Sueño Sin Previo Aviso

¡Pobre Spudgy! Sus ojos empiezan a cerrar y comienza a cabecear de sueño, pero cuando su cabeza al fin toca la alfombra, su determinación interna lo hace rebotar desde el borde del sueño.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo