC en casos de tiroiditis autoinmune. Como ella lo explica, estos productos "no son moléculas reales necesarias para detener el eje tiroideo pituitario que estimula la glándula tiroides." Su uso podría acelerar la destrucción del tejido tiroideo.

Me gusta usar Armour Thyroid en los casos que no están relacionados con la autoinmunidad. Siempre empiezo a tratar a esos animales con un extracto natural de la tiroides para ver la respuesta. Si no obtengo la respuesta que estoy buscando, cambio a una tiroxina sintética. Pero nunca, nunca manejo los casos de tiroiditis autoinmune de esta manera, ya que la enfermedad seguirá progresando si el animal no recibe la tiroxina sintética.

La Dra. Dodds señala que hay algunos dueños de perros de raza grande que prefieren utilizar tanto la sintética como un extracto natural, por ejemplo, la Armour y la tiroxina y eso es por lo general está bien.

Número de Casos de Tiroiditis Autoinmune Canina Contra Hipotiroidismo

Le pregunté a la Dra. Dodds qué porcentaje de perros tienen tiroiditis autoinmune en comparación a aquellos cuyas glándulas tiroides solo se agotan con el tiempo y se convierten en hipotiroidismo. Ella respondió que si bien los datos son difíciles de precisar, se cree que en cualquier lugar entre el 20 y el 45 por ciento de ciertas razas tendrá la forma autoinmune de la enfermedad contra el hipotiroidismo simple.

Y de esos animales con tiroiditis autoinmune alrededor del ocho por ciento tendrá un TgAA normal, mientras que el 92 por ciento restante tendrá niveles altos. Todavía debemos confiar en el nivel TgAA - el nivel de autoanticuerpos tiroglobulina - como el marcador definitivo para la enfermedad. Si no estamos seguros, tendríamos que realizar una biopsia de la glándula tiroidea, pero que podría dañar la glándula.

Recientemente, los investigadores de la Universidad de California, Davis sugirieron que la ecografía podría ser útil en la fase inflamatoria temprana de la tiroiditis canina, ya que la glándula se agranda ligeramente durante esta fase.

Pero la Dra. Dodds no siente que el ultrasonido sea una herramienta clínica práctica porque es demasiado subjetiva, por ejemplo ¿qué tan grande es cuando se "amplía"? Y ¿Sera que las glándulas paratiroides o salivales hacen que la glándula tiroides parezca más grande en la imagen del ultrasonido?

Muchas Gracias a la Dra. Jean Dodds

La razón por la que quería tener hoy esta platica con la Dra. Dodds es para animar a los espectadores y lectores de Mascotas Saludables a que exijan a sus veterinarios realizar un examen de autoanticuerpos cuando se sospecha que hay un problema de tiroides.

No podemos hacer suficiente hincapié en que un panel básico de tiroides sin pruebas de autoanticuerpos es un diagnóstico incompleto, sobre todo porque un gran número de perros tendrá la forma autoinmune de la enfermedad y el enfoque de tratamiento es diferente.

Una vez más, mi más sincero agradecimiento a la maravillosa Dra. Jean Dodds por otra plática muy esclarecedora. Creo que es importante proporcionar este tipo de información a los dueños de mascotas enfermas que están en busca de las mejores opciones de tratamiento disponibles, y la Dra. Dodds es la experta más reconocida en todas las cosas relacionadas con la tiroides en los animales domésticos.