Esta Prueba Bianual Podría Ayudar a Salvar Tú Salud y la de Tu Mascota

Enfermedades en Mascotas

Historia en Breve -

  • Los parásitos intestinales pueden ser una de las realidades menos agradables de tener una mascota
  • Estos invaden el tracto gastrointestinal de tu gato o perro, y a menudo causan problemas digestivos, como la diarrea
  • Los intrusos gastrointestinales comunes incluyen organismos microscópicos tales como la giardia, y una variedad de gusanos parasitarios
  • Debido a que no hay un solo desparasitante "universal" para todos los parásitos gastrointestinales, desparasitar automáticamente a tu mascota una vez al año, es una mala elección

Por la Dra. Becker

Hoy quiero hablar de un tema cercano y apreciado por el corazón de cada dueño de mascota (no realmente) — parásitos intestinales.

Estas son unas pequeñas criaturas bastante desagradables que pueden establecer su residencia en el interior de tu perro o el tracto gastrointestinal (GI) de tu gato (y en algunos casos son zoonosis, lo que significa que también tú podrías ser afectado), y causar todo tipo de problemas digestivos y otros trastornos.

Los invasores comunes del tracto digestivo incluyen parásitos como la giardia, coccidio, y criptosporidio, y gusanos (tricocéfalos, tenias y anquilostomas).

Giardia

Cómo ocurre la infección. Tu mascota puede adquirir giardia por ingerir un quiste infectado que se encuentra en las heces de otro animal. La contaminación puede ocurrir directa o indirectamente a través del contacto con los quistes infectados. La forma más común de transmisión es a través del agua contaminada con heces.

Una vez dentro del intestino delgado del perro o gato, el quiste se abre y libera la forma activa del parásito. Estas formas son capaces de moverse y se adhieren a las paredes intestinales, donde se reproducen al dividirse en dos.

Con el tiempo, las formas activas de giardia se enquistan (construyen quistes alrededor de sí mismos) y son transmitidos por el cuerpo del animal a través de las heces. Posteriormente, esas heces contaminan las fuentes de agua, pasto, tierra y otras superficies.

Además, si un perro padece giardia, lame su parte posterior, y luego lame otro perro, gato o humano, esto hace que exista la posibilidad de que ocurra una transmisión.

Síntomas comunes. La mayoría de las mascotas que padecen giardia no muestran signos evidentes de infección. Para aquellos animales que presentan síntomas, el más común es la diarrea, la cual puede ser aguda, crónica o puede aparecer y desaparecer.

Lo que sucede con muchos dueños de mascotas es que para el momento en que están listos para llamar al veterinario debido a las heces sueltas de su gato o perro, la situación parece corregirse por sí sola. La diarrea causada por una infección por giardia puede ir y venir, lo que hace que muchas personas descarten las heces sueltas ocasionales como resultado de una alimentación indiscriminada o una sensibilidad aleatoria a los alimentos.

Esta es exactamente la razón por la qué tantos casos de giardia no son diagnosticados — a veces durante meses o incluso años. Eventualmente, una mascota que padece una infección por giardia desde hace mucho tiempo, puede sufrir un episodio severo y debilitante de diarrea sanguinolenta, que causa deshidratación.

La mayoría de estos animales no pierden su apetito, pero a menudo pierden una cantidad significativa de peso. Esto se debe a que la infección parasitaria en el tracto GI interfiere con la digestión y absorción de los nutrientes de los alimentos que consumen.

Como prevenir la infección. No coloques a tu mascota en su perrera en un espacio cercano a otros animales. Limpia las heces de tu mascota al aire libre, y no pasees a tu perro o gato en áreas donde otros animales hacen sus necesidades. No permitas que tu mascota beba de fuentes de agua al aire libre.

Deja una muestra fecal (que incluye un frotis fecal) con tu veterinario para realizar una prueba, dos veces al año. Esto ayudará a identificar la presencia de una infección parasitaria antes de que esta comprometa su función digestiva.

Las infecciones ocasionadas por giardia pueden ser fácilmente omitidas con las técnicas tradicionales de flotación fecal, por lo que si sospechas que tu perro podría tener una infección por giardia, consulta a tu veterinario para realizar una prueba de PCR (Reacción en cadena de la polimerasa) para estar seguro.

Coccidio

Cómo ocurre la infección. Los coccidios inmaduros llamados ooquistes son transmitidos a través de las heces de un perro o un gato infectado. Los ooquistes son resistentes y pueden vivir durante bastante tiempo en el medio ambiente.

Generalmente, las infecciones por coccidios se propagan de un perro o un gato a otro a través del contacto con heces infectadas. La coccidiosis se encuentra más comúnmente en cachorros o gatitos que han contraído el parásito de las heces de un perro adulto.

La infección es especialmente peligrosa para las mascotas más jóvenes con sistemas inmunológicos subdesarrollados, y las mascotas adultas que están inmunocomprometidas.

Síntomas comunes. El principal síntoma de la coccidiosis es una diarrea acuosa que contiene mucosa. Si la infección no es atendida, eventualmente puede causar una diarrea sanguinolenta y explosiva, debilidad y letargo.

Como prevenir la infección. No permitas que tu mascota consuma las heces de otros animales. Mantén a los animales infectados separados, y limpia y desinfecta las áreas donde las mascotas han estado enfermos o tenían diarrea. Es una buena idea analizar las heces de hembras de perro o gato embarazadas y las que acaban de dar a luz, junto con las mascotas recién adquiridas.

Criptosporidio

Cómo ocurre la infección. Los animales infectados eliminan el parásito en sus heces. En ambientes húmedos, el organismo puede sobrevivir hasta 6 meses. Puede ser transmitido cuando un animal ingiere alimentos o agua contaminados, o se lame o entra en contacto con un objeto o superficie contaminada.

Rara vez, la transmisión puede ocurrir por inhalación del organismo.

La criptosporidiosis puede ser una enfermedad principal, así como un trastorno secundario en animales con sistemas inmunológicos comprometidos. El hacinamiento y las condiciones insalubres aumentan el riesgo de exposición, y los animales jóvenes son más susceptibles a la infección.

Síntomas comunes. La enfermedad se auto limita en las mascotas que tienen un sistema inmunológico sano, y muchos perros y gatos infectados no muestran síntomas. En mascotas sintomáticas, los signos de infección ocurren a los pocos días de la exposición, y pueden incluir letargo, calambres abdominales, diarrea acuosa, pérdida de apetito y pérdida de peso.

Por lo general, los síntomas se solucionan sin tratamiento, aunque en ocasiones la diarrea persiste, y el animal puede deshidratarse. La gravedad de la enfermedad depende de la capacidad inmunológica del perro o gato.

Como prevenir la infección. Para evitar que tu mascota adquiera cripto, no le permitas consumir heces de animales o beber de agua que podría estar contaminada. Mantén a los animales enfermos separados de los sanos, y limpia y desinfecta las áreas donde los animales han estado enfermos o tenían diarrea.

Dado que la criptosporidiosis es principalmente una enfermedad que se presenta en animales jóvenes con sistemas inmunológicos inmaduros, así como mascotas inmunocomprometidas, la mejor manera de evitar que tu perro o gato se enferme después de la exposición es al asegurarse de que su sistema inmunológico está sano.

Tricocéfalos

Cómo ocurre la infección. Tu mascota solo puede ser infectado al consumir los huevos de tricocéfalos que provienen de la tierra u otros sustratos que contienen huevos. En el intestino delgado, las larvas eclosionan de los huevos consumidos, y se entierran en el revestimiento de la mucosa. En los siguientes 2 a 10 días, se transportan hasta el intestino ciego y se convierten en gusanos adultos.

Los huevos no son infecciosos cuando se trasmitidos a través de las heces. Necesitan varias semanas en la tierra para convertirse en larvas infecciosas dentro de sus pupas. Cuando un perro o gato come de suelos contaminados u objetos en el suelo, comienza el ciclo de infección.

Síntomas comunes. En una infección por tricocéfalos, muchos animales no muestran signos clínicos de la enfermedad. Cuando los síntomas se presentan pueden incluir diarrea sanguinolenta, deshidratación, pérdida de peso, anemia, y en casos severos, incluso la muerte.

Como prevenir la infección. Una preocupación importante es volver a infectarse con tricocéfalos que provienen de ambientes contaminados. Los huevos son extremadamente resistentes, y resisten a la mayoría de los métodos de limpieza e incluso temperaturas de congelación. Ellos pueden ser secados con agentes fuertes como cal agrícola, pero el método preferido es el de reemplazar el suelo contaminado con un nuevo suelo u otro sustrato.

Regularmente, recoger las heces de tu jardín y otras zonas donde tu mascota frecuenta, ayudará a reducir el riesgo tener una mayor contaminación en el suelo.

Tenias

Cómo ocurre la infección. Tu perro o gato puede tener una infestación de tenias por consumir parte o la totalidad de un huésped intermediario (por ejemplo, aves, peces, reptiles, ratas) que es portador de huevos de tenia, larvas o quistes. Las pulgas y los piojos también albergan huevos de tenia.

El método de transmisión más común es a través de consumir pulgas adultas, pájaros, roedores, conejos, o al hurgar en la basura.

Las mascotas libres que tienen acceso a animales salvajes o mascotas recién muertas se encuentran en mayor riesgo de adquirir tenias, como lo son los animales que tienen una fuerte infestación de piojos y/o pulgas.

Síntomas comunes.La mayoría de las veces, las mascotas que tienen tenias no muestran signos de malestar. Debido a que los gusanos se alimentan lentamente y de manera constante de la sangre y nutrientes durante un largo período de tiempo, durante el cual no causan síntomas agudos o dramáticos.

En las raras ocasiones cuando se presentan los síntomas de una infección por tenias, por lo general son bastantes genéricos y pueden incluir picazón alrededor del ano, lamido de la zona anal y perianal, perseguir su parte posterior, pérdida de peso sin perder el apetito, mayor apetito sin aumentar de peso, un pelaje en mal estado o enfermedades cutáneas, distensión o dolor abdominal, diarrea, letargo e irritabilidad.

Ocasionalmente, una fuerte infestación de tenias adultas causa obstrucción intestinal parcial o completa, la cual es una verdadera emergencia médica. Estos parásitos pueden ser difíciles de diagnosticar, y muchas veces el único síntoma que se observa es lo que parecen granos de arroz blanco (segmentos de tenia) pegados o que se arrastran por la piel alrededor de la parte posterior de la mascota.

Como prevenir la infección. Elimina todas las pulgas adultas y/o piojos en el ambiente de tu mascota. Además, debes mantener a tu mascota una distancia segura de animales que son huéspedes intermediarios posiblemente infectados, muy comúnmente pájaros, ratas, roedores y conejos, así como la basura.

Anquilostomas

Cómo ocurre la infección. Tu mascota podría comer heces o tierra contaminadas, o podría correr sobre un suelo contaminado, y posteriormente, lamerse las patas, y de esa manera, consumir los huevecillos. Los cachorros y gatitos pueden adquirir anquilostomiasis a través de la leche de una madre infectada.

Síntomas comunes. Un cachorro o gatito que adquiere anquilostomas puede volverse letárgico, tener debilidad, estar desnutrido y anémico. No es algo inusual que las mascotas jóvenes mueran a causa de una infestación.

Los perros y gatos adultos infectados pueden mostrar los síntomas de falta de apetito y pérdida de peso.

Como prevenir la infección. Para prevenir una infestación por anquilostoma, es importante eliminar las heces posiblemente infecciosas de animales silvestres o callejeros que se encuentren alrededor de tu propiedad, los cuales podrían tentar a tu mascota. También, debes mantener a tu perro o gato alejado de las heces de otros animales, mientras camina o da caminatas al aire libre.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario