Son Míos... ¡TODOS Míos!

Después de descubrir la bolsa de premios en la alacena, este dulce gatito se convierte en un monstruo posesivo, incluso cuando su dueña trata de razonar pacientemente con él.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo