¡Mil Veces Mejor Que el Chocolate!

Al recibir y abrir una caja de regalo llena de gatitos, los “probadores” se olvidan del chocolate que les habían prometido… “¡Me importa muy poco el chocolate ahora!”

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo