¡Achís, Achís, Achús!

Lindos, tiernos, sorprendentemente vigorosos, o ridículamente dramáticos, tanto los perros como los gatos a veces experimentan grandes y graciosos estornudos… ¡No te lo pierdas!

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo