No Fui Yo, ¡ÉL Empezó Primero!

Todo comenzó como un inocente juego de las traes, hasta que un par de pollos llegan para reestablecer la paz.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo