¡A Que No Me Atrapas!

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 26, 2015 | 1,447 vistas

Tener una cerca de hierro entre ellos pudo haber prestado una sensación de seguridad al venado y restricción al perro, pero por unos minutos, jugaron como si fueran viejos amigos.