Felices Otra Vez

Después de estar ausente por casi dos años, Nathan es recibido por los aullidos, brincos, y besos extáticos de su perro. Y lo único que puede hacer es tirarse al piso con una gran sonrisa y ceder ante el amor de su perro.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo