3 Señales De Que un Perro Esta A Punto de Morder... y 5 Maneras Para Evitarlo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 20, 2015 | 3,093 vistas

Historia en Breve

  • Del 17 de Mayo al 23 de Mayo del 2015 es la Semana Nacional de Prevención de Mordeduras de Perros. Los niños, ancianos y carteros son las víctimas más frecuentes de mordeduras de perro
  • Los consejos para prevenir que tu perro se convierta en un mordedor incluyen proporcionarle una socialización adecuada y continua, adiestramiento, ejercicio adecuado y cuidados de salud proactivos
  • Es importante tener cuidado en situaciones específicas, incluyendo el acercarse a un perro desconocido; cuando un perro está comiendo, durmiendo o jugando con un juguete o hueso; y cuando sientes que un perro podría ser una amenaza

Por la Dra. Becker

Es la Semana Nacional de Prevención de Mordeduras de Perros, que cada año sirve como un recordatorio de que las mordeduras de perro podrían suceder y suceden... y la mayoría se podrían prevenir. Se estima que unos 70 millones de perros viven en casas de familia en los Estados Unidos, y millones de personas, principalmente niños, son mordidas cada año.

De acuerdo a la Asociación Americana de Medicina Veterinaria:1

  • De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en Ingles), las mordeduras de perro son la 11va causa de lesiones no fatales en niños de 1 a 4 años, 9na para las edades de 5 a 9 y 10ma para las edades de 10 a 14 del 2003 al 2012.
  • El Instituto de Información de Seguros estima que en 2013 las aseguradoras de todo el país pagaron un poco menos de $500 millones de dólares en reclamos por mordeduras de perro.
  • De acuerdo a la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, en 2013 se realizaron casi 27,000 procedimientos reconstructivos para reparar las lesiones causadas ​​por mordeduras de perro.
  • El Servicio Postal de los Estados Unidos informó que en 2013 más de 5,500 empleados postales fueron atacados por perros. Los niños, ancianos y portadores postales son las víctimas más frecuentes de mordeduras de perro.
  • La American Humane Association informa que el 66% de las mordeduras en niños ocurren en la cabeza y el cuello.

Cómo Evitar Que Tu Perro Se Convierta En Un Mordedor

  • Antes de seleccionar una mascota investiga el tipo de perro que podría ser el más adecuado para tu familia y estilo de vida. Las adopciones o compras de impulso a menudo son una muy mala idea. Si este es tu primer perro, también considera hablar con un veterinario, un empleado bien informado de un refugio o un centro de rescate, un criador de renombre, u otra persona con conocimientos.
  • Asegúrate que tu perro sea sociable y este bien entrenado para responder consistentemente a los comandos básicos de obediencia como sentarse, quedarse quieto, no y ven. La socialización adecuada y permanente es la cosa más importante que podrías hacer para reducir el riesgo de problemas de conducta.
  • Proporciónale a tu perro un montón de oportunidades para hacer ejercicio. El ejercicio aeróbico regular no sólo es necesario para el acondicionamiento físico, sino que también proporciona la estimulación mental que cada perro necesita para estar bien equilibrado.
  • El tiempo de juego es importante, pero debes evitar los juegos que sobre-estimulan a tu perro o que hacen que se ponga en contra tuya, como la lucha libre o luchar con una cuerda. Y nunca pongas a tu perro en una situación en la que se siente amenazado o insultado.
  • Siempre utiliza una correa cuando estés en público con tu mascota. Y recuerda que no es suficiente simplemente ponerle una correa o arnés a un perro grande con un comportamiento impredecible. Debes ser capaz de controlarlo independientemente de quién o qué encuentra. Si no puedes, es momento para un entrenamiento de obediencia adicional, y mientras tanto, las responsabilidades para pasear al perro deben asignársele a persona en tu hogar que pueda tener el control de tu mascota en público.
  • Si permites que tu perro este solo en un patio cerrado, asegúrate de que las puertas sean seguras y que no haya otras vías de escape disponibles. Si le gusta brincar, la cerca debe ser más alta de lo que pueda saltar. Si le gusta hacer hoyos o masticar cosas, tendrás que tomar todas las precauciones necesarias para asegurarte de que no es capaz de hacer un túnel y salir de tu patio.
  • Cuida la salud de tu mascota de forma proactiva. Aliméntalo con una dieta equilibrada y apropiada para su especie, asegúrate de que hace la cantidad de ejercicio necesaria, lávale los dientes, báñalo y cepíllalo con regularidad, y llévalo con su veterinario a visitas anuales de bienestar.
  • Procede con precaución cuando se trata de vacunar a tu mascota. Las pruebas son cada vez mayores de que en particular, la vacuna contra la rabia contribuye a la agresión en algunos perros. Ya que las vacunas antirrábicas son obligadas por ley, insiste en la vacuna de 3 años y evita la inyección de un 1 año. Te recomiendo que le pidas a tu veterinario holístico una receta para Lyssin, un producto de desintoxicación homeopático para la vacuna de la rabia, después de cada vacuna contra la rabia.
  • También habla con tu veterinario para saber cuál es el mejor momento para esterilizar o castrar a tu perro. Más allá de las preocupaciones reproductivas, los animales intactos a veces son más agresivos que los animales que han sido castrados.
  • No recomiendo dejar a un perro con tendencias agresivas intactos, pero tampoco estoy de acuerdo con un enfoque que se basa en castrar a todos los cachorros. Realizar este procedimiento en el momento oportuno es fundamental y debe ser decidido en base al estado de salud de cada perro y de acuerdo a su personalidad.

  • Enséñale a los niños - los tuyos y cualquier otro que se acerque a tu perro - cómo comportarse ante un animal. Los niños son por mucho, las víctimas más frecuentes de mordeduras de perro. Ellos deben aprender a ser prudentes y respetuosos en presencia de cualquier perro, incluyendo su propio perro. Y nunca, bajo ninguna circunstancia dejes a un bebé o a un niño pequeño solo con un perro.

Más Consejos Para los Guardianes de Perros

Del mismo modo que el comportamiento de un niño es diferente al de un adulto, el comportamiento de tu cachorro va a cambiar a medida que madura. A medida que se desarrolla física y socialmente, su conducta también va a transformarse de manera sutil y tal vez no tan sutil. No asumas, incluso si has hecho un excelente trabajo de socialización y adiestramiento, que él es un "producto terminado."

El aprendizaje, la socialización, y la estimulación mental a lo largo de su vida son esenciales si quieres que tu mascota llegue a ser y siga siendo un individuo equilibrado.

La formación continua y la modificación de conducta proactiva cuando un problema podría estar desarrollándose evitaran cualquier creciente problema de agresividad.

Los perros a menudo necesitan un repaso de obediencia o un curso de socialización entre los 2-3 años de edad. Si no estás completamente satisfecho con alguno de los comportamientos de tu perro sigue con el entrenamiento hasta que lo logre.

Si adoptas un perro, especialmente un cachorro, durante los meses más fríos del año, tendrás que socializar una vez que llegue el clima cálido, sonidos y otros estímulos del verano.

Las mordeduras de perro son más comunes en climas cálidos. Esto probablemente es debido a que más niños están jugando al aire libre con sus mascotas, junto con perros que se irritan y se vuelven agresivos por el calor.

Practica la Precaución en Estas Situaciones

Ten cuidado cuando te acerques a un perro desconocido. No trates de acariciarlo antes de que él te vea y te huela.

No le des la espalda a un perro desconocido o trates de huir. El instinto natural de muchos perros será el de perseguirte.

No trates de interactuar con un perro que está durmiendo, comiendo, jugando con un juguete o un hueso, o una madre que está con sus cachorros.

Señales de un perro que está a punto de morder:

  • De repente se congela y mantiene su cuerpo rígido
  • Está viéndote de pie con sus patas delanteras extendidas y la cabeza baja
  • Dobla el labio para mostrar los dientes

Si sientes que un perro es una amenaza:

  • Permanece inmóvil, con las manos a los lados
  • Evita el contacto visual con el perro
  • pierde el interés, retrocede lentamente
  • Si el perro de todos modos viene a ti, ofrécele lo que sea que estés sosteniendo - por ejemplo un bolso o una chaqueta - cualquier cosa que pueda distraerlo
  • Si terminas en el suelo, acurrúcate como una bola, coloca las manos sobre las orejas y quédate quieto - resiste las ganas de chillar, gritar o moverte

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 AVMA.org