Porqué los Gatos Ocultan el Dolor y los Signos Que Debes Buscar

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 30, 2015 | 41,299 vistas

Historia en Breve

  • Los gatos presentan un desafío especial para los dueños y veterinarios porque muchas veces es muy difícil saber cuándo un gato tiene dolor. También hay muy pocos analgésicos que sean seguros y efectivos para los gatos.
  • Sólo porque tu gato no muestra que está sintiendo dolor no significa que no lo está sintiendo y el dolor muchas veces puede ser muy severo. El dolor es un problema médico grave y es tu trabajo como dueño de una mascota hacer algo cuando sospechas que tu gato o perro está sufriendo.
  • Los felinos, por instinto, esconden su dolor como una estrategia de supervivencia, así que es importante para los dueños de gatos conocer y buscar los signos que indican que un gato está sintiendo dolor.
  • Existen muchas causas para el dolor en gatos, desde lesiones, hasta artritis y enfermedades dentales. Algunas causas son obvias – mientras que otras no. Es por esto que es tan importante para el bienestar de tu gato estar en alerta sobre los cambios de comportamiento y otros signos de dolor.
  • Tratar la causa principal del dolor y controlar el dolor con una combinación de medicamentos y terapias complementarias son los objetivos del tratamiento para los gatos que están sufriendo.

Por la Dra. Becker

Los gatos presentan un desafío especial para los seres humanos que los aman porque la mayoría de ellos esconden el dolor cuando están lastimados, enfermos o débiles.

Los gatos también presentan un desafío para la comunidad veterinaria porque existen muy pocas opciones médicas disponibles para aliviar el dolor de un felino.

Muchos de los medicamentos utilizados para tratar el dolor en perros no son seguros para los gatos.

El Dolor de Tu Mascota es un Asunto Serio

Solía ser popular asumir que las mascotas no sentían dolor con la misma frecuencia o por las mismas razones que los seres humanos.

Y de hecho, ciertos procedimientos bastante dolorosos eran llevados a cabo sin anestesia y sin el seguimiento adecuado para controlar el dolor.

Hoy en día estamos más conscientes de las cosas (o al menos la mayoría de nosotros lo estamos) y nos damos cuenta de que a pesar de que su respuesta no siempre es similar a la nuestra, nuestros compañeros animales sienten dolor y por las mismas razones que nosotros.

Una buena regla de oro para el dueño de una mascota es asumir que si algo te duele o te causa molestias, esto tendrá el mismo efecto en tu perro o gato.

El dolor es un problema médico grave que requiere de tratamiento.

El dolor puede retrasar o prevenir la curación apropiada de una lesión o cirugía.

Puede causar pérdida del apetito, que para los gatos puede volverse una situación de vida o muerte.

El dolor crónico puede causar inactividad y pérdida de la calidad de vida en general para tu mascota. También puede amenazar el lazo que compartes con tu gato si su personalidad o comportamiento cambian o se vuelve agresivo.

También, cuando el dolor no se controla de forma efectiva, puede progresar de algo que llamamos dolor adaptativo – un dolor causado por una lesión o enfermedad- a algo que llamamos dolor maladaptativo. El dolor maladaptativo por sí solo es una enfermedad y debe ser tratada con un método para controlar el dolor.

El dolor maladaptativo puede ser de mayor duración que el dolor normal y considerablemente más difícil de tratar, así que puedes comenzar a ver la importancia de llevar a tu gato al veterinario tan pronto como sospeches que tienen un problema de salud doloroso.

Tu Gato Esconde su Dolor por Instinto

Esconder el dolor es una respuesta instintiva para los felinos en la naturaleza. Un gato en dolor es visto como débil y vulnerable por otros gatos y depredadores.

Dado a tu gato mimado no está del todo alejado de sus contrapartes salvajes, su respuesta al dolor es la misma – se la guardan.

Afortunadamente, un dueño atento que sabe que signos buscar a menudo se da cuenta cuando su gato está sufriendo. Algunos signos pueden incluir:

Se esconde más de lo normal, actúa inusualmente callado o retirado

Agitación; rehúsa acostarse o dormirse

Pérdida del apetito

Comportamiento agresivo u otros cambios de personalidad

Respiración rápida o jadeo

Silba, muerde o huye cuando le tocan ciertas zonas de su cuerpo

Ritmo cardíaco acelerado

Movimientos alterados o camina diferente

La mayoría de los gatos no vocalizan, sin embargo, si tu gato nunca aúlla o llora pero de repente comienza a hacerlo, podría ser un signo de que algo no está bien y que siente dolor.

Causas de Dolor en Gatos

Las causas más comunes de dolor en los gatos incluyen:

Trauma o lesión

Trastornos del tracto GI

Ingestión de venenos

Infecciones y enfermedades dentales/orales

Enfermedad del tracto urinario

Infecciones en los ojos, oídos y piel

Artritis

Enfermedad en la espalda o columna vertebral

Cirugía (incluyendo cirugía dental)

Enfermedades graves como cáncer

Algunas de las causas de dolor en gatos son más obvias en unos que en otros.

La mayoría de los dueños de gatos saben cuándo su mascota se ha lesionado, se está recuperando de un cirugía, tienen enfermedad de las encías o problemas en un ojo, oído o piel.

Las razones menos obvias para el dolo son problemas en el tracto urinario, artritis, dolor de panza – cualquier cosa que se presente dentro del cuerpo de tu gato y no sea visible.

Así que si notas uno o más de estos signos de dolor y también sabes que tu gato tiene problemas dentales…o puedes ver algún tipo de sarpullido o erupción en su piel, entonces significa que tienes que visitar a tu veterinario.

Si notas signos de dolor pero no sabes si tu mascota tiene algún problema, entonces visita a tu veterinario. Mientras más pronto encuentren la causa principal del dolor de tu gato, más fácil y rápido será hacerlo sentir mejor.

También toma en cuenta que los gatos de edad avanzada pueden desarrollar osteoartritis, enfermedad de disco intervertebral y espondilosis (degeneración de las articulaciones) y todos estos problemas de salud causan dolor. Así que si tienes un gato de edad avanzada y sospechas que podría estar sufriendo, te repito, visita a tu veterinario para un chequeo general.

Tratamiento Médico Para los Gatos con Dolor

Resolver la causa de dolor de tu gato – si es posible – es la principal prioridad.

Muchas veces debemos tratar el dolor por separado, aunque el problema de salud que está causando el dolor también está siendo tratado.

Si tu gato requiere de cirugía entonces habrá dolor involucrado, sin importar si es un procedimiento de rutina. Pregúntale a tu veterinario cómo controlar el dolor antes, durante y después de la cirugía. Por ejemplo, los medicamentos para antes de la anestesia no sólo ayudan a reducir la respuesta al dolor del animal, sino que también aumentan la efectividad de la anestesia para que tu gato requiera menos de ella durante la cirugía.

Lo ideal es ir con un veterinario que entienda la importancia de controlar el dolor y tenga conocimiento de cuales medicamentos son apropiados para los felinos con el fin de prevenir y aliviar el dolor que acompaña a la cirugía.

La gran mayoría de los gatos experimentan gran estrés cuando van al veterinario. El miedo y la ansiedad pueden empeorar el dolor, así como estar sin poder moverse por cualquier razón.

Así que si tu gatito con dolor realmente se estresa durante las visitas al veterinario, entonces tu veterinario debería ofrecerte – o puedes pedirle –un medicamento anti-ansiedad para tu mascota.

Para los gatos extremadamente estresados, la mejor opción es ponerles anestesia de gas (similar al gas nitroso para los pacientes con ansiedad dental), en lugar de tener que inmovilizar al paciente ya estresado.

También puedes preguntar si la clínica veterinaria utiliza feromonas faciales sintéticas para ayudar a calmar a los gatos. Estas feromonas, conocidas por ayudar a los gatos a enfrentar situaciones estresantes, vienen en difusores que pueden ser conectados en los cuartos de análisis. También pueden ser rociados sobre la mesa, toallas y manos.

Mi clínica también utiliza una gran variedad de esencias florales (Green Hope Farm Flower Essences, OptiBalancePet) para ayudar a reducir el estrés en los pacientes felinos.

Los analgésicos para gatos requieren de un conocimiento especial y de mucha atención. Por ejemplo, ciertos opioides (analgésicos narcóticos) causan más efectos secundarios que otros y la mayoría de los NSAIDs (medicamentos antinflamatorios no esteroides) deben evitarse en los gatos.

Te repito, tu veterinario debe estar capacitado y conocer las últimas tendencias y los medicamentos más apropiados para controlar el dolor en los gatos.

Como saben mis lectores habituales, constantemente advierto contra la tendencia de medicar a tu mascota en exceso, ya sean vacunas, antibióticos, terapia de prednisona, preventivos de pulgas y garrapatas o cualquier otro agente pesticida o farmacéutico que pueda tener efectos secundarios.

Sin embargo, el alivio y tratamiento del dolor de un animal es algo completamente diferente, por lo que no me limito en usar medicamentos para aliviar el dolor en caso de que sea necesario. Los utilizo para que la mascota se encuentre lo más cómoda posible, mientras busco resolver la causa principal del dolor. Al mismo tiempo, generalmente empleo una variedad de terapias complementarias no farmacológicas para ver cuáles son más efectivas de forma individual.

Terapias Alternativas Para Aliviar el Dolor

Dependiendo de la causa del dolor de tu gato, existe una serie de modalidades curativas que utilizadas solas o en conjunto con medicamentos para aliviar el dolor, pueden hacer una gran diferencia en cómo se siente tu mascota y su calidad de vida en general.

Algunas terapias incluyen:

Atención veterinaria quiropráctica. Los tratamientos quiroprácticos son accesibles y pueden ser muy efectivos en aliviar el dolor y reducir la degeneración de las articulaciones

Los masajes pueden reducir la inflamación y dolor en los tejidos dañados

La acupuntura y proloterapia pueden ser tremendamente benéficos para gatos con enfermedad degenerativa en las articulaciones

Las inyecciones Adequan pueden estimular el líquido articular muy rápidamente en mascotas con artritis

La adición de ciertos suplementos en la alimentación de tu mascota puede proporcionar la materia prima para reparar y mantener el cartílago, entre ellos:

Sulfato de Glucosamina y Membrana de Cáscara de Huevo

Rhus Tox Homeopático y Árnica

Grasas Omega-3, como el aceite de kril

Ubiquinol y Cúrcuma

Spirulina y Astaxantina

Fórmulas antinflamatorias naturales (hierbas, enzimas proteolíticas como Wobenzym® y nutracéuticos)

Complejo EFAC

A menudo, una vez que descubrimos los tratamientos alternativos más efectivos para los gatos con problemas de salud crónicos, somos capaces de reducir gradualmente e incluso eliminar la necesidad de medicamentos para el dolor.