¿Tu Perro Tiene Mal Olor o Picazón Crónica? Podría Ser Esto…

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Junio 07, 2015 | 53,438 vistas

Historia en Breve

  • Las infecciones por levadura, especialmente en la piel y orejas, son muy comunes en los perros. Una cantidad normal de levadura progresa a una infección cuando el organismo comienza a reproducirse sin control, causando un crecimiento excesivo
  • Los perros con infecciones por levadura a menudo tienen un desequilibrio del sistema inmunológico, toman antibióticos o los han tomado recientemente, están inmunosuprimidos, y/o tienen alergias
  • Los síntomas de una infección por levadura en los perros incluyen picazón y malestar general, un olor corporal distinto y desagradable, irritación de la piel y cambios en el estado de ánimo o conducta
  • El tratamiento de un perro con levadura comienza al abordar su alimentación para eliminar todas las fuentes de azúcar, incluyendo granos y carbohidratos y pasar a una nutrición apropiada para su especie suplementada con alimentos naturales anti-hongos
  • Los protocolos de desinfección y baños naturales antifúngicos también son muy importantes para solucionar una infección por levaduras

Por la Dra. Becker

La mayoría de los dueños de mascotas han oído el término infección por levaduras, pero muchos no saben exactamente cuál es su causa. A veces la familia de un perro asume que es normal que su mascota tenga un poco de olor a perro apestoso, cuando en realidad tiene un problema con el crecimiento de los hongos.

La levadura es un tipo de espora parecida a los hongos que se reproduce a través de un proceso llamado ciernes. Ciernes sólo significa que algunas partes del organismo del cuerpo de la célula se rompen y forman nuevos organismos enteros de levadura.

Las infecciones por levadura en la piel y orejas son muy comunes en los perros y son causadas por un organismo llamado Malassezia pachydermatis. Una cantidad normal de levadura se convierte en una infección cuando el organismo comienza a reproducirse sin control. Cuando la reproducción de la levadura se sale de control, los organismos invaden y colonizan áreas del cuerpo y la piel del perro más allá de aquellos lugares en los que normalmente viven y en mayor número.

La levadura son organismos oportunistas. Florecen cuando el cuerpo no está saludable o en perfecto equilibrio.

Los Perros en Mayor Riesgo de Infecciones por Levaduras

La mayoría de los perros con infecciones por levadura tienen desequilibrios del sistema inmunológico que inhiben la capacidad del cuerpo para controlar el crecimiento de la levadura. Las infecciones por levadura a menudo se producen durante o después de una terapia con antibióticos debido a que los medicamentos han reducido los niveles de bacterias beneficiosas necesarias para mantener las defensas de la piel sanas.

La levadura también podría ser un problema importante para las mascotas que se encuentran inmunodeprimidas. Esto incluiría animales que nacen deficientes de inmunoglobulina. También hay ciertos medicamentos, como los esteroides y agentes quimioterapéuticos, que suprimen el sistema inmunológico de un animal y podrían abrir la puerta a infecciones por levadura.

También veo muchas infecciones por levadura asociadas con las alergias. Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunológico, y muchos veterinarios usan esteroides inmunosupresores, como prednisona, dexametasona, y cortisona para silenciar o desactivar la respuesta inmunológica, quitándole el control de tener niveles normales de flora. Esto podría conducir al crecimiento excesivo de levadura.

A las mascotas con alergias que progresan a infecciones cutáneas bacterianas secundarias normalmente se les dan antibióticos. Pero los antibióticos destruyen todas las bacterias – las malas y las buenas - lo que podría conducir al crecimiento excesivo de levadura. Entre más antibióticos le den, peor será la infección por levadura. Los perros alérgicos también podrían desarrollar alergias a su propia levadura, por lo que el problema es aún peor.

Las pruebas de alergias a veces demostraran que un perro tiene una reacción alérgica a su propia flora natural, en cuyo caso las cosas se podrían poner muy complicadas.

Las mascotas con un sistema inmunológico poco activo (identificados por pruebas de inmunoglobulina A (IgA, por sus siglas en inglés), inmunoglobulina M (IgM, por sus siglas en inglés) e inmunoglobulina G (IgG, por sus siglas en inglés), así como los animales domésticos con sistemas inmunológicos hiperactivos y alergias, ambos están en riesgo de infecciones crónicas por levadura.

Los Síntomas y Signos de una Infección por Levadura

Una infección por levadura podría ocurrir en cualquier parte de la piel de un perro, incluso entre los dedos de los pies, axilas y arrugas y pliegues profundos de la piel. Pero el lugar más común para una infección por levaduras son las orejas de tu perro.

Como mínimo, un perro con una infección por levadura se siente incómodo. El malestar podría variar de leve a terrible. Casi todos los perros con un problema de levadura se vuelven extremada y crónicamente irritados en el sitio de la infección.

Si se trata de un problema con sus patas, no será capaz de dejarlas en paz. Lo mismo ocurre con las orejas. Arrastrar mucho el trasero también podría ser una pista. El picor tremendo lleva a que se rasque y se muerda desesperadamente, que podría resultar en dolor y trauma significativo inducido por el mismo.

Otra cosa que los guardianes de mascotas notan es el olor. La levadura tiene un olor muy distintivo, que ha sido descrito como similar a un pan mohoso o palomitas de maíz de queso o chips de maíz. De hecho, algunas personas se refieren a una infección por levadura en las patas de un perro como Patas de Fritos. Es un penetrante y desagradable olor a humedad, que a veces podría ser abrumador.

Soy sensible al olor de la levadura, por lo que cuando un paciente entra en mi sala de examen, podría ser que el propietario no sepa que su perro tiene un problema de levadura, pero lo identifico tan pronto como atraviesan la puerta.

Muchos perros han tenido un problema de levadura durante tanto tiempo que sus propietarios no se dan cuenta de que su mascota es apestosa. He tenido padres de perros que dicen: "Pensé que debía oler así", porque se han crecido acostumbrados al problema de levadura crónica de su perro.

Otros signos de una infección por levaduras incluyen áreas de irritación en la piel, enrojecimiento e inflamación, especialmente en/y alrededor de las orejas, alrededor de los dedos y almohadillas de los pies, en los pliegues de la nariz, cara u otros pliegues de la piel, alrededor del ano, debajo de las axilas, en el cuello y algunas veces alrededor de la base de la cola. También podría haber pérdida de cabello, con escamas o piel grasa, o un abrigo de pelo grasiento.

A veces en las infecciones graves y crónicas por levadura, crecen parches escamosos de piel o la piel se oscurece y se espesa. También podría haber una infección bacteriana secundaria o una secreción de color amarillo verdoso con mal olor en las orejas. También podría haber cambios de comportamiento causados ​​por el picor y el dolor, incluyendo la depresión, pérdida de apetito, ansiedad e incluso agresión.

He visto perros con una comezón tan intensa que cuando trato de que dejen de lastimar su piel, se vuelven agresivos debido a que su malestar es muy abrumador. Es una situación muy triste.

El Diagnóstico de una Infección por Levadura

El diagnóstico definitivo de una infección por levaduras se lleva a cabo ya sea por citología (observando un hisopo cutáneo bajo un microscopio) o mediante el cultivo (enviando una bolita de algodón estéril de la piel al laboratorio donde las células se cultivan y se identifican en una placa de Petri).

Si hay una infección en el oído, ya sea diagnosticada o que se sospeche, es muy importante saber si los tímpanos están intactos antes de poner cualquier líquido, gel, producto de limpieza u otros medicamentos en los oídos. Si uno o ambos oídos se han roto, poner productos en los canales del oído podría dañar el oído medio e interno.

La mayoría de los perros con una infección por levadura la tienen en más de un punto. Por ejemplo, podrían tenerla en las cuatro patas, ambos oídos o en algunos casos, sobre todo su cuerpo.

Cómo Tratar la Infección por Levaduras de tu Perro: Aborda su Alimentación

Sin duda, el aspecto más importante para tratar la levadura crónica es a través de la alimentación. Simplemente no podemos tratar una infección moderada a severa de levadura natural sin abordar la alimentación de tu perro. Independientemente de la causa de la infección por levadura, la nutrición es el paso más importante y el primero en el tratamiento de la misma.

La nutrición que tu perro recibe ya sea que apoye a su sistema inmunológico para mantener el crecimiento de la levadura bajo control o haga lo contrario y agrave una situación de crecimiento de levadura. Para los perros con levadura, recomiendo una alimentación anti-levadura, que también se llama alimentación anti-inflamatoria o apropiada para su especie.

La levadura utiliza el azúcar como fuente de energía. Sabemos que los carbohidratos se descomponen en azúcar, por lo que la primera cosa que tenemos que hacer para los pacientes con levadura (humanos o caninos) es eliminar el azúcar de la alimentación.

Y recuerda que el azúcar de la alimentación no es sólo la materia blanca - también es la miel y el jarabe de maíz de alta fructosa que aparece en el panel de ingredientes. Incluso las papas blancas y dulces podrían alimentar un problema de levadura, junto con la tapioca que se encuentra en alimentos secos sin granos.

Para los pacientes que tienen levadura, recomiendo una alimentación completamente libre de granos y carbohidratos. Este paso es muy importante. Es imposible tratar de manera efectiva un problema de levadura sin abordar la alimentación de tu mascota, independientemente del número de suplementos o baños que le des. La nutrición de tu perro debería ayudarlo a mantener sus niveles normales de flora equilibrados.

También recomiendo agregar algunos alimentos, antifúngicos naturales a su alimentación, por ejemplo, pequeñas cantidades de ajo fresco, tomillo, perejil, orégano y para ayudar a reducir el nivel de la levadura de forma natural. Agregar vegetales fermentados, si tu perro los come, también podría ser muy beneficioso. El vinagre de manzana crudo y sin filtrar y el aceite de coco tienen propiedades antimicóticas naturales y se podrían agregar directamente a las comidas de tu perro.

Protocolo Para Desinfectar los Oídos con Levadura

Al mismo tiempo que tratamos la alimentación, también tenemos que iniciar un protocolo para tratar las áreas del cuerpo donde se produce la infección por levadura. La levadura ama el ambiente húmedo, es por eso que se desarrolla en las grietas, incluso entre los cojines de los dedos del pie de tu perro, axila, pliegues de la ingle y alrededor de la base de su cola.

No es suficiente con sólo aplicar una crema, ungüento o solución antimicótica a las áreas afectadas de su cuerpo - esas áreas se deben desinfectar con regularidad. Yo recomendaría al menos una vez al día, para que los remedios tópicos que le aplicas después de haber limpiado la zona tengan la oportunidad de trabajar. La aplicación de cualquier agente tópico sin primero quitar la levadura muerta realmente podría hacer que el problema sea mucho peor.

Si los oídos de tu perro son el problema, tendrás que desinfectarlos diariamente, ya sea con una solución comprada en la tienda o con avellana (que es lo que yo uso) y bolas de algodón realmente grandes. Utiliza tantas bolas de algodón como sea necesario para eliminar todos los restos de los oídos en cada limpieza. No recomiendo poner hisopos en los canales de los oídos de tu perro, pero podrías utilizar diariamente hisopos alrededor del exterior para quitarle la sustancia viscosa, apestosa y amarillenta.

Ten en cuenta que algunos perros producen naturalmente una gran cantidad de suciedad en sus oídos y que los desechos naturales o cera tiene que ser eliminados todos los días para evitar la infección por levadura y otros tipos de infecciones del oído.

La pregunta es, "¿Con qué frecuencia debo limpiar los oídos de mi perro?" La respuesta es, tan a menudo como sea necesario, para mantener limpios y secos los canales del oído. La cantidad de limpieza depende de la cantidad de desechos que se acumulan en los oídos. Si tu perro produce deshechos de forma semanal, debes limpiar los oídos de tu perro por semana.

Pero si te fijas en los oídos de tu perro y diariamente ves cera o suciedad, debes limpiar los oídos de tu perro todos los días. Al mantener los oídos de tu perro limpios y secos, en realidad podrías prevenir infecciones por levadura, y si una infección por levadura está presente, podrías evitar que progrese a una infección bacteriana en toda regla.

Desinfección de Patas con Levadura

Si el crecimiento de la levadura está en las patas de tu perro, mantenerlas limpias es esencial, y eso significa mojarlas en lugar de rociarlas o limpiarlas. La levadura crece bajo las uñas y en los pliegues de las patas de tu perro, por lo que las patas deben ser lavadas en lugar de sólo limpiadas.

Dependiendo del tamaño de tu perro, podrás remojar sus patas en cualquier cosa que retenga agua. Si tu mascota es pequeña, simplemente póngalo en el lavabo del baño o fregadero de la cocina. Para los perros más grandes, podrías utilizar una caja de plástico con agua de la manguera o una lata o taza de café llena de agua. Lo ideal sería que metieras cada pata y luego secarlas ligeramente.

Recomiendo un galón de agua, una taza de peróxido de hidrógeno y de 1-4 tazas de vinagre blanco como solución para el remojo. Podrías utilizar esta solución muchas veces al día según sea necesario para mantener las patas de tu perro limpias y reducir la picazón de forma efectiva. No hay necesidad de enjuagar si utilizas esta solución - sólo da palmaditas a las patas para secarlas.

Al dejar que la solución seque en las patas de tu perro proporcionaras un efecto antifúngico y también podrías reducir que se lama y muerda las patas. Recuerda que el peróxido de hidrógeno podría aclarar la piel de tu perro, así que tenlo en cuenta.

Baños y Enjuagues Naturales y Antifúngicos

Para las infecciones por levadura en la piel, te recomiendo un champú natural antifúngico. Normalmente utilizo aceite de té de árbol o una mezcla de hierbas. Podrías bañar a tu perro con la frecuencia necesaria, pero una vez a la semana como mínimo. Ya que los granos y carbohidratos alimentan la levadura, no recomendamos el uso de champús a base de harina de avena para mascotas con alergias o infecciones por levadura.

La buena noticia es que he atendido a muchos, muchos pacientes con levadura y terrible picazón únicamente con ajustes en la alimentación y dos o tres baños semanales. Me doy cuenta de que los baños, para ambos, podrían ser una cosa molesta y frustrante de llevar a cabo.

Toman tiempo, pero en realidad son una forma barata y muy eficaz para combatir la levadura y mantener a tu mascota cómoda. También es un tratamiento no tóxico y seguro en comparación con los medicamentos antifúngicos que los veterinarios convencionales normalmente prescriben.

También me gustan los enjuagues y aerosoles antifúngicos entre los baños desinfectantes. Un enjuague se vierte en tu perro después de un baño y podría ayudarte a extender el número de días entre los baños para controlar la levadura.

Hay varios enjuagues diferentes que podrías probar. He tenido éxito con el vinagre, jugo de limón y aceites esenciales. El vinagre y el limón son astringentes, por lo que se secan naturalmente. Son excelentes para perros con capas grasosas o aceitosas.

Sólo tienes que añadir una taza de vinagre o una taza de jugo de limón - o 10 gotas de aceite de menta con 10 gotas de aceite de lavanda - a un galón de agua. Dado que el jugo de limón también podría aclarar la piel, por lo general recomiendo el vinagre o las mezclas de aceites esenciales para perros con pelajes oscuros.

Después de poner el champú en tu perro y enjuagarlo completamente, sigue con su galón de enjuague natural antimicótico para eliminar la cantidad de levadura que queda en la piel. Vierte la solución para enjuagar sobre el collar de tu perro, desde el cuello hasta la base de la cola, asegurándote de no aplicarlo a la cabeza.

Frota la solución en su pelaje y piel, centrándote en las áreas donde está la levadura. Asegúrate de poner la solución alrededor de las axilas, abajo y alrededor de los pies, en el área de la ingle y alrededor de la base de la cola. No enjuagues la solución - sólo viértela, frótala y luego seca a tu mascota con una toalla.

También podrías poner la solución para enjuagar en una botella con atomizador y rociar las áreas afectadas de tu perro a lo largo del día, según sea necesario para ayudarle a controlar la comezón y el crecimiento de la levadura. Agregar un gotero lleno de plata coloidal a la botella de spray también añade un agente antimicrobiano natural adicional.

Si tu perro sólo tiene problemas de levadura los meses más cálidos del año, la primavera y el verano son los momentos en los que tendrás que estar muy centrado y alerta sobre la desinfección y asegurarte de que su alimentación no contribuya a un problema de crecimiento por levadura.

Es importante recordar que estas sugerencias no son mágicas. Tomará algún tiempo en cualquier protocolo totalmente natural para ver una mejoría. Si estas soluciones fáciles y baratas son eficaces para manejar las cuestiones de levadura crónica de tu perro, te recomiendo continuar con una alimentación libre de carbohidratos y con alimentos preferentemente frescos durante todo el año para minimizar la probabilidad de que tu mascota fomente futuras infecciones oportunista por levadura.

Suplementos Beneficiosos y Pruebas Adicionales

Hay ciertos suplementos que tu veterinario holístico también podría recomendarte para ayudar a restablecer los niveles normales y saludables de levadura en el cuerpo de tu mascota. Los probióticos podrían ser muy beneficiosos, así como las hierbas pau d'arco, sello de oro, ácido caprílico o el ácido más potente undecilénico, que son ácidos grasos insaturados y orgánicos que muchos veterinarios holísticos prescriben para las infecciones persistentes por levadura.

Desafortunadamente, algunos perros tienen problemas de levadura durante todo el año. No importa que alimentos coma y qué remedios utilicen sus propietarios para controlar su enfermedad, la levadura simplemente esta fuera de control. En estos casos la causa más probable es un problema del sistema inmunológico.

Cuando tengo pacientes con infecciones por levadura obstinadas que no van a desaparecer, debe hacer un análisis de sangre para medir los niveles de inmunoglobulina (IgG, IgM e IgA). Generalmente, estos niveles son bajos en un perro con un crecimiento excesivo y constante de levadura. Si tu perro produce niveles saludables de inmunoglobulinas, debería ser capaz de superar casi cualquier infección y particularmente una infección por levadura oportunista.