Culpable Fui, Culpable Soy…

Cuando llega el momento de la verdad, un perro parece bastante relajado; él sabe que no es culpable. Pero el otro lleva la evidencia sobre su cabeza…

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo