Ocultar
Envenenamiento Por Medicamentos

Historia en Breve -

  • Incluso pequeñas dosis de prescripciones comunes o medicamentos sin receta, que son para las personas, pueden ser mortales para las mascotas
  • El Ibuprofeno, acetaminofén y otros medicamentos contra la ansiedad, antidepresivos y pastillas para dormir son de los medicamentos más comunes involucrados en el envenenamiento de mascotas
  • Los medicamentos de prescripción para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés) en los niños también pueden tener efectos secundarios que ponen en riesgo la vida de las mascotas
 

Es Extremadamente Letal Para las Mascotas y Fácilmente Accesible en la Mayoría de los Hogares

Septiembre 24, 2016 | 4,506 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

Que una pastilla de tu cajón de medicinas se caiga al piso, o la dejes en la mesita de noche puede ser mortal para tu mascota. Además, aunque algunos medicamentos pueden usarlos tanto los humanos como las mascotas, no debes darle a tu mascota medicamentos que se prescribieron para ti, ya que la dosis o ingredientes pueden ser peligrosos para tu mascota.

El envenenamiento accidental de mascotas por ingerir medicamentos para las personas abarca un cuarto de las llamadas al Centro de Control de Envenenamiento de Animales (APCC por sus siglas en inglés) de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA por sus siglas en inglés).

10 Medicamentos Comunes Para Humanos Que Pueden Envenenar a Tu Mascota

La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AFMA por sus siglas en inglés) reportó los 10 medicamentos que más frecuentemente están involucrados en los envenenamientos de animales reportados por la línea de emergencia del APPC de la ASPCA.1 Si tienes alguno de éstos en casa, asegúrate de que siempre estén fuera del alcance de tu mascota.

1. Ibuprofeno (Advil, Motrin)

El Ibuprofeno, como el Advil o Motrin, frecuentemente tiene un recubrimiento dulce que les gusta a las mascotas. Si lo ingieren, puede causar úlceras en el estómago e insuficiencia renal.

El Ibuprofeno es tan solo uno de los medicamentos anti inflamatorios no esteroides (NSAID por sus siglas en inglés) que pueden dañar a tu mascota. Estos medicamentos son dañinos para tu mascota incluso en dosis muy pequeñas.

Los síntomas del envenenamiento incluyen malestar estomacal, vómito, sangre en las heces, mucha sed, aumento de la frecuencia al orinar, caminar de forma inestable y convulsiones.

2. Tramadol (Ultram)

El Tramadol (el nombre de la medicina: Ultram) es un medicamento que a veces se le receta tanto a los animales como a las personas para aliviar el dolor. Sin embargo, si tu mascota lo consume demasiado puede causarle sedación, desorientación, vómito, temblores y convulsiones.

3. Alprazolam (Xanax)

Este medicamento contra la ansiedad a veces también se receta como ayuda para dormir. En las mascotas, ingerirlo puede causarles sueño (o en algunos casos agitación), baja presión sanguínea, debilidad y colapso.

Son un gran riesgo porque mucha gente lo tiene en sus buros para tomarlo justo antes de dormir.

4. Adderall

El Adderall contiene anfetaminas y frecuentemente se prescribe para tratar el trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA) en los niños.

Sin embargo, actúa como estimulante en las mascotas, y puede ocasionar ritmo cardiaco y temperatura corporal altos, hiperactividad, temblores y convulsiones. Los medicamentos para el THDA, Concerta y Ritalin, pueden tener efectos similares.

5. Zolpidem (Ambien)

Este es otro medicamento para ayudar a dormir que los padres de mascotas dejan en el buró para tomarlo antes de dormir. Si tu gato decide probarlo, puede provocarle sueño y debilidad. Si un perro lo consume, puede provocar graves problemas de agitación y ritmo cardiaco elevado.

6. Clonazepam (Klonopin)

La marca del Clonazepam es Klonopin, se receta como un anticonvulsionante y medicamento contra la ansiedad así como para ayudar a dormir. Puede provocar sueño y debilidad en las mascotas, así como baja presión sanguínea, debilidad y colapso.

7. Acetaminofén (Tylenol)

Incluso el acetaminofén, que es común en las casas de las personas en Estados Unidos, es extremadamente peligroso para las mascotas.

Los gatos, en particular, son muy sensibles a sus efectos; tan sólo dos tabletas Fuertes pueden ser mortales para los felinos. El acetaminofén puede causar insuficiencia hepática así como daño en las células rojas de la sangre cuando se toman dosis grandes.

Este último puede hacer que las células sean incapaces de llevar oxígeno, lo cual puede ser mortal. Los síntomas del envenenamiento con acetaminofén son letargia, dificultad para respirar, orina color obscuro, diarrea y vómito.

Muchos medicamentos que no necesitan receta contienen acetaminofén, incluyendo los que son para la sinusitis y resfriados.

8. Naproxen (Aleve, Naprosyn)

Este medicamento contra el dolor, que no necesita receta, puede ocasionar úlceras en el estómago e insuficiencia renal en gatos y perros, incluso al consumir una pequeña dosis.

9. Duloxetina (Cymbalta)

Este medicamento antidepresivo y contra la ansiedad puede causar agitación, vocalización, temblores y convulsiones en las mascotas.

10. Venlafaxina (Effexor)

La venlafaxina (el nombre de la medicina es Effexor) es un antidepresivo que puede causar agitación, vocalización, temblores y convulsiones. Según la AVMA, “Por alguna extraña razón a los gastos les encanta comerse las cápsulas,"2 pero consumirlo puede tener graves efectos secundarios neurológicos y cardiacos.

Si tu perro o gato ingiere un antidepresivo, los síntomas pueden incluir languidez, vómito, y en algunos casos, una condición llamada síndrome de la serotonina.

Este padecimiento puede causar agitación, desorientación y ritmo cardiaco elevado, así como presión arterial y temperatura corporal elevadas, temblores y convulsiones.

Cómo Mantener a Tu Mascota a Salvo del Envenenamiento con Medicamentos

La mejor forma de evitar ésta previsible forma de envenenamiento es mantener todos tus medicamentos guardados fuera del alcance de tu mascota. Incluso los productos naturales, incluyendo los suplementos herbales, deben de estar guardados.

Los medicamentos y suplementos se metabolizan de manera diferente en una mascota en comparación con una persona, lo que puede llevar a consecuencias inesperadas y en ocasiones, mortales.

También recuerda que los perros pueden morder rápidamente un bote de pastillas para llegar a su contenido, mientras que los gatos pueden ser muy listos y lograr destaparlos. Guarda los medicamentos en un gabinete que sea lo suficientemente alto para que no lo alcance tu mascota o que sea imposible que lo abra (algunos perros y gatos también pueden abrir gabinetes, así que debes estar preparado).

Evita guardar medicamentos en tu buro o dejarlos en la barra de la cocina o mesa de centro. Si accidentalmente se te cae uno, asegúrate de levantar inmediatamente todas las pastillas. También, guarda los medicamentos de tu mascota por separado de los medicamentos para las personas y así evitar confusiones.

Por último, si crees que tu mascota ingirió un medicamento potencialmente tóxico, llama al Centro de Control para el Envenenamiento Animal de la ASPCA al (888) 426-4435 y lleva inmediatamente a tu mascota a un hospital de emergencias veterinarias.