Esta Mortal Emergencia Mata a 30% de los Perros Afectados

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Noviembre 11, 2015 | 3,649 vistas

Historia en Breve

  • La dilatación gástrica vólvulo (DGV) o “hinchazón” es una condición mortal que afecta principalmente a los perros de razas grandes y gigantes de pecho ancho
  • La DGV sucede cuando el estómago se hincha debido a la acumulación de aire y gas, y luego se tuerce sobre sí mismo, lo que impide que la sangre llegue a los órganos internos
  • Los perros con un alto riesgo de padecer DGV son ciertas razas grandes y gigantes, aquellos que son alimentados principalmente con comida seca para perros, los que comen indiscriminadamente y aquellos que hacen ejercicio justo después de comer o se les da una gran cantidad de agua
  • Los síntomas de una emergencia de DGV que requiere cuidados veterinarios inmediatos son la hinchazón del estómago y las arcadas o vómitos

Por la Dra. Becker

Si nunca has escuchado de una condición en los perros llamada dilatación gástrica vólvulo (DGV), quizá hayas oído que se refieren a ella simplemente como "hinchazón". Sin embargo, el nombre técnico es bastante descriptivo de lo que pasa cuando se presenta. Afecta el estómago (gástrico), que se hincha (dilatación) y a menudo se tuerce o se mueve (vólvulo).

Si tu perro tiene una hinchazón simple, o dilatación gástrica, su estómago está lleno de gas y aire, pero no ha rotado ni se ha torcido. La dilatación gástrica vólvulo es cuando el estómago hinchado rota sobre sí mismo y aplasta el suministro de sangre, lo que prepara el terreno para la lesión grave de otros órganos internos.

La DGV es una emergencia mortal, y tristemente, cerca del 30 por ciento del tiempo, los perros con esta condición no sobreviven. Es críticamente importante que una mascota que se sospecha que padece DGV visite inmediatamente a su veterinario.

Los Perros Tienen un Alto Riesgo de DGV

La causa de DGV no se ha comprendido completamente, sin embargo, es más común en los perros mayores de raza grande o gigante con pecho ancho, que a menudo tienen familiares con DGV en su linaje.

Otros marcadores de la condición son:

  • Las razas que son más comúnmente diagnosticadas con DGV son el Gran Danés, Basset Hound, San Bernardo, Dóberman Pinscher, Braco de Weimar, Antiguo Pastor Inglés, Setter Irlandés, Braco Alemán de Pelo Corto, Gordon Setter, Terranova, Poodle Estándar y Pastor Alemán.
  • Algunos estudios sugieren que los tazones de comida elevados aumentan el riesgo de los perros, pero hay quienes creen que los tazones elevados en realidad ayudan a prevenir el problema. En mi opinión, no se trata tanto del tazón del perro, sino de lo rápido que come. Los perros que devoran su comida y tragan aire en el proceso son, en mi experiencia, los que tienen mayor riesgo de padecer DGV.
  • Otros hábitos alimenticios que se consideran factores de riesgo de DGV son: consumir grandes cantidades de comida, comer sólo una vez al día, hacer ejercicio poco después de comer, beber grandes cantidades de agua justo después de comer, y estar en una situación estresante después de comer.
  • Los perros que son alimentados principalmente con comida seca tienen un mayor riesgo de padecer DGV, según una publicación de 2012 en Journal of the American Veterinary Medical Association.1
  • Otro estudio realizado en 2012 encontró que los cuerpos gástricos extraños son un factor significativo de riesgo de DGV.2 Un cuerpo gástrico extraño está definido como:
  • "Material no digerible o de digestión lenta que es palpado durante una examinación del tracto gastrointestinal y que causa signos clínicos o es de 10 cm de longitud o de 2 cm de ancho."

    Los cuerpos gástricos extraños son el resultado de comer indiscriminadamente.

  • Otros posibles factores de riesgo son una mayor concentración de gastrina (gastrina es una hormona que controla la liberación de ácidos en el estómago); menor motilidad estomacal y vaciado gástrico lento (lo que significa que la comida permanece en el estómago más de lo normal) y la extirpación del bazo.

Síntomas de la Dilatación Gástrica Vólvulo

Muchos de los primeros signos de DGV en un perro pueden ser sutiles, como tener una apariencia ansiosa, concentrarse en el abdomen, estar de pie y estirarse, jadear y babear.

Si tu perro tiene una hinchazón simple sin que su estómago esté torcido, debería poder aliviar la presión al eructar. Pero si tiene DGV, no hay forma de que pueda expulsar el gas y el aire de su estómago, ya que tanto la entrada como la salida están comprimidos.

Los signos de que tu perro muy probablemente padece DGV son: un abdomen muy distendido lleno de aire; eructos poco productivos, dar arcadas o vomitar; dolor abdominal obvio que inhibe sus movimientos; ansiedad; y un deterioro rápido de su condición, acompañado por respiraciones superficiales y rápidas, y encías pálidas.

La DGV puede volverse rápidamente un grave problema sistémico, debido a que la hinchazón en el estómago del perro hace presión en los vasos sanguíneos, lo que inhibe su capacidad de transportar la sangre adecuadamente. La presión sobre su diafragma hace que sea difícil respirar y cuando el estómago rota sobre sí mismo, la circulación se limita aún más.

Las toxinas comienzan a ser liberadas en el torrente sanguíneo y se compromete el flujo de sangre que regresa al corazón. Esto puede ocasionar que tu perro entre en estado de shock en entre 20 minutos y una hora después de que se desarrolló el vólvulo.

Es posible que no seas capaz de saber si tu mascota tan sólo está hinchada o tiene hinchazón con vólvulo, así que, ya que la DGV es una emergencia mortal, deberías llevarla inmediatamente al consultorio del veterinario o a un hospital animal de emergencias.

Si es posible, adminístrale Belladona homeopática, Nux Vomica o Carbo Veg (dependiendo de los síntomas específicos de tu perro) de camino al veterinario, para ayudar a reducir la rápida progresión de la emergencia.

Sin los cuidados veterinarios urgentes, el estómago se romperá finalmente y causará peritonitis, una infección abdominal fatal. El factor más importante para salvar a los pacientes de DGV es el tiempo que transcurre entre la presentación de los síntomas y la cirugía. Es por esto que no puedo insistir lo suficiente en la importancia de llevar a tu perro inmediatamente al veterinario si sospechas que está hinchado o tiene DGV.

Diagnóstico, Tratamiento y Cuidados Postoperatorios

Los veterinarios diagnostican DGV con rayos-x. Los pacientes primero son estabilizados con líquidos intravenosos y oxígeno, y se intenta sacar el gas y el líquido acumulado del estómago.

Una vez que tu perro está estabilizado, será sometido a la anestesia y a una cirugía para destorcer el estómago y sujetarlo a la pared abdominal, con un procedimiento llamado gastropexia. Esto evitará la recurrencia de la DGV.

Durante la cirugía, se debe revisar si el estómago del perro tiene áreas dañadas que deban ser eliminadas, a causa de la mala circulación. A veces, el bazo también se ha torcido y debe destorcerse. Ocasionalmente, el bazo tendrá que ser extirpado, en caso de que esté dañado significativamente.

Generalmente se recetan antibióticos para tratar las bacterias que se filtran al torrente sanguíneo desde el intestino dañado. También puede haber perturbaciones en el pH de la sangre y en los electrolitos, que deben corregirse. Si hay irregularidades en el ritmo cardiaco deben controlarse cuidadosamente y también podría ser necesario monitorear los riñones.

Tu perro no podrá hacer ejercicio durante una semana o dos después de la cirugía y debe ser alimentado con una dieta blanda en pequeñas porciones además de tomar pequeñas cantidades de agua frecuentemente. La acupuntura podría ser benéfica para controlar el dolor y apoyar el retorno de las contracciones normales del estómago y del intestino.

La terapia con láser también podría ser útil para aumentar la velocidad de la sanación y reducir el dolor alrededor del lugar donde se hizo la incisión.

Yo también recomendaría un suplemento probiótico de alta calidad para volver a llenar el tracto digestivo con bacterias benéficas, suplementos nutricionales, y hierbas adecuadas para asistir a los demás órganos, como los riñones.

Pasos Que Puedes Tomar Para Prevenir DGV en un Perro con Alto Riesgo

  • Dale una alimentación adecuada para su especie sin granos ni otros carbohidratos fermentables y si tu perro "engulle" su comida, dale dos o tres comidas más pequeñas al día, en vez de una grande.
  • Disminuye la velocidad a la que come al ofrecerle sus comidas en un tazón para la alimentación lenta Brake-Fast.
  • Asegúrate de que los alimentos que le das no tengan conservadores, ingredientes transgénicos o ácido cítrico, y añádeles probióticos y enzimas digestivas para asistir en la digestión y asimilación de los alimentos.
  • No ejercites a tu perro durante la hora siguiente de haber comido y también retén las grandes cantidades de agua durante ese periodo.
  • Si tu perro come demasiado rápido, intenta separar su comida en un papel para hornear o en un tazón diseñado para disminuir la velocidad en la que come.
  • Ten mucho cuidado de no permitirle a tu perro tener huesos recreativos, productos de limpieza dental para masticar, juguetes u otros objetos extraños que sean difíciles o imposibles de digerir.
  • Minimiza el estrés de tu mascota. Asegúrate de que haga suficiente ejercicio (aunque no después de comer, como dije anteriormente). La mayoría de los perros de raza grande necesitan mucha actividad física diaria para mantener el tono muscular y su rango de movimiento, disminuir los niveles de cortisol y aliviar el aburrimiento. También deberías suministrarle la menor cantidad de vacunas para reducir su estrés inmunológico y limitar la cantidad de sustancias químicas a las que está expuesta de forma oral, tópica o en el ambiente.
  • Algunos veterinarios recomiendan la gastropexia en los perros con un riesgo alto, como medio de prevenir la DGV. El procedimiento generalmente se realiza al mismo tiempo que se castra o esteriliza a la mascota. Mi primera recomendación sería intentar prevenir la DGV con la alimentación correcta y otros hábitos. Sin embargo, si la raza de tu perro es propensa a este trastorno y consume principalmente comida seca, la gastropexia podría ser tu mejor opción.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Journal of the American Veterinary Medical Association, June 15, 2012, Vol. 240, No. 12, Pages 1456-1462
  • 2 Journal of the American Veterinary Medical Association, November 1, 2012, Vol. 241, No. 9, Pages 1190-1193