¿Cuánta Agua Debería Tomar Tu Perro?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 11, 2015 | 3,088 vistas

Historia en Breve

  • Algunos dueños de perros se sorprenden al saber que es posible que sus mascotas tomen mucha o muy poca agua diariamente. Es importante monitorear el consumo de agua de tu perro para estar seguro de que está obteniendo suficiente, pero no demasiada. Esto también es importante porque un cambio en el consumo normal de agua de un perro puede ser la señal de un problema de salud subyacente.
  • La cantidad de agua que necesita tu perro cada día, depende de varios factores, incluyendo su tamaño, alimentación, edad, nivel de actividad y la temporada del año. Como regla general, los perros sanos necesitan entre ½ a 1 onza de agua por libra de peso corporal cada día.
  • Para determinar si tu perro puede estar deshidratado o necesita más agua, levanta algo de piel de la parte de atrás de su cuello y suéltala. Si tu perro está bien hidratado, la piel volverá inmediatamente a su lugar. Otra prueba es verificar las encías de tu perro. Las encías húmedas y resbaladizas indican un buen nivel de hidratación; encías secas y pegajosas, indican que el cuerpo de tu perro necesita más agua.
  • Si tu perro no obtiene suficiente agua por día, hay maneras de animarlo a beber más, y más importante, su alimentación necesita tener alto contenido de humedad.
  • Si tu perro tiende a beber demasiado, lo cual es un problema menos común, es importante supervisar sus actividades en torno al agua para asegurar que no manifieste intoxicación por agua.

Por la Dra. Becker

¿Alguna vez te preguntaste cuánta agua necesita tu perro cada día? ¿Asumes que tu mascota beberá precisamente la cantidad que necesita, porque le diste acceso libre a agua limpia y fresca?

Si es así, debes estar sorprendido de saber qué mientras algunos perros instintivamente toman justamente la cantidad correcta de agua que ellos necesitan, algunos perros no beben suficiente agua, y otros beben demasiado. Así que es posible que tu propio acompañante canino esté deshidratado o sobre-hidratado.

El mantenerte al tanto sobre el consumo de agua de tu mascota es importante porque beber muy poco puede conducir a la deshidratación, problemas del tracto urinario como piedras en el riñón, y falla de un órgano. Y beber demasiada agua puede en realidad ser tóxico.

También, la cantidad de agua que tu perro bebe puede ser un indicador de una enfermedad subyacente. Los perros con pancreatitis, parvovirus o leptospirosis tienden a no tomar suficiente agua, pero una infección de vejiga, otros tipos de infección, o un problema metabólico tal como la enfermedad de Cushing, y la diabetes, pueden causar sed y consumo excesivo de agua. Así que si tu mascota está bebiendo menos o más agua que lo normal, debes levarla con su veterinario para descartar una condición subyacente.

Reglas Generales Para el Consumo de Agua y Como Saber Si Tu Perro Está Hidratado

La cantidad de agua que tu perro necesita cada día depende de su tamaño, alimentación, edad, nivel de actividad, y condiciones climáticas.

  • Una buena regla general es que un perro sano debe beber entre ½ y 1 onza de agua por cada libra de peso corporal al día. Así que un Labrador Retriever de 65 libras debe estar bebiendo entre 33 y 65 onzas, o alrededor de ¼ a ½ galón de agua diariamente.
  • Si tu perro lleva una alimentación apropiada para su especie y rica en humedad, está cubriendo algunos de sus requerimientos de agua con cada comida, por lo tanto es posible que no esté bebiendo tanto del tazón con agua. Pero si está comiendo principalmente alimento seco (el cual no recomiendo), es posible que realmente necesite más que un consumo promedio diario, para compensar la falta de humedad en su alimentación.
  • Los cachorros necesitan tomar pequeñas cantidades de agua cada par de horas y deben ser monitoreados muy de cerca y estimulados para que la beban.
  • Después de un período de ejercicio o juego intenso, ten cuidado cuando tu perro se rehidrate. Si bebe inmediatamente con entusiasmo el agua en su tazón, déjalo descansar un poco antes de rellenar su tazón. Si tu perro es muy activo, es una buena idea tener agua contigo cuando hace ejercicio, así puedes proveerle recesos frecuentes con un poco de agua, para mantenerlo hidratado.
  • Durante los meses más cálidos del año, especialmente durante el verano, es importante monitorear el consumo de agua de tu perro para estar seguro de que esté adecuadamente hidratado.

Para determinar si tu perro podría necesitar más agua, levanta algo de piel de la parte trasera de su cuello y suéltala. Si tu perro está bien hidratado, la piel volverá inmediatamente a su lugar. La piel de un perro deshidratado regresara más despacio y formará un tipo de carpa. Otro método es verificar las encías de tu perro. Las encías húmedas y resbaladizas indican un buen nivel de hidratación; encías secas y pegajosas, significa que el cuerpo de tu perro necesita más agua.

El término médico para el deseo de beber demasiada agua se denomina polidipsia psicógena. Los síntomas de la sobre-hidratación (intoxicación por agua) incluyen tambaleo/perdida de coordinación, letargo, náuseas, hinchazón, vomito, pupilas dilatadas, ojos vidriosos, color de encías claro y salivación excesiva. En casos severos, también puede haber dificultad para respirar, colapso, pérdida de conciencia, convulsiones, coma, y muerte.

Ayuda Para los Bebedores Ligeros o Bebedores Excesivos

Si tu perro tiende a dejarse llevar por cosas húmedas, asegúrate de estar ahí para supervisar sus actividades. La condición fisiológica que ocurre cuando tu perro se excede al consumir agua es hiponatremia (o niveles inadecuados de sodio en el torrente sanguíneo). Es más comúnmente vista en perros que prefieren permanecer todo el día en lagos, estanques o albercas; las mascotas que sorben o prueban continuamente el agua cuando están jugando en ella; y los perros que tragan agua involuntariamente mientras se sumergen por una pelota u otro juguete.

Si juegan a recuperar su pelota u otro juguete del agua, insiste en recesos frecuentes para descansar y sé especialmente cauteloso en los días cuando el agua este muy agitada. También, observa como tu perro interactúa con el agua. Si abre mucho la boca - incluso si está sosteniendo una pelota o rama- entiende que es probable que ingiera una justa cantidad de agua. Lo mismo puede pasar con perros que se zambullen hasta el fondo de una alberca para recuperar objetos.

Familiarízate con los síntomas de intoxicación por agua y monitorea la apariencia de tu perro y su comportamiento cuando está jugando en el agua. Y si tu perro disfruta ser salpicado con agua, con la manguera o rociador, también debes monitorear esa actividad. El agua de una manguera o rociador sale a presión, y te sorprenderá la cantidad de agua que puede ingerir tu perro en un período de tiempo corto.

Si tu perro no bebe suficiente agua, asegúrate de halagarlo y darle un premio cuando sea que tome de su tazón de agua, y coloca agua fresca cerca de todos los lugares que frecuente, como su cama o el tazón de comida.

Agrega deliciosos saborizantes como caldo de hueso o pollo al agua de tu perro, para hacerla más tentadora, y considera obtener una fuente de agua para mascota, como un incentivo adicional.

Y finalmente, pero lo más importante, si lo estas alimentando con comida seca para perro, cambia a enlatados, y después a unos alimentos crudos balanceados para aumentar considerablemente la cantidad de agua que tu mascota obtiene de cada comida.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias