¡Esto Significa Guerra!

Con jalones, gruñidos y la ayuda de un juguete chillón, el gato finalmente comprende que Pixel no se dará por vencido.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo