Esto Podría Causar Que Tu Mascota Se Sofoque - Sin Previo Aviso

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 24, 2016 | 5,595 vistas

Historia en Breve

  • El asma es un trastorno en el cual un perro o un gato (más a menudo el gato) presenta episodios frecuentes de tos, sibilancia, y dificultad al respirar. El trastorno predomina más en mascotas con rostros planos (razas braquiocefálicas)
  • Los desencadenantes más comunes del asma en mascotas son la inhalación de sustancias como pastos, polen, aerosoles y humo
  • Los síntomas de asma en mascotas son: sibilancias, dificultad para respirar y tos seca. Los gatos pueden padecer asma grave sin presentar o presentar síntomas muy sutiles que son difíciles de detectar
  • El tratamiento del asma en gatos o perros se centra en resolver la crisis respiratoria de manera inmediata, si es necesario, y en trabajar a largo plazo para eliminar todos los desencadenantes potenciales del asma del medio ambiente del animal. También es aconsejable trabajar junto con un veterinario holístico que pueda proporcionar soluciones holísticas junto con, o en lugar de, medicamentos para el asma
  • Hay muchos pasos que puedes tomar como guardián de una mascota asmática para reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios, como limpiar el aire en el medio ambiente de tu perro o gato, y cambiar progresivamente su alimentación a una antinflamatoria, adecuada para la especie

Por la Dra. Becker

El asma, el cual también se conoce como bronquitis alérgica, asma bronquial, o bronquitis crónica, es un trastorno en el que una mascota presenta ataques frecuentes de sibilancias, falta de aliento y dificultad para respirar.

Durante el ataque de asma, se contraen las vías respiratorias que llevan aire a los pulmones. Se concentra moco en las vías, lo que provoca que se inflamen y algunas veces incluso que se produzcan úlceras.

Como respuesta, los músculos de las vías respiratorias presentan espasmos que causan opresión que vuelve muy difícil la respiración de tu mascota.

Causas y Desencadenantes

La opresión de las vías respiratorias en mascotas puede presentarse sin razón aparente, o puede desencadenarse debido a algo en el medio ambiente que el animal inhaló, o incluso algo que tu mascota comió.

Hay muchos desencadenantes comunes que provocan asma en mascotas, como son:

Pasto, polen, ambrosía

Hongos y moho

Contaminación del aire, incluyendo smog y humo proveniente de incendios o quema de cultivos

Químicos del hogar y productos de limpieza, como los limpiadores de alfombras

Fertilizantes y pesticidas

Ácaros del polvo

Productos para remodelar el hogar, como la pintura

Polvo de la caja de arena para gatos

Aerosoles, como los aromatizantes de espacios

Caspa en los animales debido a una mascota nueva o a una visita de otra mascota

Cigarros o humo de la chimenea

Exposición a la caspa de animales en una clínica veterinaria o en lugares de abordaje

Síntomas del Asma

Las mascotas con asma no pueden respirar profundamente. Los síntomas son una tos seca que a menudo suena como si se ahogaran o quisieran vomitar, así como:

Sibilancias, que pueden sonar como un suspiro agudo o un silbido

Palidez en las membranas mucosas, especialmente encías azuladas

Dificultad para respirar

Letargo

Respiración con hocico abierto

Falta de apetito

Intolerancia al ejercicio

Pérdida de peso

Si el trastorno se vuelve crónico, puede provocar daño irreversible en el tejido sensible que recubre las vías respiratorias.

En los gatos, los síntomas notorios del asma no son necesariamente una referencia de la gravedad del trastorno, ya que los gatitos pueden tener enfermedades asmáticas muy graves presentando muy pocos síntomas visibles.

Algunos gatos no muestran ningún síntoma, y de repente son incapaces de respirar, lo que podría convertirse en una situación muy espantosa para sus humanos.

Un ataque agudo de asma puede provocar asfixia en tu mascota. Es Obvio que esta es una emergencia médica que requiere atención inmediata de un veterinario.

Diagnosticar el Asma

Los síntomas del asma canina o felina también se presentan en otras enfermedades, por lo que es extremadamente importante obtener un diagnóstico acertado.

Por ejemplo, los gatos con trastornos cardiacos a menudo son erróneamente diagnosticados con asma. Lógicamente, estas dos enfermedades son tratadas completamente diferentes, por lo que un diagnóstico correcto es crucial.

Otros trastornos que imitan los síntomas del asma son las alergias sistémicas, que incluyen las alergias alimentarias, así como la infección del gusano del corazón. La infección del parásito estacional es otra razón habitual que provoca síntomas parecidos a los del asma tanto en perros como en gatos.

Algunas veces es bastante obvio que el animal tiene problemas para respirar con el simple hecho de mirarlo. Su respiración es rápida y superficial, y el abdomen trabaja muy duro para empujar el aire hacia afuera. También se puede presentar respiración con el hocico abierto, lo cual definitivamente no es normal en gatitos.

Generalmente se realizan rayos X, pero no siempre muestran cambios en los pulmones. Un lavado transtraqueal es un procedimiento que elimina las células de la parte baja de las vías respiratorias, y puede ser de ayuda para diagnosticar el asma en mascotas con síntomas, que los rayos X comunes.

Otro examen que puede ayudar a eliminar o confirmar las causas potenciales de la tos crónica o aguda es la broncoscopía, la cual es un procedimiento que conlleva pasar una cámara diminuta bajo del bronquio para visualizar el interior de los pulmones y recolectar una muestra de tejido.

Otra prueba podría ser la revisión del gusano del corazón y de heces fecales para comprobar parásitos internos, la ecocardiografía para revisar la función cardiaca, y paneles amplios de sangre y orina para evaluar la salud sistémica de tu mascota y el funcionamiento de sus órganos.

Ya que diagnosticar asma en una mascota no siempre se hace a la primera, cualquier información que puedas proporcionar será de ayuda. Por ejemplo, ¿Por cuánto tiempo ha estado tosiendo tu mascota? ¿Es acaso más que una tos o es un jadeo? ¿Es una tos seca o húmeda? ¿Está tosiendo mocos?, y de ser así, ¿Son verdes o con sangre?

¿Notas sibilancias, ahogo, u otros signos respiratorios que no son normales? ¿Con qué frecuencia observas estos síntomas en tu mascota? ¿A diario? ¿A la semana? ¿Sólo en la noche? ¿Qué tanto duran?

Las respuestas a estas preguntas, ayudará definitivamente a que tu veterinario diagnostique adecuadamente a tu perro o gato.

Opciones de Tratamiento

Si tu mascota presenta una crisis relacionada con asma, tu veterinario o la clínica de emergencia animal, administrará una pequeña dosis de epinefrina para resolver con rapidez el ataque de asma y salvar la vida de tu mascota. Al mismo tiempo también se le dará oxígeno puro (100%). En algunos casos, también se requiere de tratamientos con un nebulizador que podría o no tener medicamentos adicionales.

La meta del tratamiento a largo plazo del asma es identificar y eliminar todos los desencadenantes en el medio ambiente de tu mascota de ser posible. En los casos de asma crónica, casi nunca es posible resolver por completo la tos. En esos casos, la meta es reducir la frecuencia y gravedad de la tos, para que así tu mascota esté más tranquila.

Recomiendo hablar con un veterinario holístico sobre los remedios naturales para controlar la inflamación pulmonar y propiciar la salud respiratoria en tu perro o gato. Estos pueden ser esteroles de las plantas antinflamatorios y esterolinas, homeopatía para abordar los síntomas específicos de tu mascota, hierbas chinas antinflamatorias y acupuntura.

Hay una gran variedad de medicamentos que los veterinarios convencionales utilizan para tratar el asma, como broncodilatadores e inhaladores de esteroides diseñados especialmente. Los veterinarios a menudo comienzan con uno o varios de estos medicamentos para controlar casos graves de asma.

Si tu mascota toma medicamentos para controlar el asma, mi consejo es que trabajes junto con un veterinario holístico para quitar paulatinamente o reducir el consumo de algunos medicamentos de tu perro o gato. Es posible controlar a mascotas con enfermedades respiratorias utilizando pocos o ningún medicamento, pero primero, su reducción debe hacerse de manera gradual y debe haber un protocolo de remplazo efectivo.

Las mascotas con síntomas de asma que podría ser mortal requieren por lo menos algunos medicamentos para salvar sus vidas de la intensidad de los ataques.

Si eres constante en la eliminación de los desencadenantes potenciales del asma en tu mascota y trabajas a la par con un veterinario holístico que pueda proporcionar remedios holísticos efectivos, a menudo puedes reducir tanto la frecuencia como la gravedad de los síntomas de asma de tu mascota, así como la cantidad de medicamentos que necesite.

Consejos Para Prevenir el Asma en Mascotas

Considera cambiar la alimentación de tu mascota por una a base de alimentos crudos o fresca y con una fuente buena de proteína. Si el asma de tu mascota es una manifestación respiratoria a una respuesta de alergia sistémica, con sólo alejarse de las aves de corral y de los mariscos, por ejemplo, puede hacer una gran diferencia.