¡A Que No Me Atrapas!

Tener una cerca de hierro entre ellos pudo haber prestado una sensación de seguridad al venado y restricción al perro, pero por unos minutos, jugaron como si fueran viejos amigos.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo