Un Hombre y Su Perro

Nadie vive para siempre, pero el amor si puede ser eterno. Ser un donante de órganos es una buena decisión que permite que alguien más pueda seguir viviendo, y que el amor siga viviendo intensamente dentro de todos.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo