La Mordida de Esta Hembra Puede Matar a Tu Mascota Si No Actúas Rápido

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Junio 21, 2015 | 20,743 vistas

Historia en Breve

  • Una picadura de una araña viuda negra venenosa provoca espasmos musculares y parálisis. Otros síntomas podrían incluir dolor intenso, dificultad para respirar y pérdida de coordinación
  • Tu mascota podría ser picada por una viuda negra en el interior o en el exterior. Las mascotas más jóvenes y de mayor edad tienen un mayor riesgo de complicaciones fatales por la picadura de una viuda negra. Un perro o gato mordido por una araña viuda negra debe ser tratado con anti-veneno, terapia de apoyo y otros medicamentos que sean necesarios
  • La mordida de una araña reclusa parda es necrotizante - es decir, la herida de la picadura se ulcerara y causara la destrucción de los tejidos blandos que están alrededor. Algunas mascotas no muestran síntomas de la picadura de una reclusa parda, pero cuando los síntomas están presentes, con frecuencia incluyen varias horas de intenso dolor en el sitio de la picadura.
  • Se proporciona cuidado de rutina a las heridas de las picaduras de reclusas pardas a menos que la mascota este muy enferma, en cuyo caso debe ser hospitalizada para recibir atención adecuada

Por la Dra. Becker

Hoy quiero hablar de dos tipos de arañas, la viuda negra y la reclusa parda, las cuales tienen picaduras que pueden ser venenosas para las mascotas.

Araña Viuda Negra

En los Estados Unidos en realidad hay tres especies de arañas viudas que son altamente venenosas para los animales domésticos y personas. Está la Viuda Negra Occidental, que se encuentra en las regiones occidentales del país; la Viuda Negra del Norte, que se encuentra en las zonas más septentrionales de los Estados Unidos y el sureste de Canadá; y la Viuda Negra del Sur en el sureste de los Estados Unidos, desde Florida hasta Nueva York y también en muchos de los estados del sudoeste. Las arañas viuda se encuentran en todos los estados, menos en Alaska.

Las viudas negras hembras son más grandes que los machos, miden de tres cuartos a una pulgada de longitud. Son de color negro brillante y tienen una marca rojo-naranja en forma de reloj de arena en la parte inferior del abdomen. Algunas hembras también tienen una marca roja en la parte superior del abdomen, por encima de las hileras (órganos de hilado de seda).

Las arañas femeninas jóvenes son de color marrón, con rayas rojas, anaranjadas o amarillas en la parte superior del abdomen. Estas marcas cambian en la forma de reloj de arena a medida que la araña madura y cambia a un color negro.

Los machos miden aproximadamente la mitad del tamaño de las hembras, tienen coloración marrón claro y no tienen marcado el reloj de arena rojo. Los machos no se consideran una amenaza, ya que por lo general es la hembra la que pica.

Los Síntomas de una Picadura de una Araña Viuda Negra

Las picaduras de la araña viuda negra podrían ser secas, es decir, no inyectan veneno. Cuando hay veneno, es un potente neurotóxina que provoca una liberación masiva de acetilcolina y norepinefrina en el cuerpo de un perro o gato. Esto es lo que causa espasmos musculares y parálisis.

Las mascotas podrían ser picadas en el interior o en el exterior. Las mascotas más jóvenes y de mayor edad tienen un mayor riesgo de síntomas severos debido a que sus sistemas inmunológicos normalmente están más débiles. Los animales con alta presión arterial sistémica también tienen un mayor riesgo de complicaciones fatales de las picaduras de araña viuda negra.

Los síntomas de la picadura de una viuda negra venenosa en las mascotas son los siguientes:

Parálisis temprana marcada Temblores musculares y calambres
Abdomen rígido y con dolor Músculos en la espalda, pecho y abdomen severamente doloridos
Dificultad para respirar y/o colapso respiratorio como consecuencia de la parálisis del músculo abdominal Babeo excesivo
Inquietud Aumento de la presión arterial y frecuencia cardíaca
Pérdida de coordinación y capacidad de permanecer de pie Vómitos y diarrea

La picadura de una viuda negra podría ser fatal si no se le da tratamiento anti-veneno rápidamente.

Diagnóstico

Los síntomas de la picadura de una araña viuda negra podrían ser difíciles de diagnosticar debido a que son síntomas que se observan en muchas otras enfermedades y enfermedades en mascotas, incluyendo otros tipos de intoxicaciones.

Tu veterinario le hará un perfil químico de sangre, un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés), análisis de orina y un examen físico completo. Él o ella estarán en búsqueda de marcas en la piel de tu mascota que podrían indicar la ubicación de la picadura de una araña. La rigidez muscular y abdominal son signos clásicos de una picadura venenosa de una viuda negra.

Opciones de Tratamiento Para la Picadura de una Araña Viuda Negra

Si sospechas que tu mascota fue picada por una araña viuda negra, ponte en contacto rápidamente con su veterinario u hospital veterinario de emergencia. También sugiero le administres remedios homeopáticos como Latrodectus mactans tan pronto como sea posible.

Una mascota que ha sido envenenada por la picadura de una viuda negra será hospitalizada y se le dará atención de apoyo. Esto podría incluir oxígeno para ayudarla a respirar y líquidos por vía intravenosa (IV, por sus siglas en inglés) para disminuir la presión arterial.

Los espasmos musculares y el dolor se podrían controlar con relajantes musculares y analgésicos IV. Se le dará medicamentos anticonvulsivos si es necesario. Los medicamentos anti-veneno deben administrarse con mucho cuidado, monitoreando constantemente las reacciones. Sin el antídoto, la picadura de una viuda negra podría ser mortal en los gatos y también en muchos perros.

Su veterinario vigilará el sitio de la herida hasta que se haya curado por completo. El pronóstico suele ser incierto hasta días después de comenzar el tratamiento y la debilidad, la fatiga e insomnio podrían persistir durante muchos meses.

Araña Reclusa Parda

La araña reclusa parda también es conocida como el "Fiddle back" o araña "violín" por la marca en forma de violín que tiene en su espalda. Normalmente se encuentra en el medio oeste de los Estados Unidos, tanto en el oeste como Colorado y Nuevo México, y hacia el este hasta el norte de Georgia. También se encuentra en todo el sur de los Estados Unidos, así como por el valle del río Mississippi al sur de Wisconsin.

La reclusa parda es de color marrón, con una marca en forma de violín en la parte superior del cuerpo, con el cuello del violín extendiéndose hasta la base de la cola. No todas las reclusas tienen la marca, por ejemplo, las arañas reclusas pardas jóvenes no la tienen. Pero en términos generales, la marca en forma de violín es una buena manera de reconocerlas.

Estas arañas también tienen un patrón único de seis ojos en lugar de tres. Su tamaño es de menos de una pulgada de largo, con piernas muy largas.

Los Síntomas de la Picadura de una Araña Reclusa Parda

A pesar de su feroz reputación, las reclusas pardas son muy solitarias y por lo general no son agresivas, prefieren mantenerse alejadas de las personas y las mascotas. Son activas durante la noche y las picaduras generalmente ocurren cuando una araña queda atrapada en la ropa de cama y un animal o humano se enrolla ahí.

Una araña también pica si un animal perturba su espacio. Los gatos podrían estar en mayor riesgo debido a su tendencia a meterse en espacios pequeños, oscuros, como debajo de la cama o detrás de los gabinetes.

La picadura de una araña reclusa parda es necrotizante, lo que significa que la mordedura causara ulceras y la muerte de los tejidos blandos que están alrededor. La herida tarda mucho en sanar, lo que aumenta el riesgo de infecciones secundarias.

Las complicaciones graves surgen cuando una herida ulcerada progresa a gangrena, o cuando el veneno entra en el torrente sanguíneo y/o órganos internos. Raramente, esto podría destruir los glóbulos rojos, insuficiencia renal, alteración de la coagulación e incluso la muerte.

Algunas mascotas no muestran síntomas de la picadura de una reclusa parda. Cuando se presentan síntomas, éstos podrían incluir varias horas de intenso dolor y escozor en el lugar de la picadura. En realidad, esto podría ayudar a localizar la marca de la picadura – podría ser necesario afeitar el área o parte de la piel para visualizar la herida.

El dolor intenso es seguido por la picazón y dolor en el sitio de la herida. La lesión que se forma será de color blanco, con una costra oscura en el medio y una zona rojiza de inflamación alrededor de la picadura. Después de dos a cinco semanas, la costra central podría desprenderse, revelando una úlcera profunda de lenta curación que normalmente mata el tejido blando que esta alrededor.

Otros signos que podrían ocurrir en dos o tres días de la picadura incluyen fiebre, escalofríos, erupción, debilidad, producción rápida de células blancas de la sangre (que podría encontrarse en el análisis de sangre), náuseas y dolor de las articulaciones. Raramente, también se podría observar anemia con sangre en la orina dentro de las primeras 24 horas después de una picadura.

Diagnóstico

La picadura de una araña reclusa parda podría verse como una serie de otras heridas por picadura. A menos que realmente hayas visto a la araña picar a tu mascota, probablemente tu veterinario buscará una gama de otras posibles causas de los síntomas que tu perro o gato está experimentando.

Un perfil bioquímico de la sangre, un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) y un análisis de orina se llevará a cabo. Un perfil de coagulación podría ser necesario para comprobar la actividad de coagulación de la sangre de tu mascota.

Si vives donde hay reclusas pardas, es posible que desees pedirle al veterinario que compruebe la presencia de veneno en el torrente sanguíneo de tu mascota. Esto se hace con un estudio inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA, por sus siglas en inglés). Pero a menos que aparezca la posibilidad de una picadura de araña, su veterinario podría ignorar la prueba de veneno.

Sin abordarlo, el veneno de una araña reclusa parda podría causar graves daños en las mascotas. La muerte del tejido podría extenderse mucho más allá de la herida de la picadura inicial y en algunos casos la desvitalización tisular sustancial, toda una extremidad podría ser afectada. En el peor de los casos, podría ser necesaria la amputación. Entre más rápido se encuentre la picadura de araña, mayor será la probabilidad de prevenir complicaciones.

Tratamiento Para la Picadura de una Araña Reclusa Parda

Se dará cuidado de rutina a las heridas a menos que tu mascota está muy enferma. Los animales muy enfermos deben ser hospitalizados para recibir tratamiento con líquidos IV y transfusión de sangre si es necesario.

Si el veneno es leve, las compresas frías podría ser utilizadas para reducir la inflamación y el dolor, y varios diferentes remedios homeopáticos podrían ser muy beneficioso en ese momento.

Si se ha producido muerte celular significativa en el sitio de la herida, su veterinario tendrá que extirpar quirúrgicamente todo el tejido muerto. Si el veneno era muy potente, lo que resulta en una gran cantidad de daño celular y tisular, tu mascota podría necesitar injertos de piel después de que la lesión alcance la plena madurez.

La oxigenoterapia hiperbárica y la terapia de ozono podrían ser muy beneficiosas para acelerar la cicatrización de heridas y ayudar en la recuperación completa en algunos casos graves.

Si sabes que tu mascota fue picada por una araña, pero no sabes de qué tipo, y tu mascota está actuando normal, considera darle algunos cuidados básicos en casa. Recomiendo afeitarle el área alrededor de la picadura y aplicarle una pasta de carbón activado. Mezcla un poco de carbón activo finamente molido con suficiente agua para hacer una pasta espesa. Cubre toda la herida con la pasta y desinfecta la zona cada 12 horas con povidona yodada diluida, también llamada Betadine.

También podrías considerar la posibilidad de una cataplasma tópica con plátano y tintura Equinácea. Te recomiendo asegures la cataplasma al cuerpo de tu mascota para que esta solución muy potente a base de hierbas pueda permanecer continuamente en contacto con la herida. Cambia la cataplasma tres a cuatro veces al día y por supuesto desinfecta la herida dos veces al día hasta que las heridas por picadura sanen.