A Tu Perro No Le Agrada Cuando Haces Esto

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Junio 25, 2016 | 4,281 vistas

Historia en Breve

  • Abrazar a un perro puede causar que se sienta encerrado y estresado
  • Casi el 82 % de las fotos de las personas que abrazan a sus perros mostró perros que expresaban al menos una señal de estrés, malestar o ansiedad
  • Por lo general no es una buena idea abrazar a un perro que no conoces, y debes tomarte el tiempo para observar la respuesta de tu propia mascota a tus abrazos, y detenerte si parece incómoda

Por la Dra. Becker

¿Deberías abrazar a tu perro? Depende de con quién lo consultes. El amante de perros promedio probablemente diría un rotundo "¡sí!" Pero, ¿Que diría tu perro? Esta es la pregunta más importante y una de las que muchas personas olvidan considerar antes de rodear con sus brazos a su peludo amigo.

Seguramente, algunos perros adoran los abrazos, pero otros no tanto. Incluso los perros que aman los abrazos aparentemente podrían solo tolerarlos, y prácticamente todos los perros podrían sentirse incómodos con los abrazos si están en una situación estresante o desconocida.

El investigador canino, el Dr. Stanley Coren, Profesor emérito de la Universidad de la Columbia Británica, recientemente provocó un gran revuelo en los medios sociales al sugerir que a la mayoría de los perros no les gusta ser abrazados.

Es posible que no quieras creerlo, pero él utiliza un argumento bastante convincente que lo respalda y plantea algunas preguntas que vale la pena analizar.

Los Perros Son Animales Cursoriales y los Abrazos Podrían Estresarlos

Es decir, que sus extremidades están adaptadas para correr, como para huir de amenazas potenciales. Cuando envuelves a tu perro en un fuerte abrazo, ¿Qué es lo que no puede hacer? Huir. Para muchos perros, esta es una situación estresante. Coren explicó:1

"...En momentos de estrés o amenaza la primera línea de defensa que utiliza un perro no son sus dientes, sino su capacidad de huir.

Los conductistas creen que privar a un perro de ese curso de acción al inmovilizarlo con un abrazo puede aumentar su nivel de estrés, y si la ansiedad del perro se vuelve significativamente intensa, puede morder".

Coren se sorprendió al descubrir que había muy poca bibliografía publicada para respaldar esta noción común entre los conductistas.

Por lo tanto, él la "Googleo" y observó 250 fotos al azar de personas que abrazaban a sus perros. Las fotos tenían que mostrar claramente la cara del perro y no podían involucrar otros factores que pudieran elevar los niveles de estrés del perro.

Enseguida, evaluó las fotos en busca de signos de estrés en los perros. Casi el 82 % de las fotos mostró a perros que expresaban al menos una señal de estrés, malestar o ansiedad.

Un poco menos del 11 % de las fotos mostró perros que parecían ambiguos o neutrales hacia los abrazos, mientras que un poco más del 7 % mostró perros que parecían cómodos con los abrazos.

"Puedo resumir los datos simplemente al decir que los resultados indicaron que el Internet contiene muchas imágenes de personas felices que abrazan lo que parecen ser unos perros desdichados", dijo Coren.2

Señales de Que un Perro Esta Estresado

Una vez que conozcas las señales de estrés que debes buscar es relativamente fácil determinar si tu perro es uno que ama o detesta los abrazos. Si el perro realiza alguno de los siguientes comportamientos cuando lo abrazas, él podría estar ansioso, estresado o incómodo:

Enseña los dientes

Aleja la cabeza

Cierra los ojos, al menos parcialmente

Cierra los ojos en media luna u "ojo de ballena" (al mostrar la parte blanca de los ojos cerca del borde)

Baja o alisa hacia atrás sus orejas

Se lame los labios o la cara

Bosteza

Levanta una pata

Se sacude después del abrazo

Coren considera que las fotos en Internet probablemente muestran lo que los dueños de mascotas creen son unas felices fotos con sus mascotas, y observa que muchas personas tienen dificultades para leer las expresiones faciales de sus perros, especialmente cuando se trata de señales de estrés y ansiedad. Hizo hincapié en que los abrazos se sobrellevan mejor entre humanos que con los perros:3

"La recomendación clara que surge de esta investigación es reservar los abrazos hacia las personas que aman y miembros de dos patas de la familia. Está claro que desde el punto de vista del perro es mejor si le expresas tu cariño con una palmada, una palabra afectuosa, y tal vez un premio".

¿Pueden los Abrazos Relajar a Algunos Perros?

Por supuesto, hay dos lados en cada historia, y en algunos casos mucho más que eso. Muchas personas se entrometieron con sus opiniones en respuesta al estudio no científico de Coren, incluyendo al terapeuta en comportamiento de mascotas, Corey Cohen. Él le dijo a The New York Times, sencillamente, "Mis perros aman ser abrazados".4

De acuerdo con Cohen, cuando abraza a su perro, su respiración se ralentiza y su mirada se suaviza, los cuales son signos de liberación de tensión. Incluso, algunos perros parecen sonreír cuando los abrazo. La diferencia podría deberse a la confianza y la profundidad de su relación con el perro que es abrazado.

Yo considero que también está relacionado con la personalidad única de tu perro. Al igual que hay algunas personas que no disfrutan al ser abrazadas, creo que hay algunos perros que simplemente prefieren los mimos más que ser abrazados.

Por lo que probablemente tu perro se sienta cómodo al ser abrazado, o incluso muestre señales de que lo disfruta. Por otro lado, es posible que no. Te recomiendo que te tomes el tiempo para analizar su respuesta a tus abrazos y detenerte si parece incómodo. Por lo general, no es una buena idea abrazar a un perro que no conoces.

Por cierto, los abrazos no son lo único que puede estresar a los perros. De acuerdo con un estudio divulgado en la publicación Journal of Veterinary Behavior,5 acariciar a tu perro en ciertas zonas de su cuerpo, como en la cabeza o las patas, también puede ser desagradable para él.

¿Qué Tipo de Contacto Disfrutan los Perros?

Muchos perros disfrutan se mimados, y es posible que todos los perros tengan preferencias ligeramente diferentes. Sin embargo, en general, la mayoría de los perros disfrutan ser acariciados en el pecho o detrás de la oreja que tengas más cerca (esto significa que no tienes que pasar sobre su cabeza, lo que puede ser estresante para algunos perros).

Idealmente, los animales jóvenes pueden ser familiarizados de forma respetuosa y gentil a ser tocados en cualquier parte de su cuerpo sin presentar una respuesta de estrés.

Si los cachorros no experimentan caricias positivas en las patas y episodios conmovedores a muy temprana edad podrían tener temores acerca de que sus patas sean tocadas al ser adultos, especialmente si tocar las patas fue correlacionado con una experiencia de miedo o dolor, como un mal corte de uñas.

Si no expusiste a tu perro a estas experiencias desde pequeño o al ser adoptado como un perro adulto es claramente incómodo ser tocado en ciertas zonas, por lo que es importante respetar sus temores. Muchos perros pueden aprender a superar el temor de ser tocados a través de una serie de medidas de desensibilización gentil. Consulta con un entrenador de perros positivo o conductista acerca del mejor enfoque para abordar los temores específicos de tu perro.

Cuando esto es realizado con respeto y cuidado, tanto los dueños como sus mascotas pueden beneficiarse. Un estudio descubrió que la presión arterial de los dueños de perros disminuyó y sus niveles de la hormona del "amor", la oxitocina, y otras hormonas del bienestar aumentaron después de 30 minutos de dedicarse a hablar, sobar, rascar y acariciar a sus perros.6

Mejor aún, también en los perros aumentaron los niveles de las hormonas del bienestar, lo que sugiere que ellos disfrutaron igualmente de las interacciones con sus dueños. Es destacable que, ¡no fueron necesarios los abrazos!

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 2, 3 Psychology Today April 13, 2016
  • 4 The New York Times April 27, 2016
  • 5 Journal of Veterinary Behavior, May-June 2014, Vol 9, Iss 3, pp 93-97
  • 6 Veterinary Journal, May 2003, 165(3):296-301