El Nódulo Que Nunca Querrás Ignorar

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 06, 2016 | 2,174 vistas

Historia en Breve

  • Los bultos, hinchazones y otras protuberancias son relativamente comunes en gatos
  • Un bulto que jamás debes ignorar es el que se desarrolla en el lugar donde se aplicó la inyección después de la vacunación
  • Los oncólogos veterinarios recomiendan un diagnóstico específico en todos los casos donde se sospeche de algún sarcoma en el lugar de la inyección
  • Tristemente, a pesar de los tratamientos rápidos y agresivos, el pronóstico para los gatitos con este tipo de tumor no es bueno
  • Sin embargo, los sarcomas felinos relacionados con las vacunas son relativamente raros, prácticamente se pueden evitar por completo si se sigue un protocolo de vacunación de sentido común

Por la Dra. Becker

Siempre recomiendo a los dueños de gatos que revisen rutinariamente si sus compañeros felinos presentan bultos o protuberancias y acudan al veterinario si encuentran algo extraño. Esto es porque los quistes, tumores y otras protuberancias son muy comunes en gatitos, y aunque estas masas a menudo no son peligrosas, algunas definitivamente podrían serlo.

Una de esas masas es el sarcoma asociado a la vacunación, también conocido como sarcomas post-inoculación (SPI). El SIP es un tipo de tumor maligno en gatos relacionado con dos vacunas en particular, además de con otros tipos de vacunas así como de medicamentos inyectados.

El sarcoma es un tipo de cáncer provocado por los cambios en las células de tejido conectivo.

Según el Centro de Cáncer para Mascotas, los tumores que desarrollan los gatitos después de la vacunación generalmente son fibrosarcomas, pero también pueden ser rabdomiosarcomas, histiocitoma fibroso maligno, sarcoma indiferenciado, osteosarcoma extrasquelético y condrosarcoma.1

Los sarcomas asociados a la vacunación generalmente son más agresivos que los sarcomas no relacionados con vacunas. Un estudio de 100 gatos diagnosticados con SPI reportó que el 60 % de los gatitos presentaron tumores de alto grado (altamente agresivos), mientras que sólo el 6 % presentó de bajo grado (levemente agresivos). 2

Los sarcomas felinos asociados con las vacunas se desencadenan principalmente debido a la vacuna contra la rabia o la vacuna contra el virus de la leucemia (FeLV por sus siglas en inglés).

Sin embargo, el SPI también se ha relacionado con la colocación del lufenuron inyectable (ingrediente activo de algunos productos contra las pulgas, garrapatas y otras plagas), antibióticos de acción prolongada, corticosteroides, microchips y zonas del cuerpo de un gato donde se utilizaron materiales de sutura no absorbibles.3

Prevalencia del Sarcoma Asociado con las Vacunas en Gatos

De acuerdo con los resultados de un estudio de 2002 donde se aplicaron 62 000 dosis de vacunas a 32 000 gatos, 73 gatitos desarrollaron inflamación en los lugares donde se les inyectó y 2 desarrollaron sarcomas en dichas zonas. 4

La mejor aproximación en base a este estudio y en otros, es que los sarcomas de la zona de la vacuna se presentan en 1 a 10 gatos de cada 10 000. El tiempo aproximado que se necesita para que un tumor se desarrolle puede variar de 4 semanas a 10 años después de que se aplicó la inyección.5

El estudio de 2002 también reveló que las vacunas polivalentes, la cual es una combinación de vacunas para múltiples patógenos en una sola inyección, provocaron más reacciones inflamatorias que las vacunas monovalentes (vacunas contra un sólo patógeno). Además, los adyuvantes provocaron más reacciones que las vacunas no adyuvantes.

Los Sarcomas Felinos Que Surgen en la Zona de la Inyección Se Diagnosticaron Hace 25 Años

El problema de los sarcomas relacionados con la vacunación en gatos no es nuevo. En 1991, justo 3 años después de que Pennsylvania obligara la vacunación de gatos contra la rabia, la Facultad de Medicina de la Universidad de Pennsylvania descubrió una relación entre el aumento de sarcomas y la vacunación felina.

Poco tiempo después de este descubrimiento, la Universidad de California en Davis relacionó las vacunas contra la FeLV (leucemia felina) y los sarcomas.

La mayoría de los sarcomas que se desarrollaron a partir de las inyecciones aparecieron en la región interescapular (entre los omóplatos) de los gatitos afectados. Esta zona del cuerpo de un gato era donde generalmente se aplicaban inyecciones antes de mediados de 1990.

Para identificar las vacunas que provocaban sarcomas, en 1996 la Vaccine-Associated Feline Sarcoma Task Force publicó recomendaciones a los veterinarios para colocar ciertas vacunas en zonas prestablecidas del cuerpo. Por ejemplo, la vacuna contra la rabia se colocaba en la pata posterior derecha y la vacuna contra la FeLV en la pata posterior izquierda.

Los piquetes tenían que distanciarse de las patas, es decir que debían colocarse lo más lejos del cuerpo como fuera posible, para que se pudiera amputar la parte inferior de la pata como tratamiento contra el cáncer.

Después de que las recomendaciones de las zonas de vacunación se implementaron en 1996, los sarcomas interescapulares disminuyeron durante los 10 años siguientes. Sin embargo, los sarcomas en la parte torácica, pélvica y abdominal aumentaron, especialmente del lado derecho.

Después de 1996 se volvió muy común la ubicación de sarcomas en las extremidades posteriores derechas de los gatos vacunados, por ende se llegó a la conclusión que la vacuna contra la rabia era la inmunización que provocaba más cáncer.

La importancia de inyectar distantemente (en la parte inferior de la pata) fue evidente cuando aumentó la aparición de sarcomas en la parte lateral del abdomen después de 1996. Si tu gato está agachado, inyectar la vacuna en lo que supones sería la zona pélvica podría ser en realidad la parte lateral del abdomen pues la piel se mueve cuando el gatito se para.

Cómo Diagnosticar Tumores en la Zona de la Inyección

Debido a que este tipo de tumor es agresivo localmente y la invasión al tejido que lo rodea puede ser extensa, los oncólogos veterinarios y los médicos de felinos recomiendan que cualquier sarcoma sospechoso en la zona de la inyección se diagnostique de la siguiente manera:

  1. Primero, succiona con una aguja delgada y realiza un examen citológico para buscar malignidad
  2. Segundo, realiza una biopsia si descubres células que parezcan anormales y malignas
  3. Tercero, si la biopsia confirma la existencia de un sarcoma en la zona de la inyección, obtén márgenes quirúrgicos o acude a un especialista para que realice la extirpación completa del tumor

También indican el uso de la regla 3-2-1, la cual consiste en realizar una biopsia en cuña en cualquiera de las protuberancias de la zona de la vacuna que cumplan con al menos uno de los requisitos siguientes:

Los tratamientos convencionales para los sarcomas relacionados con vacunas son las cirugías y la radioterapia. Desgraciadamente, debido a que este tipo de tumor se mueve rápidamente y la tasa de recurrencia es alta, el 40% de los gatitos presentan una recurrencia dentro de 1 a 2 años6, incluso si se realiza una cirugía agresiva y radioterapias antes y después de esta.

Aunque la incidencia de sarcomas relacionados con la vacunación es poca, es un evento muy triste para cualquier familia cuyo gato desarrolle un tumor en la zona de la inyección. Eso por ello que siempre recomiendo tener mucho cuidado cuando se vacunan mascotas.

Mis Recomendaciones Para Vacunar a Tu Gato

1. Si tu gato vive siempre en el exterior, recomiendo sopesar los riesgos/beneficios de vacunarlo. Si nunca sale de casa y su exposición a infecciones y enfermedades mortales es nula, considera omitir por completo las vacunas.

El riesgo de no vacunar a tu gatito es que si alguna vez accidentalmente se expone a enfermedades, su sistema inmune no estará preparado por haber vivido siempre en el interior y podría enfermarse o morir.

Sin embargo, generalmente para los dueños que se centran en optimizar la salud y vitalidad de sus gatos, el estilo de vida que llevan en el interior prácticamente elimina su riesgo de exponerse a enfermedades infecciosas. Creo que la vacunación excesiva es una de las principales razones por las que se deteriora la salud general de los gatos domésticos.

Evita que los gatos domésticos que no estén vacunados interactúen con otros gatos y el riesgo en tu mascota será prácticamente nulo.

2. Cuando se trata de vacunar un gato que se expone a enfermedades, recomiendo que acudas a una veterinario holístico o integral para que lo atienda. Los veterinarios no tradicionales generalmente son más cuidadosos en cuanto a la repetición de vacunas y pueden sugerir desintoxicaciones de las mismas que los veterinarios convencionales simplemente desconocen.

3. Pregunta por un examen de concentración de vacunas. Este mide la protección inmunológica de tu gato contra las enfermedades para las que fue vacunado durante su primer año de vida (sus "piquetes felinos"). No se puede agregar más inmunidad a una mascota que ya es inmune, así que no sigas vacunándolo.

Si tu gato necesita un repuesto, una vacuna en especial o una que nunca ha recibido, asegúrate de tomar en cuenta lo siguientes criterios para cada vacuna que tu mascota reciba:

  • Si es para enfermedades potencialmente mortales que tienen una prevalencia alta en la zona donde vives (esto elimina inmediatamente a muchas en la lista)
  • Si tu gato puede exponerse a la enfermedad (los gatos domésticos que permanecen en interiores tienen muy poco o nula exposición)
  • Si la vacuna se considera tanto efectiva como segura

4. Si tu gato realmente necesita una vacuna, pídele a tu veterinario holístico que te proporcione un remedio homeopático de desintoxicación, el cual ayudará a neutralizar los efectos de todas las vacunas a excepción de la vacuna contra la rabia.

5. Las vacunas contra la rabia felina son un requisito legal en muchos estados.7 Recomiendo la vacuna adyuvante de 1 año para gatos y pide a tu veterinario el desintoxicador homeopático de la vacuna contra la rabia, Lyssin.

Si tu mascota es un gatito, pide que se le aplique la vacuna contra la rabia después de que cumpla cuatro meses, preferentemente cerca de los 6 meses, para así disminuir la probabilidad de una reacción.

6. No vacunes a tu gato ni a ninguna mascota si esta ha presentado alguna reacción grave a las vacunas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 2, 5 Pet Cancer Center
  • 3, 6 Clinician's Brief
  • 4 Journal of the American Veterinary Medical Association. 2002 May 15;220(10):1477-82
  • 7 Michigan State University Animal Legal & Historical Center