Esta Muerte de Lenta Progresión A Menudo Es Enmascarada Cuando Ya Es Demasiado Tarde

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 20, 2015 | 5,838 vistas

Historia en Breve

  • La enfermedad crónica de los riñones (ERC) es el daño que se mantiene presente durante meses o años en los riñones de las mascotas
  • Hay muchas causas potenciales de la ERC, como la malformación de los riñones, infecciones bacterianas, presión arterial alta y ciertos medicamentos y enfermedades. La ERC es mucho más común entre los gatos que en los perros
  • Entre los síntomas de la ERC encontramos más sed y micción (o, en algunos casos, menos micción), vómitos y pérdida de peso gradual y constante
  • La terapia de líquidos es la base del protocolo de tratamiento para los pacientes con insuficiencia renal. Prevenir la deshidratación y mantener al animal bien nutrido es esencial para controlar esta enfermedad y mantener su calidad de vida

Por la Dra. Becker

Los riñones de tu mascota son órganos muy importantes. Regulan la presión sanguínea de tu perro o gato, el azúcar en su sangre, el volumen sanguíneo, la composición de agua en la sangre, y los niveles de pH. Los riñones también producen una variedad de hormonas, como la eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos.

Conforme fluye la sangre a través de los riñones de tu mascota, éstos filtran los productos de desechos generados por la descomposición de los alimentos, células viejas y subproductos metabólicos, toxinas, venenos y muchos medicamentos. Los desechos se eliminan cuando el perro o gato orina.

Los riñones también funcionan como filtros para asegurarse de que las sustancias benéficas, como las proteínas, lleguen al torrente sanguíneo y ayudan a regular los niveles de calcio y vitamina D.

Enfermedad Renal Crónica

La enfermedad renal crónica, o ERC, es el daño a los riñones de los que se mantiene presente durante meses o años en perros o gatos. También se conoce como enfermedad crónica de los riñones, falla renal crónica e insuficiencia renal crónica.

Los perros y gatos de cualquier edad pueden desarrollar insuficiencia renal, pero es más común en los perros mayores.

La insuficiencia renal sucede de forma tan gradual que para cuando los síntomas son visibles, ya es demasiado tarde para tratar efectivamente el problema. Los riñones encuentran formas increíbles de compensar la pérdida lenta de sus funciones a través de un periodo de meses a años, por lo que los síntomas no aparecen sino hasta que la enfermedad está muy avanzada.

Causas de la Enfermedad Renal en las Mascotas

Hay muchas causas diferentes de la enfermedad renal en perros y gatos, como malformaciones renales congénitas (de nacimiento), infección bacteriana crónica de los riñones, alta presión sanguínea, bloqueo urinario, ciertos medicamentos, diabetes, linfoma (un tipo de cáncer), y enfermedad inmunomediada.

Por ejemplo, un episodio de enfermedad renal aguda ocasionado por un envenenamiento que daña de forma permanente los riñones del animal también puede ocasionar la enfermedad renal crónica.

A menudo, no se puede determinar una causa para los problemas renales de los perros o gatos.

Las razas de perros propensas a la insuficiencia renal crónica son los Samoyedos, Bull Terrier, Cairn Terrier, Pastor Alemán y Cocker Spaniel Inglés. Los gatos Abisinios y Persas también son más propensos a la ERC que otras razas, pero en general, los gatos son mucho más propensos a la enfermedad renal crónica que los perros, de hecho, es una de las principales causas de muerte entre los gatitos.

Síntomas de ERC

Los síntomas de la insuficiencia renal crónica generalmente ocurren gradualmente durante un periodo largo de tiempo y pueden ser los siguientes:

Vómito Menos micción
Aletargamiento Sangre en la orina
Diarrea o estreñimiento Anorexia
Depresión Ceguera aguda
Pérdida de peso gradual y constante Ataques epilépticos
Más sed y micción Coma

Entre los signos menos comunes encontramos úlceras orales y moretones, huesos más débiles que pueden ocasionar fracturas espontáneas, comezón debido a los depósitos de calcio en la piel, y sangrado en el estómago o intestinos.

Diagnóstico de Enfermedad Renal

Tu veterinario necesitará llevar a cabo un perfil sanguíneo completo que involucra un perfil químico sanguíneo, un conteo sanguíneo completo (CSC) y un análisis de orina.

Las mascotas con insuficiencia renal crónica pueden tener anemia, niveles anormales de electrolitos, una lectura anormal o elevada de la presión sanguínea y niveles anormalmente altos de creatinina y de nitrógeno ureico en la sangre (BUN, por sus siglas en inglés).

Uno de los indicadores principales de la ERC es la orina diluida (el análisis de orina mostrará una baja gravedad específica), lo que significa que los riñones no son capaces de reciclar el agua de forma normal.

Otros análisis pueden involucrar rayos-X o un ultrasonido para revisar el tamaño y la forma de los riñones, en busca de anormalidades obvias. El tamaño reducido de los riñones es otro indicador de la ERC.

La gravedad de ERC puede estimarse con base en los niveles de producción de los desechos sanguíneos y las anormalidades de la orina, como la presencia de proteína. Existe un método para estimar las etapas de la ERC, en el que se numeran del 1 al 4, donde el 1 corresponde a la menos severa y el 4 la más avanzada. Mientras más alto sea el número de la etapa, generalmente se verán mayores síntomas en la mascota, aunque no siempre es el caso.

Ocasionalmente, especialmente cuando los riñones aumentaron de tamaño en vez de ser anormalmente pequeños, se puede realizar una biopsia renal para buscar una explicación definitiva de por qué los riñones no funcionan de forma normal.

Si la enfermedad de tu mascota es causada por algún factor externo al daño de los riñones, por ejemplo, una enfermedad que disminuye el flujo sanguíneo a los riñones o una obstrucción en el tracto urinario, es posible que el problema de los riñones pueda revertirse con el tratamiento adecuado de la causa subyacente.

Opciones de Tratamiento

Si la enfermedad renal de tu mascota es el resultado del daño irreversible de los riñones, en muchos casos la función renal se estabilizará durante periodos de semanas o incluso meses. La enfermedad continuará su progreso y la función renal seguirá deteriorándose, pero los síntomas de tu mascota pueden minimizarse con un tratamiento de apoyo.

La terapia de líquidos es el tratamiento básico para los animales con insuficiencia renal, principalmente para evitar la deshidratación. La distribución subcutánea (debajo de la piel) de líquidos puede ser necesaria, y muchos dueños de mascotas pueden aprender a hacer esto en casa. De hecho, todo el tiempo entrenamos a los clientes a suministrar líquidos en casa, para que puedan reducir el estrés de su mascota y evitar visitas extras al veterinario.

A menudo se añade potasio a los líquidos o a la alimentación del animal para protegerlo de la debilidad muscular y de las perturbaciones del ritmo cardiaco que puedan ser ocasionadas por los niveles bajos de los electrolitos. En algunos casos, también pueden ser necesarios los líquidos intravenosos (IV).

Tu perro o gato debe tener acceso todo el tiempo a agua limpia y fresca (sin cloro ni fluoruro). Si le retienes el agua, por ejemplo, durante la noche, no se resolverá su necesidad de orinar a media noche y puede ocasionar estrés adicional en sus riñones.

Necesitarás monitorear cuidadosamente la cantidad de agua y comida que tu mascota consume cada día. Si disminuye el consumo, debes administrar líquidos adicionales para prevenir la deshidratación. También deberías pesar a tu mascota al menos una vez a la semana para asegurarte de que obtiene suficientes calorías para mantener su peso y la hidratación adecuada.

El alimento que le des a tu mascota que padece insuficiencia renal también es crucial, para el control de la enfermedad y su bienestar general. Yo propongo una dieta de alimentos orgánicos y frescos para los animales que padecen trastornos renales.

Es esencial que reciban una cantidad reducida de proteína apta para el consumo humano y de alta calidad, así como eliminar todos los alimentos secos, que pueden exacerbar la deshidratación de tu mascota. Para controlar la enfermedad renal de tu perro o gato es crucial darle una dieta alta en humedad y reducida en fósforo.

Un veterinario integral u holístico es tu mejor fuente de consejo acerca de los suplementos y medicamentos correctos, si fueran necesarios, así como sobre otras terapias que pueden ayudar a mantener la salud de tu mascota y su calidad de vida.