Ocultar
Pérdida del Apetito en Gatos

Historia en Breve -

  • Una señal de enfermedad en los gatos es negarse a comer, lo que puede suceder de manera abrupta, gradual o intermitente
  • Hay muchas cosas que pueden afectar el apetito de tu gatito, como un cambio en su ambiente o rutina
  • Un gato que no quiere comer debe ser visto por un veterinario, y mientras tanto, su dueño debería intentar mantenerlo nutrido a través de una variedad de incentivos
  • Los gatos, a diferencia de los perros y las personas, no pueden pasar mucho tiempo sin comer. Los órganos malnutridos de un gatito, especialmente el hígado, comenzarán a deteriorarse en cuestión de días
 

No Ignores Este Indicador de Enfermedad Felina

Noviembre 12, 2015 | 9,577 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Una de las primeras señales de enfermedad en los gatos es la falta de interés en los alimentos. A veces, un gatito dejará de comer abruptamente; otras, el rechazo a la comida será gradual o intermitente. El problema es que mientras menos coma el gato, se sentirá peor y su apetito decaerá aún más.

Este es un espiral descendente en el que no te gustaría ver envuelto a tu gatito, así que deberás hacer todo lo posible por animarlo a comer.

¿Ha Cambiado Algo en el Ambiente o en la Rutina Diaria de Tu Gato?

Lo primero que hay que considerar con un gato que no come es si ha habido algún cambio en su ambiente o rutina. Para los gatos, los cambios son equivalentes al estrés y un gatito estresado a menudo perderá el apetito.

Algunas situaciones estresantes para un gato son:

Un nuevo miembro en la casa, ya sea de dos piernas o de cuatro patas Fiestas o muchas visitas
La ausencia repentina de un miembro de la familia Gatos del vecindario que son visibles para tu gato o que pueda escucharlos u olerlos
Mudarse a un nuevo hogar El estrés de envejecer
Un cambio en tu rutina diaria que haga que estés en casa a diferentes horas o menos frecuentemente de a lo que tu gato está acostumbrado  

A veces, algo tan simple como cambiar de lugar el tazón de comida o la caja de arena de tu gato puede generarle estrés.

Si sospechas que un cambio está detrás de la pérdida de apetito de tu gato, si es posible, regresa las cosas “a la forma normal anterior” y ve si mejora la situación. De forma alternativa, mantén el “nuevo orden” lo más consistente que sea posible y dale algunos días para adaptarse.

¿Tiene Tu Gato un Trastorno o Enfermedad Sin Diagnosticar?

Si no parece que el problema sea algún cambio en el ambiente de tu gato, te sugiero bastante que hagas una cita con el veterinario lo más pronto posible. Hay muchas razones relacionadas a la salud que pueden ocasionar que los gatos pierdan el interés en la comida. Si hay un proceso de enfermedad subyacente a su falta de apetito, mientras más rápido lo descubras y comiences a tratarlo, mejor.

Mientras tanto, deberías intentar otras cosas para animar a tu gato a comer para mantenerlo nutrido y prevenir la lipidosis hepática felina (enfermedad del hígado graso), la cual puede transformarlo rápidamente en un gato anoréxico.

Tras un corto periodo sin alimentos o una cantidad adecuada de calorías diarias –algunos días como máximo – el cuerpo del gato comenzará a enviar células de grasa al hígado para convertirlas en energía. Ahí es donde comienza el problema, ya que el cuerpo de los gatos no metaboliza eficientemente la grasa.

Consejos y Trucos Para Persuadir a Tu Gato a Que Coma

Ayudar a mantenerse nutrido a un gato que se niega a comer es un ejercicio de creatividad, presión suave y paciencia. Hay varias cosas que puedes hacer para tentar las papilas gustativas de tu gatito, por ejemplo:

Calienta su alimento regular para resaltar su aroma (los gatos responden al olor de los alimentos, en vez de al sabor) Atráelo con “comida para personas” adecuada para su especie que haya disfrutado en el pasado, como un pollo horneado o salmón calientito.
Ofrécele comida enlatada con un fuerte aroma o una sardina (enlatada en agua). Ofrécele alimentos nuevos en un plato de papel (en caso de que relacione un mal recuerdo con su tazón de comida) Si es adicto a la comida seca y se rehúsa a consumir otros alimentos, intenta añadir agua tibia a las croquetas o añádeles un incentivo aromático, como jugo de atún o caldo de pollo
Compra una pequeña selección de diferentes sabores y texturas de comida enlatada para gato o carne cocinada en casa o caldo de huesos y ve si alguno de estos le interesa Algunos gatos mayores parecen tener lagunas, durante las cuales se alejan de su comida después de haber tomado algunos bocados y luego de un momento regresan y comen un poco más.

Si esto te recuerda a tu gato, siempre y cuando regrese a su tazón y consuma la mayoría o toda su comida, simplemente deja su comida disponible durante una cantidad de tiempo razonable (no tanto como para que se eche a perder) y permítele que coma a su ritmo.

Trata de hacer que la hora de la comida de tu gato sea una experiencia agradable. Asegúrate de que está en un ambiente tranquilo y silencioso que sea óptimamente cómodo.

Si está renuente a comer de su tazón, intenta ofrecerle comida en un plato de papel limpio o dale de comer pequeñas cantidades con la mano. También puedes intentar introducir pequeñas cantidades de alimentos diluidos en su boca con una jeringa, pero únicamente si está dispuesto. Es muy estresante para los gatos ser alimentados a la fuerza y los humanos que lo intentan a menudo terminan con mordidas o rasguños.

Asegúrate de acariciar y elogiar a tu gatito durante el proceso y sin importar lo preocupado o frustrado que estés, trata de no transmitir tu angustia a tu gato.

Si Tus Mejores Esfuerzos Fallan…

Si a pesar de tus mejores esfuerzos no logras que tu gato consuma suficientes calorías, alerta a tu veterinario, quien podría recetarle un estimulante del apetito, un remedio homeopático o una inyección de vitamina B12.

Si tu gato está perdiendo peso por no comer, lo más probable es que esté enfermo y tu veterinario necesitará determinar lo que está causando la falta de apetito. Si tu gato pierde una cantidad significativa de peso, el veterinario podría recomendar una sonda nasogástrica. No es algo agradable de ver, pero es fundamental que tu gatito se mantenga nutrido hasta que vuelva a comer por sí solo. A menudo, una sonda es mucho menos estresante para el gato y su dueño, y es altamente eficiente para mantener alimentado e hidratado al gatito (y medicado, si fuera necesario).

Es importante entender que a diferencia de los perros y los humanos, los gatos no pueden pasar mucho tiempo sin comida. Las consecuencias de una mala nutrición en tu gato comenzarán a afectar negativamente sus órganos en cuestión de días.