Ocultar
Tos en Gatos

Historia en Breve -

  • Hay varios problemas felinos que tienen la tos como síntoma. La causa más común de tos persistente en los gatos es la enfermedad broncopulmonar crónica, que es un grupo de problemas entre los cuales encontramos el asma felina
  • Debido a que hay tantas causas subyacentes de la tos crónica, es muy importante diagnosticar con exactitud la tos de tu gato
  • El tratamiento involucra identificar y resolver la causa subyacente de la tos, así como aliviar la tos misma
 

Si Tu Gato Hace Esto Por Más de 3 Semanas, Por Favor, No lo Ignores

Mayo 17, 2016 | 2,291 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Si tu gato tiene tos persistente (crónica), casi siempre es una señal de un problema subyacente. Toser es un reflejo protector diseñado para eliminar los irritantes en la garganta, laringe, tráquea o vías respiratorias.

La tos también es la forma en la que el cuerpo evita que el gatito aspire (inhale) líquidos o materia extraña hacia los pulmones, sin embargo, también interfiere con su capacidad de respirar de forma normal.

Toser es uno de los reflejos más poderosos en el cuerpo y representa un papel crucial en la protección contra la invasión, obstrucción o anormalidad de las vías respiratorias de tu gato.

El término médico para la tos es tussis.

Las Causas Subyacentes de la Tos en los Gatos

La tos persistente puede ser una señal de muchas enfermedades y problemas subyacentes, como:1

Inflamación sinusal (sinusitis)

Agrandamiento del corazón

Inflamación de la garganta o las amígdalas

Colapso de las vías respiratorias

Obstrucción de las vías respiratorias altas

Irritación, inflamación u obstrucción bronquial (bronquitis)

Un paladar blando alargado

Infección bacteriana, fúngica o viral

Pólipo(s) en la garganta

Irritantes ambientales, alergias

Enfermedad de la laringe (órgano para la fonación)

Bronquiectasia

Problemas respiratorios

Un cuerpo extraño bronquial

Colapso u obstrucción traqueal

Líquido en los pulmones

Masa mediastinal

Enfermedad del parásito del corazón

Enfermedad o dilatación del esófago

Neumonía por aspiración o infecciosa

Enfermedad de los nódulos linfáticos

Granuloma pulmonar

Infección parasitaria, gusanos pulmonares

Enfermedad autoinmune de los pulmones

Inflamación o infección de la tráquea

Tumor en los pulmones, tráquea o vías respiratorias

Asma

Coágulos de sangre en el pulmón

En los gatos, la causa más común de la tos persistente es la enfermedad broncopulmonar crónica, que es un grupo de problemas entre los cuales encontramos el asma felina, bronquitis crónica, bronco-neumonía crónica, enfermedad obstructiva pulmonar crónica (EPOC) y enfisema.

Qué Observar y los Gatos con Mayor Riesgo

El síntoma principal en los gatos es una tos que puede desarrollarse de pronto o gradualmente y que dura más de dos a tres semanas. Si tu gatito tiene tos ocasional e infrecuente, generalmente no hay nada por qué preocuparse. Aunque la tos crónica debería ser evaluada por el veterinario.

Otras señales que hay que observar son la respiración sibilante, falta de aliento, dificultad respiratoria y las arcadas al terminar el episodio de tos que despeja la mucosidad de la garganta.

La edad más común en la que se desarrolla la tos crónica en los gatos va de los dos a los ocho años. Las razas orientales, como el Siamés y Burmés, parecen tener predisposición.

A menudo, los gatos con tos crónica también tienen un historial de síntomas similares a la gripe, tos alérgica estacional y detonantes como el humo, los cambios de temperatura, aerosoles, arena polvorienta y dormir en la cama de su dueño.

El Diagnóstico de la Tos Crónica

Ya que hay muchas enfermedades diferentes que presentan la tos como síntoma, es importante que te asegures de que se diagnostica de forma exacta la causa subyacente de la tos persistente de tu gatito.

El primer paso para investigar la tos de un gato es determinar si realmente está tosiendo. Los estornudos, el atragantamiento, las arcadas y el vómito pueden verse y oírse de forma similar a la tos.

Tu veterinario también tomará el historial de la salud de tu gato y sus síntomas actuales, como cuánto duran los episodios de tos, qué tan frecuentes son, el patrón en el que ocurren y otras características. También podría determinar si la tos es productiva o no productiva.

Tu veterinario realizará una examinación física en tu gato, tomará rayos X del pecho, un conteo sanguíneo completo (CSC), perfil bioquímico y otros análisis de sangre, según se indique. Los resultados de los análisis de sangre pueden señalar la presencia de infección, alergias, cantidad elevada de enzimas del hígado y otras anormalidades.

Tal vez realice un análisis del gusano del corazón, en conjunto con un análisis urinario y evaluación fecal, en busca de parásitos respiratorios.

Para obtener una visión más cercana y detallada del tracto respiratorio de tu gato, tu veterinario podría utilizar un laringoscopio, traqueoscopio o broncoscopio para ver la parte superior del tracto respiratorio.

También es posible que el veterinario tome muestras del fluido pulmonar del tracto respiratorio de tu gato.

Opciones de Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son identificar y resolver la causa subyacente de la tos de tu gato, además de controlar la tos misma.

El tratamiento podría requerir hospitalización en los casos de enfermedad significativa. Se administrará oxígeno a los gatitos que tengan problemas para respirar. Tal vez se requieran antimicrobianos para resolver la infección y es posible que se suministren o que no se suministren antitusivos. Generalmente, inhibir la tos no soluciona el problema y podría ocultarlo, lo que permitiría que empeorara.

Los gatos con tos no deberían ser expuestos a ningún tipo de irritante de las vías respiratorias. Asegúrate de cambiar los filtros del horno tan frecuentemente como sea necesario y, si es posible, también invierte en un purificador de aire.

Si eres fumador, te recomiendo que no fumes dentro de tu hogar y lávate las manos antes de acariciar a tu gato.

También recomiendo brindarle únicamente camas orgánicas para gato y superficies para dormir que no tengan PBDE (retardantes de flama).

Deberías facilitarle a tu gato un ambiente sin estrés para vivir y si tiene sobrepeso, deberías llevarlo a su peso saludable de forma segura y gradual a través de la alimentación.

Bajo NINGUNA circunstancia deberías administrarle medicamentos humanos a tu gato. Incluso las cantidades muy pequeñas de medicamentos de venta libre, como el Robitussin, aspirina, acetaminofeno e ibuprofeno pueden ser extremadamente tóxicos para los gatitos.

También es importante seguir cuidadosamente las indicaciones sobre la dosis que te dé el veterinario, en caso de que le recete un medicamento a tu gato. Los gatitos son excepcionalmente sensibles a muchos medicamentos y remedios naturales, así que es importante estar alerta e informado al administrarle cualquier tipo de medicamento o suplemento a tu gato.

Consejos Adicionales Para Aliviar la Tos de Tu Gato

  • No fumes. Deja de fumar cerca de tu mascota y no permitas que otras personas lo hagan. El humo de segunda mano es el mayor detonante en los gatos sensibles.
  • Deja de usar la chimenea. El humo de cualquier tipo es un detonante para la tos de los gatos sensibles.
  • Reduce o elimina todos los aerosoles domésticos. Esto es, suministros para el arreglo personal, aerosol para el cabello y desodorantes – cualquier cosa en aerosol. Asegúrate de que tu gatito no está en la misma habitación cuando cualquier persona utilice cualquier tipo de producto en aerosol.
  • Deshazte de cualquier aromatizante enchufable, velas, incienso, mezcla de flores aromáticas para calentar – cualquier cosa que despida un aroma. Cualquier cosa que emita un olor fuerte puede ser un detonante para los gatos sensibles, así como para las personas.
  • Cambia los limpiadores domésticos con sustancias químicas por limpiadores ecológicos.
  • Cambia gradualmente a una variedad de arena para gato sin aroma y poco polvo. Mezcla la nueva arena con la que tu gato usa y gradualmente deja de usar la vieja. Además, no uses cloro para desinfectar la caja. Usa jabón para trastes o vinagre y enjuágala con agua tibia. Eso es todo lo que necesitas.
  • Si tienes problemas con las plagas, utiliza un repelente completamente natural y seguro para el control de las pulgas y las garrapatas.
  • Asegúrate de que la rutina diaria de tu gato sea muy constante. A los gatitos no les va bien cuando hay cambios en su medio ambiente y cualquier tipo de estrés puede ser un detonante potencial.
  • Bríndale una alimentación balanceada y adecuada para su especie. Una alimentación adecuada para su especie significa una alimentación antiinflamatoria para gatos. Es importante reducir la inflamación en todo el cuerpo de tu mascota y los alimentos pro-inflamatorios, como los carbohidratos, empeoran el problema.

    Evita alimentarlo con cualquier tipo de alimento que contenga maíz, trigo, arroz o mijo. Evita los granos completamente. Desafortunadamente, los alimentos “sin granos” que son altos en almidones (papa, tapioca o leguminosas) también pueden generar una cantidad considerable de inflamación en las vías respiratorias de tu gato.
  • Considera cambiar la alimentación de tu gato por una dieta de alimentos crudos y una fuente nueva o diferente de proteína. Si la tos crónica de tu gato es la manifestación respiratoria de una respuesta alérgica sistémica, se puede lograr una gran diferencia con solo alejarse de las aves o mariscos, por ejemplo, a los que tu gato podría ser adicto.
  • Trabaja en conjunto con un veterinario integrativo que no insista en suministrar vacunas innecesarias que podrían generar inflamación sistémica y confundir el sistema inmunológico.
Hay una variedad de remedios homeopáticos y terapias sin medicamentos que son excelentes para tratar la tos, dependiendo de los síntomas que exhiba tu gato.