Cómo Reconocer los Estornudos Inversos en Tu Mascota

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Junio 20, 2016 | 3,343 vistas

Historia en Breve

  • El estornudo inverso es un evento respiratorio bastante común en los perros, pero rara vez es observado en los gatos. Las razas pequeñas y braquiocefálicas son las más propensas a presentar esta condición de salud en comparación con otras razas de perros
  • En un estornudo normal, el aire es empujado hacia fuera a través de la nariz. En cambio, en un estornudo inverso, el aire es empujado rápida y ruidosamente hacia el interior de la nariz. El sonido de los estornudos inversos es repentino y sorprendente, y muchos dueños se cuestionan si su mascota se ahoga o tiene un ataque de asma
  • El estornudo inverso es ocasionado por un espasmo en la garganta y el paladar blando lo cual es desencadenado por un agente irritante. Los agentes desencadenantes comunes incluyen la emoción, la intolerancia a hacer ejercicio, un collar que este demasiado apretado, el polen, los perfumes, los productos de limpieza... e inclusive un repentino cambio de temperatura
  • Usualmente no es necesario intervenir en un episodio de estornudo inverso, pero si puedes mantener un seguimiento de cuándo lo realiza tu mascota y que hace justo cuando sucede este episodio, a menudo puedes averiguar los factores desencadenantes y trabajar para evitarlos
  • Si el estornudo inverso de tu mascota se convierte en un problema crónico o los episodios son cada vez más frecuentes o de mayor duración, sería una buena idea hacer una cita con tu veterinario para descartar otros posibles problemas de salud

Por la Dra. Becker

Los estornudos inversos - también conocidos como reflejos mecanosensibles de aspiración, respiración inspiratoria paroxismal, y reflejo faríngeo nauseoso - son en realidad eventos respiratorios bastante comunes en los perros.

Ocurren con mayor frecuencia en perros de raza pequeña, quizás porque tienen gargantas y tráqueas más pequeñas.

Las razas braquiocefálicas, como los Pugs y Bulldogs, con paladar blando alargado, ocasionalmente succionan el paladar en la garganta, lo cual puede causar un episodio de estornudo inverso.

Curiosamente, el fenómeno es muy poco frecuente en los gatos.

Cómo Reconocer un Episodio de Estornudo Inverso

En un estornudo normal, el aire es empujado hacia fuera a través de la nariz. En un estornudo inverso, el aire es empujado rápida y ruidosamente hacia el interior de la nariz.

Para algunos perros, esto es un evento más o menos normal. Del mismo modo que el estornudo es una parte de la vida, los estornudos inversos también forman parte de la vida de muchos perros.

El sonido que acompaña a estos episodios es una especie de sonido repentino, sorprendente que hace que muchos dueños de perros piensen que su mascota se ahoga o tiene un ataque de asma.

Un perro que estornuda de forma inversa usualmente se detiene con los codos separados, su cabeza o espalda extendida, los ojos saltones mientras realiza este ruidoso resoplido.

La extraña postura en la parte superior del extraño resoplido es la razón por la que muchos perros terminan siendo llevados apresuradamente con el veterinario, o a una clínica de emergencia, por sus dueños en pánico.

Los episodios de estornudo inverso pueden durar desde unos pocos segundos a un minuto o dos. En cuanto terminan, el perro respira con toda normalidad una vez más y se comporta como si nada hubiera pasado.

He aquí un ejemplo de como parece un estornudo inverso:

Causas de un Estornudo Inverso y Cómo Puedes Ayudar a Tu Mascota

Los estornudos inversos son ocasionados por un espasmo de la garganta y el paladar blando. El espasmo es provocado por una irritación de la garganta, faringe, o el área de la laringe.

Los agentes desencadenantes más comunes son la emoción, la intolerancia a hacer ejercicio, un collar que está demasiado apretado, tirar de la correa, un irritante ambiental como el polen, los perfumes, o un producto químico o limpiador del hogar, aromatizantes, o inclusive un repentino cambio de temperatura.

Rara vez, la enfermedad es causada por una infección respiratoria o un goteo post nasal crónico.

En el invierno, mi terrier Boston estornuda inversamente cada vez que sale. Abro la puerta y él automáticamente estornuda de forma inversa. Esto ya no lo pone nervioso, y también he estado a la expectativa de esta reacción cuando sale al aire libre en climas fríos.

Los estornudos inversos rara vez requieren ser atendidos. Tan pronto como se detiene el estornudo, la situación se resuelve.

Pero ya que los episodios de estornudos inversos pueden hacer que tu perro se sienta ansioso, es importante que mantengas la calma. El mayor problema que veo en mi práctica es una respuesta de pánico condicionada a una mascota, que es provocada por un dueño que se asusta cada vez que el perro tiene estos episodios.

Si sientes la necesidad de hacer algo por tu perro, puedes intentar masajear su garganta para detener el espasmo. También puedes tratar de cubrir sus orificios nasales muy brevemente. Esto provocará que trague saliva, lo cual por lo general le ayudara a eliminar la irritación y detiene los estornudos.

Si el episodio no termina de forma rápida y confías en la respuesta de tu perro, puedes intentar meter la mano en su boca y presionar su lengua. Esto provocará que abra más la boca y ayude a mover el aire a través de la nariz de manera efectiva.

Pero, sinceramente, este tipo de intervención por lo general no es necesaria y, a veces puede sumarse al nivel de estrés de todos. Yo recomiendo a los dueños poner atención cuando se produzcan estos estornudos inversos, donde se encuentra el perro y lo que hace justo antes o cuando empieza el episodio.

Una de mis perras solo estornuda inversamente cuando se despierta de repente en la noche. Por lo que tomamos medidas adicionales para no molestarla cuando duerme.

Ella se levanta y estornuda inversamente con cualquier tipo de movimiento o ruido, sobre todo si es repentino o fuerte. Esto la asusta, por lo que mantenemos la calma, le decimos que todo está bien, y en unos pocos segundos termina el episodio.

Si puedes averiguar qué es lo que desencadena estos episodios en tu mascota, puedes trabajar para minimizar o resolver el problema.

Cuando Acudir al Veterinario

Si el estornudo inverso de tu mascota se convierte en un problema crónico o los episodios son cada vez más frecuentes o de mayor duración, te recomiendo hacer una cita con tu veterinario para descartar problemas como un posible cuerpo extraño en las vías respiratorias, cáncer nasal, pólipos o tumores, ácaros nasales, una tráquea colapsada, tos de perrera, o una infección respiratoria.

Si eres capaz de grabar en video el episodio del estornudo inverso para mostrárselo a tu veterinario, a veces esto puede ayudarle a discernir lo que realmente sucede --si se trata de estornudos inversos o tal vez algo más.

Si tu mascota experimenta episodios de estornudos inversos, secreción nasal sanguinolenta o amarilla, o cualquier otro problema respiratorio que le acompañe, es el momento de hacer una cita con tu veterinario.

Y si tienes un gato con estornudo inverso crónico, ya que esta condición de salud es menos común en los gatos, es importante investigar la posibilidad de asma felina o una infección respiratoria superior.

Al igual que los perros estornudan intermitentemente a lo largo de sus vidas, la mayoría de los perros tienen al menos unos pocos episodios de estornudos inversos durante sus vidas. En la gran mayoría de los casos, los episodios son temporales e intermitentes, se resuelven solos, y dejan al perro sin efectos secundarios de que preocuparse.