Ocultar
Hemangiosarcoma en Perros

Historia en Breve -

  • El hemangiosarcoma es una forma agresiva y maligna de cáncer que con frecuencia ataca sin previo aviso. Es mucho más común en perros que en gatos, especialmente en perros de cierta raza y edad
  • Muy frecuentemente, este padecimiento se origina en el bazo de un perro, pero también puede desarrollarse en otros órganos, incluyendo en la piel
  • A menudo no hay síntomas de enfermedad hasta que repentinamente una mascota comienza a tener una hemorragia y el cáncer es diagnosticado durante el tratamiento. Cuando los signos aparecen, suelen presentarse como pérdida de sangre
  • Generalmente, el tratamiento convencional para el hemangiosarcoma implica cirugía y quimioterapia, pero no tiene un buen pronóstico. Las terapias integrativas podrían incluir hierbas, hongos medicinales y otros nutracéuticos, así como hacer la transición a una dieta cetogénica
  • Los perros de alto riesgo deben someterse a análisis sanguíneos regulares y palpación abdominal, y de igual manera, los dueños podrían considerar realizar una ecografía del bazo de forma regular
 

Este Cáncer Agresivo es Muy Astuto y Aparece Sin Previo Aviso

Diciembre 23, 2016 | 2,785 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por la Dra. Becker

De todos los tipos de cánceres que atacan a las mascotas, el hemangiosarcoma es uno de los más furtivos. Desafortunadamente, es muy usual que una mascota repentinamente presente una hemorragia interna, y la enfermedad se diagnostica como resultado de la crisis.

El hemangiosarcoma es una enfermedad casi exclusiva de los perros, a pesar de que de vez en cuando se presenta en los gatos. Es posible que este tipo de cáncer se desarrolle en perros de cualquier raza, género y edad, pero es observado más comúnmente en perros que se encuentran entre las edades de 6 y 13 años, y en las siguientes razas:

Pastor Alemán

Bóxer

Golden Retriever

Dóberman Pinscher

Labrador Retriever

Setter Inglés

Hemangiosarcoma: Un Cáncer Que Comienza en los Vasos Sanguíneos

Este tipo de cáncer podría aparecer en varios órganos del cuerpo; por ejemplo, en los intestinos, hígado y huesos. En el hemangiosarcoma, los tumores se desarrollan en las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos del sistema circulatorio. Hemangio es la palabra griega utilizada para referirse a los vasos sanguíneos; sarcoma significa tumor maligno de los tejidos conectivos.

Debido a que los tumores involucran a los vasos sanguíneos, a menudo se llenan de sangre y cuando se desgarran, esto podría desencadenar una masiva hemorragia interna o externa. El hemangiosarcoma podría aparecer en cualquier parte del cuerpo donde haya vasos sanguíneos, pero muy frecuentemente se desarrolla en el bazo, corazón, hígado, piel y los tejidos blandos.

Este tipo de cáncer es agresivo y altamente metastásico, lo que significa que es muy común que se extienda a otros órganos, incluyendo el cerebro, pulmones, bazo, corazón, riñones, músculo esquelético y huesos.

Hemangiosarcoma Dérmico, Hipodérmico y Visceral

En los perros, el hemangiosarcoma se clasifica como dérmico, hipodérmico o visceral. Los tumores dérmicos e hipodérmicos se presentan en aproximadamente el 15 % de los casos, mientras que los tumores viscerales constituyen el 85 % restante, donde el 50 % se origina en el bazo.

El hemangiosarcoma dérmico se produce en la piel, y está asociado a la exposición a los rayos del sol. Usualmente, este tumor es una masa roja o negra situada en un área del cuerpo del perro que tiene muy poca cantidad o carece de pelo (el vientre), o el pelo blanco. Los perros que tienen un corto pelaje blanco tienen predisposición a este tipo de tumor.

El hemangiosarcoma dérmico es la forma tumoral más fácil de tratar quirúrgicamente y tiene la mayor probabilidad de curarse completamente. Sin embargo, alrededor de un tercio de estos tumores tienen el potencial de hacer una metástasis interna, por lo que es importante identificarlos y tratarlos rápidamente.

Si un protocolo atóxico (ungüento negro, preparaciones de sanguinaria, etc.) no elimina completamente estos tumores cutáneos, deben ser extirpados para prevenir la metástasis, mientras trabaja simultáneamente para mejorar la salud inmunológica de su mascota.

Los tumores de hemangiosarcoma hipodérmico o subcutáneo aparecen justo debajo de la piel y podrían ser blandos o duros. A menudo, estas masas se desarrollan en el cuello, pecho o área del tronco. La piel que cubre el tumor podría parecer perfectamente normal, mientras que el tumor debajo de la piel es una masa roja oscura.

Hasta dos tercios de estos tumores se esparcen internamente, así que de nuevo, cuanto más temprano sea identificada la masa y solucionada completamente — con métodos holísticos enérgicos, o sea eliminada quirúrgicamente — mejores serán las posibilidades de recuperación de un perro.

El hemangiosarcoma visceral se desarrolla en los órganos internos, muy frecuentemente en el bazo y ventrículo derecho del corazón. Además, alrededor del 25 % de los perros con hemangiosarcoma esplénico tienen tumores en el corazón.

Síntomas del Hemangiosarcoma

Debido a que es más común que los perros tengan hemangiosarcoma de tipo visceral, a menudo no se presentan signos de enfermedad, en las primeras etapas. Incluso los perros con tumores grandes no muestran síntomas tempranos.

Desafortunadamente, para el momento en que un perro muestra los síntomas, por lo general se encuentra en una etapa avanzada y potencialmente mortal de la enfermedad.

Los tumores de hemangiosarcoma invaden el tejido normal circundante y se extienden a otras partes del cuerpo. Con el tiempo, podrían desarrollarse pequeños desgarres en los tumores que permitan una fuga de sangre al abdomen, tórax, hacia el saco que recubre el corazón o justo debajo de la piel (subcutánea).

Esta pérdida de sangre ocasiona que algunos perros muestren síntomas intermitentes de letargo y debilidad, pero por lo general los signos son tan sutiles que pasan desapercibidos o se atribuyen a otras causas menos graves. Otros signos sutiles podrían incluir un menor apetito, leve anemia y una cantidad ligeramente mayor de enzimas hepáticas.

Cuando los tumores hacen metástasis invaden agresivamente los pulmones, hígado y/o intestinos. A menudo, los perros con hemangiosarcoma mueren repentinamente cuando un tumor se desgarra, lo que ocasiona una hemorragia severa. Las señales de una hemorragia potencialmente mortal incluyen debilidad, un color pálido en la lengua, jadeo, frecuencia cardíaca rápida, pulso débil, distensión abdominal y colapso.

En el caso de hemangiosarcoma dérmico e hipodérmico, usualmente se puede sentir una masa dentro o debajo de la piel, la cual podría ulcerarse y sangrar.

Opciones de Tratamiento Convencional

No ha habido avances significativos en el tratamiento convencional del hemangiosarcoma esplénico canino en décadas, probablemente porque este tipo de cáncer no se presenta en los humanos, por lo que los fondos de investigación son limitados.

Desafortunadamente, el tratamiento estándar disponible solo puede prolongar moderadamente la vida de los perros que padecen esta enfermedad — ya que no proporciona una cura ni aumenta la esperanza de vida de los animales.

Debido a que usualmente la enfermedad no se diagnostica sino hasta que está avanzada, el tratamiento estándar es una cirugía para extirpar el bazo, seguido por una quimioterapia agresiva. Algunas veces la cirugía no es un enfoque posible o práctico, por ejemplo, en casos en los que está demasiado extendido a otros órganos.

El promedio de esperanza de vida para perros que fueron tratados solo con cirugía es de aproximadamente 90 días; en los perros que se someten a cirugía y quimioterapia el promedio de esperanza de vida es de 180 días.

Opciones Alternativas

Los veterinarios integrativos utilizan una variedad de protocolos a base de hierbas no tóxicas para apoyar a pacientes que padecen hemangiosarcoma, incluyendo la cúrcuma y hongos medicinales, así como hierbas chinas, tales como Yunnan Baiyao, y otra variedad de nutracéuticos, incluyendo IP-6, sulforafano, Poly-MVA, así como oxígeno hiperbárico y terapia de ozono.

La Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania ha estudiado el uso de hongos medicinales (enfocándose en Coriolus versicolor) en perros con hemangiosarcoma, con resultados prometedores.

Por ejemplo, los perros con hemangiosarcoma esplénico que no reciben tratamiento viven un promedio de 86 días, pero algunos de los perros que recibieron el complejo a base de hongos, como único tratamiento, vivieron más de un año.

Muchos dueños de perros que padecen hemangiosarcoma evitan realizar una quimioterapia porque no mejora sustancialmente su esperanza de vida, es costosa y requiere varias visitas al veterinario, lo cual es estresante tanto para la mascota como para el dueño. Generalmente, muchos dueños de perros enfermos sienten que los tratamientos con quimioterapia disminuyen la calidad de vida de su mascota.

Un eficaz compuesto a base de hongos, que es menos costoso que la quimioterapia y no ha mostrado efectos secundarios adversos, podría ayudar a los dueños de perros a extender la vida de su mascota sin tener que acudir al veterinario de forma regular. Además, muchos veterinarios holísticos incluyen otros nutracéuticos y mezclas de hierbas.

Asimismo, recomiendo encarecidamente abordar inmediatamente la alimentación cuando una mascota es diagnosticada con cáncer. Una cuestión importante es eliminar todos los alimentos secos (croquetas), debido a la cantidad de almidón que se utiliza para fabricar este tipo de alimentos.

A las mascotas que luchan contra el cáncer, es fundamental proporcionarles una alimentación que tenga un alto contenido en grasas, una cantidad de proteínas de baja a moderada, que contenga una ínfima cantidad de carbohidratos, para proveerles los macronutrientes adecuados.

Asimismo, KetoPet Sanctuary ha agregado triglicéridos de cadena media adicionales en los alimentos caseros elaborados de carne cruda, para abordar eficazmente el cáncer con un cambio en cuestión de macronutrientes. Esto es lo que se conoce como dieta cetogénica, la cual ayuda a matar por inanición a los tumores y ralentizar la tasa de metástasis.

Una dieta cetogénica combate el cáncer porque las células cancerígenas utilizan la glucosa como fuente de energía. Su principal fuente de glucosa son los carbohidratos. Las células cancerígenas malignas tienen una capacidad muy limitada para utilizar las grasas como fuente de energía, y usan las proteínas para obtener energía, solo después de que hayan sido procesadas por el hígado, al transformarlas en glucosa.

El almidón (que rápidamente se convierte en azúcar) es abundante en los alimentos para mascotas, incluyendo las croquetas que son "libres de granos". Las fuentes alimenticias para mascotas que ocultan la presencia de almidón incluyen a los productos a base de papa, tapioca, lentejas, garbanzos y chicharos.

Es imposible producir alimentos secos sin agregar un componente de almidón, por lo que si tu mascota combate el cáncer, te recomiendo dejar de proporcionarle todos los alimentos que sean secos (y si se quieres prevenir la aparición de cáncer, también te recomiendo eliminar los alimentos secos y los derivados cancerígenos que son producidos durante su fabricación).

KetoPet Sanctuary ha utilizado exitosamente la dieta cetogénica para ralentizar, detener e incluso revertir los diferentes tipos de cáncer en perros de rescate. Su protocolo incluye un riguroso plan de 120 días que involucra restringir las calorías y tener una alimentación casera y cruda con un alto contenido en grasas y libre de carbohidratos. Para obtener más información al respecto, puedes contactarlos en info@ketopetsanctuary.com.

Otro beneficio de llevar una dieta cetogénica de mantenimiento es su densidad calórica, que podría ser muy útil para las mascotas que han perdido mucho peso debido a su enfermedad.

Asimismo, recomiendo verificar los niveles de vitamina D en los perros que han sido diagnosticados con cualquier tipo de cáncer, y si es necesario, optimizar sus niveles a través de suplementos que sean adecuados.

En Caso de Que Tu Perro Sea de Una Raza de Alto Riesgo…

Recomiendo realizar un análisis sanguíneo anual en las mascotas de razas en riesgo y que sean menores de 10 años; y cada 6 meses en perros de edad avanzada que sean de razas de alto riesgo. En mi experiencia, la anemia leve ha sido el indicio más consistente de que podría haber un problema subyacente que requiera que se realicen diagnósticos adicionales.

En estas citas, también realizo una cuidadosa palpación del abdomen para verificar si hay anomalías o cambios, pero en cualquier caso, podría ser difícil sentir tumores que se esconden profundamente en el abdomen de un perro.

Además de hacer una palpación abdominal y análisis sanguíneos de forma regular, una tercera opción es realizar una ecografía. En un examen de ultrasonido, el bazo puede ser fácilmente visualizado, al igual que cualquier masa grande e irregular que se encuentre en su interior. Con una detección temprana, es posible eliminar el bazo antes de que el tumor se desgarre o haga metástasis.

Si tu perro es de una raza de alto riesgo, es posible que debas considerar realizar ultrasonidos del bazo de forma regular, aproximadamente a partir de los 5 años de edad, al menos una vez al año. La ecografía no es invasiva, no tiene efectos secundarios y la mayoría de las mascotas la toleran bien.

Dado que existe la posibilidad de que el corazón también sea afectado, si su bazo tiene un tumor, el corazón también debe ser visualizado con un ultrasonido. Si el corazón está involucrado o hay metástasis pulmonar, probablemente la cirugía no sea una buena opción, debido a los riesgos que implica suministrar una anestesia, así como el hecho de que, una vez que el tumor esplénico ha hecho metástasis, eso es un mal pronóstico.

No recomiendo eliminar un bazo canceroso, como única forma de tratamiento. Eliminar un bazo tumoral podría eliminar los síntomas de la crisis existente del sistema inmunológico, pero no aborda la causa subyacente.

Si la única forma de tratamiento recomendado es realizar una esplenectomía sin hacer un cambio en su estilo de vida, yo no lo haría si fuera mi perro, porque estadísticamente, realmente no obtiene ningún beneficio.

Sin embargo, si abordas enérgicamente la crisis inmunológica con la ayuda de un veterinario integrativo, y estás dispuesto a suministrar una serie de suplementos para modular su sistema inmunológico, varias veces al día; en muchos casos, realizar una esplenectomía junto con un protocolo holístico podría extender la calidad de vida de un perro.

Otra cosa que nunca recomiendo es realizar una esplenectomía profiláctica (eliminar un bazo sano para prevenir un hemangiosarcoma esplénico), ya que es poco probable que proporcione el beneficio de evitar la aparición de cáncer. Además, el bazo desempeña un rol importante en el cuerpo.

Los perros podrían prescindir del bazo, pero de todas maneras, esto impactaría en su salud. El bazo es una parte importante del sistema linfático, ya que elimina las células sanguíneas deterioradas y los contaminantes que se encuentran en la sangre y el sistema circulatorio. Trabaja con el sistema inmunológico para defender el cuerpo de la enfermedad, y es el único recurso de los glóbulos rojos, aparte de la médula ósea.

Reflexiones Finales

Debido a que actualmente, el cáncer del sistema linfático es el principal tipo de cáncer que afecta a los perros y gatos, y ya que cada vez más cantidad de perros son diagnosticados con tumores malignos en el bazo (también asociados con el sistema linfático y regulación inmunológica), les recomiendo firmemente a los dueños proactivos que antes de realizar una desintoxicación evalúen la carga química ambiental que tienen sus mascotas, para evitar que las vías linfáticas se sobrecarguen.

Evita que tu mascota se exponga a los productos químicos para el césped (fertilizantes, herbicidas), no utilices productos químicos en ambientes interiores (incluyendo sustancias químicas para el control de plagas, sustancias químicas para limpiar pisos y productos de limpieza que no sean orgánicos), desecha las camas para mascotas rociadas con PBDE (lo que prácticamente significa que debes eliminar las camas para mascotas que no estén etiquetadas como orgánicas).

Elimina el cloro y fluoruro del agua de tu mascota, proporciónale una alimentación a base de alimentos reales mínimamente procesados, y elimina cualquier problema relacionado con el moho (u otras toxinas que sean transportadas por aire, incluyendo el humo de cigarrillo) en el espacio vital de tu mascota.

Solicítale a tu veterinario hacer una titulación, en vez de vacunas anuales, reevalúa la cantidad de antiparasitarios mensuales que son administrados directamente en tu mascota (todos los medicamentos convencionales para combatir pulgas y garrapatas), así como las sustancias químicas que le suministras a tu mascota (pastillas contra el gusano del corazón). Establece un programa de desintoxicación intermitente que — en caso de ser necesario — incluya eliminar manualmente las sustancias químicas que se encuentren presentes en tu mascota.

[+] Fuentes y Referencias