Reduce la Probabilidad de Que Tu Mascota Lama y Mastique sus Patas en un 50% con Esta Simple Solución

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 14, 2015 | 12,697 vistas

Historia en Breve

  • Tal vez no te has dado cuenta, pero las patas de tu perro son como trapos absorbentes que recogen todo tipo de alérgenos, químicos y otros contaminantes.
  • Se puede reducir el tiempo que tu perro pasa lamiendo y mordiendo sus patas en un 50 por ciento al remojarlas rápida y fácilmente.
  • No es importante dónde remojas las patas de tu perro, es cómo lo haces y qué tan seguido, lo que marca la diferencia.

Por la Dra. Becker

Hoy voy a mostrarles cómo hacer un baño de patas.

Muchos de ustedes saben que seguido insisto en la importancia de eliminar los pesticidas, herbicidas, artemisa, pasto, polen, hongos, ácaros y otros contaminantes de las patas de los perros de manera regular.

Esto se debe a que los perros están desnudos. No usan ropa, zapatos ni calcetines. No se bañan todos los días. En otras palabras, su cuerpo recoge muchos alérgenos y químicos del ambiente, que se acumulan rápidamente.

Las patas de tu perro pueden recoger una carga de toxinas bastante pesada además de alérgenos y esto puede ser muy irritante para sus patas.

El sentido común nos dicta que debemos eliminar todo esto, sin embargo, en la medicina veterinaria, es raro escuchar que alguien lo recomiende. Ciertamente, yo no aprendí sobre los baños de patas en la escuela veterinaria. Pero aprendí después de entrar en la práctica que las lamidas y mordidas de patas se pueden reducir en un 50 por ciento al eliminar mecánicamente los alérgenos y otros irritantes de las patas de los perros.

“Eliminar mecánicamente” simplemente significa lavar las patas.

Lo Importante es el ‘Cómo’ y Qué Tan Seguido

Lo creas o no, limpiar las patas de tu perro con una toallita no es tan eficiente como remojarlas. Así que, cuando digo “baño”, “remojo” o “enjuague”, me refiero exactamente a eso.

No tienes que hacerlo en una tina grande como la que yo usaré. Por ejemplo, si tu perro es grande, puedes usar una cubeta o remojarle una pata a la vez.

Si tienes un perro pequeño, puedes usar el lavabo en la cocina o el baño.

Así que no importa dónde lo hagas o si enjuagas las cuatro patas juntas o una a la vez. Lo que es importante es lavarlas al final del día, cuando tu perro ha estado en contacto con alérgenos, químicos del césped, o cualquier cosa que haya en el ambiente que podría irritar sus patas.

Ten en mente que por los únicos lugares por los que sudan los perros son la nariz y las almohadillas de sus patas. Así que, esas pequeñas almohadillas húmedas pueden recoger grandes cantidades de irritantes.

Una remojada al final del día reducirá la carga química en tu perro, así como la posible irritación.

Como Realizar el Baño de Patas

Yo puse un par de pulgadas de agua en la tina. Necesitaras suficiente agua para cubrir las almohadillas de las patas de tu perro.

Rosco es un chico pequeño, así que sólo necesita un par de pulgadas de agua para su enjuague.

Mi solución favorita para el lavado de patas es la povidona yodada. La povidona yodada es una solución orgánica de yodo. Es segura, no tóxica, anti-fungicida, anti-bacterial, y anti-levadura.

Obviamente, en un hospital de animales, tenemos esta solución en garrafones de galón, pero tú puedes comprarla en cualquier farmacia en pequeñas cantidades. Querrás diluir la povidona yodada en agua hasta que tenga un color similar al té helado. Utiliza sólo tus ojos, no hay una fórmula específica. Si queda demasiado pálida, añade un poco más de yodo. Si está obscura, añade más agua.

La estoy mezclando en la tina mientras que Rosco está parado dentro de ella. Te recomiendo que mantengas al perro en la solución entre dos a cinco minutos.

No tienes que hacerle nada a sus patas o dedos, la solución hará todo el trabajo. Así que puedes tan sólo estar ahí y cantarle a tu perro mientras se remoja, o hablarle y decirle qué tan guapo y bien portado es.

Si tu perro se siente nervioso por estar en el agua, puedes darle un premio. Los premios siempre le ayudan a Rosco a pasar el tiempo. Así que es buena idea tener algunos a la mano.

Si a tu perro le aterra el agua, en vez de meterlo en la tina o lavabo, puedes hacer un mini-lavado, como el que tengo aquí. Puse un poco de povidona yodada en un pequeño traste, añadí agua e hice un mini baño de patas. Simplemente puedes meter cada patita en el mini lavado, una a la vez y asegúrate de que la superficie de cada almohadilla se cubra con la mezcla. Esto no atemorizará a tu perro en lo absoluto, en comparación con estar en la tina.

Recuerda, la clave es sumergir la pata en la solución, lo que enjuagara cualquier tipo de levadura que podría estar creciendo, así como las infecciones bacteriales leves, alérgenos y otros contaminantes.

¡Seca a Palmaditas y Listo!

Una vez que remojes cada pata entre dos a cinco minutos, no hay necesidad de enjuagar las patas para eliminar la solución. Esta es otra maravillosa característica de la povidona yodada.

Sólo saca a tu perro de la tina y dale palmaditas para que se sequen. ¡Listo!

Si estás corto de tiempo o tienes poco espacio, puedes reutilizar un contenedor de lavado para patas durante dos o tres días. Algunas personas dejan una cubeta con la mezcla en la terraza y hacen una nueva mezcla cada tercer día.

Otros mantienen una manguera de jardín a la mano y llenan una cubeta, una pequeña tina de plástico o incluso una lata de café y añaden la solución de yodo, y luego se deshacen de ella después de usarla.

Yo no utilizaría la misma solución de lavado para patas por más de dos o tres días.

Y recuerda que no necesitas utilizar mucha agua o povidona yodada - sólo lo suficiente para cubrir completamente las almohadillas de las patas de tu perro con la solución de color de té helado. Esto ahorra tanto agua como yodo, y si tu perro le tiene pánico al agua, también reducirá su ansiedad al utilizar sólo la cantidad de agua necesaria.