No Tendrás Que Preocuparte de las Garrapatas y Enfermedad de Lyme Gracias a Este Animal

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 09, 2016 | 3,424 vistas

Historia en Breve

  • Los científicos han descubierto otra fascinante faceta de las zarigüeyas – son una forma muy efectiva y cien por ciento natural para controlar las garrapatas
  • Las zarigüeyas son capaces de eliminar hasta al 95 % de las garrapatas que se alojan en ellas, esto gracias a su agresiva rutina de aseo
  • Las zarigüeyas por lo general no albergan garrapatas, por lo que no transmiten la enfermedad de Lyme o cualquier otro tipo de infección transmitida por las garrapatas a otros animales o seres humanos

Por la Dra. Becker

Aquí una forma cien por ciento natural de acabar con las garrapatas de la que probablemente no había escuchado jamás - ¡las zarigüeyas! ¡Como una de mi especie favorita en el mundo, me entusiasma mucho que las zarigüeyas finalmente están obteniendo un poco del “respeto” que merecen!

Como si todavía no tuviéramos razones suficientes para amar a estas pequeñas criaturas, ahora sabemos que además de su encanto único, también son muy eficientes al momento de eliminar a las garrapatas, por lo que también son una defensa natural contra la enfermedad de Lyme.

Las Garrapatas No Pueden Sobrevivir a las Habilidades de Aseo de las Zarigüeyas

Durante varios años, los científicos han investigado el papel que desempeñan diferentes mamíferos en la propagación de garrapatas y la enfermedad de Lyme.

Ecologistas del Instituto para Estudios de Ecosistemas en Milbrook, NY expusieron 6 especies – incluyendo a los gavilanes, las ardillas, las zarigüeyas, el zorzalito (una especie pequeña de zorzal) y los ratones de pata blanca – a 100 garrapatas cada una.

Los investigadores quedaron bastante sorprendidos al darse cuenta de lo eficaces que fueron las zarigüeyas para acabar con las garrapatas en comparación con otros mamíferos y aves. “No tenía idea de que fueran unos animales que pudieran eliminar a las garrapatas de una forma tan eficiente”, dijo Richard Ostfeld del Instituto Cary a los periodistas.1

Los resultados del estudio llevaron a los investigadores a concluir que las zarigüeyas pueden comerse o eliminar hasta el 96% de las garrapatas que se alojan en ellas. Esto debido a que las zarigüeyas son “extraordinariamente buenas en realizar su rutina de aseo”, dijo Ostfeld.

En promedio, aproximadamente la mitad de las garrapatas colocadas en los ratones de pata blanca cayeron completamente hinchadas y con vida, mientras que menos del 4 % de las garrapatas en las zarigüeyas se mantuvo con vida.

Las zarigüeyas matan a las garrapatas cuando se lamen, muerden o rascan su pelaje durante su rutina de aseo. La prueba de que se comen a la mayoría de las garrapatas se puede ver en sus desperdicios.

“Así que las zarigüeyas caminan por los bosques, aspirando las garrapatas y matando a más del 90%, por lo que realmente están cuidando nuestra salud”, dijo Ostfeld.2

Las Zarigüeyas No Transmiten Lyme, Ni Ninguna Otra Enfermedad Transmitida por las Garrapatas

De acuerdo con Ostfeld, las zarigüeyas también parecen ser muy malas portadoras de Lyme y otras infecciones transmitidas por las garrapatas (también son muy resistentes al virus de la rabia) porque su sistema inmunológico es muy efectivo en la lucha contra las enfermedades.

Las garrapatas que se alimentan de zarigüeyas tienen pocas probabilidades de infectarse y propagar la infección con otros mamíferos.

Los investigadores estiman que a finales del verano, cuando el recuento de garrapatas es alto, una zarigüeya podría llegar a tener hasta 200 garrapatas en su cuerpo. ¡Esto significa que tan sólo una zarigüeya podría acabar con unas 4 000 garrapatas en tan sólo una semana!

Ostfeld cree que las increíbles habilidades que tienen las zarigüeyas para controlar las plagas no sólo las protegen a ellas, sino también a nosotros, porque el riesgo humano de la enfermedad de Lyme se correlaciona con la cantidad de garrapatas infectadas con Lyme que hay en el medio ambiente.

Las Zarigüeyas También Podrían Proporcionar un Antídoto Para la Mordedura de Serpiente

No hace mucho tiempo, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de San José aisló una proteína de la sangre de zarigüeya que se muestra prometedora como un antídoto contra las mordeduras de serpiente.3

Las mordeduras venenosas son un problema significativo a nivel mundial, especialmente en los países en desarrollo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una estimación reciente sugiere que cada año hay más de 420 000 mordeduras venenosas y 20 000 muertes causadas por éstas mordeduras.

El tratamiento para la mordedura de serpiente es muy costoso y muchas personas simplemente no tienen acceso a éste. La mayoría de los antídotos se crean al inyectar veneno diluido en un mamífero, lo que resulta en una respuesta inmune. Posteriormente se procesa el suero de la sangre del animal para hacerse inyectable para las víctimas de mordedura de serpiente.

El suero inyectado acaba con las moléculas tóxicas en la sangre de la víctima. Este tratamiento tiene un costo aproximado de $100 a $150 por dosis, por lo que está fuera del alcance de muchas personas en los países en desarrollo.

En el estudio de la Universidad Estatal de San José, los ratones expuestos al veneno recibieron el péptido de zarigüeya no mostraron efectos dañinos del veneno, a diferencia de los ratones que no recibieron tratamiento y que murieron en cuestión de horas. El péptido neutralizó por completo el veneno en los ratones tratados.

Es necesario realizar más investigaciones para determinar si el antídoto funcionará en seres humanos y el proceso tendrá que refinarse antes de que el antídoto esté comercialmente disponible. Pero los investigadores estiman que cada dosis tendrá un costo de $1 o menos, por lo que es mucho más accesible que los demás antídotos.

7 Datos Curiosos Sobre las Zarigüeyas

1. Científicamente hablando, las zarigüeyas no son “comadrejas”

Aunque muchas veces las zarigüeyas son llamadas “comadrejas”, en realidad son una especie a parte. Las comadrejas incluyen varias especies de marsupiales nocturnos, arbóreos (viven en los árboles) nativos de Australia y Nueva Guinea.

La historia cuenta que recibieron el nombre de “comadreja” por error en el siglo 18 por su primo norteamericano, la zarigüeya.

2. Existen más de 60 especies de zarigüeyas

El más común es la zarigüeya de Virginia o la zarigüeya común, que es el único tipo de marsupial que se puede encontrar en los Estados Unidos y Canadá. La palabra zarigüeya proviene de la palabra “aposum” de (nativo americano) Virginia Algonquian, que significa “cara blanca” o “bestia blanca”.

Las zarigüeyas varían en tamaño pueden tener el tamaño de un ratón pequeño hasta el de un gato doméstico grande. La mayoría de las zarigüeyas tienen hocicos largos, mandíbulas grandes y hasta 50 dientes. Caminan con sus patas planas sobre el suelo y sus patas traseras tienen un dedo oponible sin garra. También tienen colas prensiles diseñadas para sujetar cosas.

Las zarigüeyas envejecen rápidamente y tienen una esperanza de vida inusualmente corta para los mamíferos de su tamaño – por lo general viven de 2 a 4 años.

3. Las zarigüeyas recién nacidas son diminutas como las abejas

Las zarigüeyas hembra tienen una bolsa y dan a luz a camadas grandes. Tan pronto como nacen, los bebés se arrastran hasta la bolsa de la madre, en donde continúan creciendo y desarrollándose. A medida que van creciendo, los jóvenes se aventuran a salir de la bolsa y algunas veces viajan con su madre sobre su espalda mientras buscan comida.

Puede haber hasta 20 bebés en una camada, sin embargo, por lo general sólo sobreviven menos de la mitad.

4. Las zarigüeyas son omnívoros y carroñeros

Como omnívoros, las zarigüeyas comen tanto plantas como carne. Su naturaleza de carroñeros es la razón por la que muchas veces se pueden encontrar cerca de casas y vecindarios en busca de desechos de comidas en los basureros.

También comen carroña, generalmente en forma de animales atropellados, también comen frutos secos, pasto y frutas. Las zarigüeyas también son conocidas por cazar aves, ratones, gusanos, insectos, serpientes e incluso pollos.

5. Las zarigüeyas realmente se “hacen las muertas”

Cuando se sienten amenazadas, las zarigüeyas adultas abren los labios, sacan los dientes, sacan espuma por la boca, cierran los ojos, miran fijamente y segregan un líquido oloroso de sus glándulas anales. Se tiran de lado, se hacen bolita y se hacen las muertas.

En esta posición, una zarigüeya se puede mover e incluso levantar sin que se muevan.

Esta es una respuesta fisiológica involuntaria y no consciente, al estrés extremo, las zarigüeyas se hacen las muertas y pueden recuperar la conciencia en 40 minutos a 4 horas. El proceso para despertar comienza con un leve temblor en las orejas.

Cuando están en peligro, las zarigüeyas también gruñen y van aumentando sus tonos mientras más amenazados se sienten. Las zarigüeyas bebés en estado de estrés hacen un ruido como un estornudo para alertar a las madres y cuando se sienten amenazadas, las zarigüeyas jóvenes muestran los dientes y silban.

6. Las zarigüeyas pueden escalar árboles

Las zarigüeyas son “arbóreas”, lo que significa que pasan mucho tiempo sobre los árboles. Tienen garras muy afiladas y sus alargadas colas les sirven como una pata extra cuando la necesitan. Sin embargo, contrario al mito popular, sus colas no son los suficientemente fuertes como para poderse colgar de ellas.

En cuanto a sus hogares, las zarigüeyas tienden a anidar en los agujeros de los árboles y también en las guaridas hechas por otros animales.

7. Las zarigüeyas son inteligentes

Las zarigüeyas poseen una extraña habilidad para encontrar sus alimentos y recordar en dónde encontrarlos. En las pruebas para evaluar su capacidad para recordar en dónde están sus alimentos, las zarigüeyas no sólo tuvieron mejores resultados que las ratas y los conejos, sino también que los perros y los gatos. También son capaces de encontrar su camino por laberintos mucho más rápido en comparación que las ratas y los gatos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 newstimes, April 18, 2014
  • 2 Cary Institute
  • 3 MedicineNet.com, March 22, 2015