No Ignores Este Comportamiento Extraño, Puede Ser Signo de una Emergencia Médica

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 15, 2017 | 4,690 vistas

Historia en Breve

  • Presionar la cabeza es un grave padecimiento médico que se presenta en perros y gatos, y que a primera vista, podría observarse como un comportamiento inofensivo, e incluso divertido
  • Existen varias causas que generan el acto de presionar la cabeza. Todas son graves y requieren una intervención veterinaria inmediata
  • Entre los síntomas adicionales que debes vigilar se encuentran, una vocalización anormal, pasear y dar vueltas de forma compulsiva, y desorientación, así como cambios de comportamiento
  • Si bien, la presión de la cabeza podría ser algo difícil de diagnosticar, se necesita confirmar un diagnóstico antes de poder iniciar un tratamiento apropiado

Por la Dra. Becker

La mayoría de nosotros, quienes compartimos nuestras vidas con mascotas, hemos sido encantados por las muchas cosas divertidas, adorables y cariñosas que hacen nuestros amigos de cuatro patas. Por ejemplo, ¿qué tan bien te sientes cuando tu perro se inclina hacia ti para estar tan cerca físicamente como sea posible, o cuando tu gatito ronronea mientras frota la cabeza contra la tuya?

Estos tipos de comportamientos son agradables para ti y tu mascota, y son completamente inofensivos y cariñosos. Sin embargo, hay una especie de comportamiento lindo pero muy extraño, que realiza una mascota y que en realidad es un signo de una grave emergencia médica. Se llama presión de la cabeza.

La presión de la cabeza es cuando tu mascota empuja compulsivamente la parte superior de su cabeza contra un objeto estacionario. Por lo general — aunque no siempre — es una pared. Podría ser un sofá, una esquina u otra superficie dura. Esta presiona su cabeza muy decididamente contra el objeto durante un largo período de tiempo, o de forma constante.

A menudo, cuando una mascota tiene presión en la cabeza, la empuja continuamente, mientras se mueve a lo largo del objeto contra el que se presiona hasta que llega a una esquina y se queda "atascada" allí, con su cabeza presionada contra ella.

Si ves que tu perro o gato hace esto, es una señal de que ha pasado algo muy grave en su cerebro o sistema nervioso central.

Causas por la Presión en la Cabeza

Hay una serie de posibles causas que podrían ocasionar la presión en la cabeza, las cuales son muy graves. Entre ellas:

La enfermedad del prosencéfalo, que implica daño en la parte anterior cerebral y en el tálamo

La encefalopatía hepática o renal, lo que significa que las toxinas transmitidas vía sanguínea han atravesado la barrera hematoencefálica

Exposición a toxinas

Tumor cerebral

Derivación hepática

Una infección del sistema nervioso, como la rabia, o una infección fúngica

Trastornos metabólicos o glandulares

Derrame cerebral

Encefalitis

Traumatismo encefálico agudo

Obviamente, sin importar la causa, la presión en la cabeza es una grave emergencia médica. Si tu perro o gato no deja de realizar este comportamiento, tienes que hacer una cita con tu veterinario para el día siguiente o ir al hospital de emergencias animales más cercano.

También, es importante considerar que un ligero golpe o tope de cabeza — como a veces es denominado — es un comportamiento normal que realizan los gatos sanos y algunos perros. Esto es — como se describió anteriormente — cuando tu gatito sano y feliz se frota la cara contra ti o se golpea la cabeza contra la tuya como un gesto cariñoso.

La presión de la cabeza y golpear la cabeza son dos comportamientos claramente distintos con diferentes causas, y es importante saber la diferencia.

Síntomas Adicionales a Considerar

A menudo, se presentan otros síntomas junto con la presión en la cabeza, los cuales dependen de la causa subyacente del problema. Por ejemplo, podría haber una vocalización anormal y compulsiva, así como pasear y hacer círculos de forma compulsiva, que parecen no tener fin y que producen úlceras en los pies de tu mascota.

También, podría haber problemas con el equilibrio, desorientación, cambios en el comportamiento, problemas visuales, convulsiones y traumatismos en la cabeza o los ojos, debido a la presión en la cabeza.

Diagnóstico de la Presión en la Cabeza

Debido a que hay tantas posibles causas subyacentes para este problema, tener un diagnóstico podría ser muy difícil. Al acudir a la cita con tu veterinario, podrías solicitar el historial completo de salud de tu mascota. ¿Alguna vez has viajado a otros estados o introducido a tu mascota en un entorno nuevo?

Asimismo, tu veterinario deberá saber cuándo empezó este comportamiento y los posibles incidentes que podrían haber desencadenado este problema.

El examen de retina y otras estructuras en la parte posterior del ojo (llamado examen fúndico), es una importante prueba de diagnóstico que se debe realizar a un animal con presión en la cabeza, que es para detectar enfermedades infecciosas o inflamatorias, así como irregularidades cerebrales.

Tu veterinario verificará si hay presión arterial alta, y también necesitará escanear imágenes cerebrales, ya sea a través de TC (tomografía computarizada), o MRI (resonancia magnética). (Los rayos-X no permiten la visualización del tejido cerebral).

Se realizará un análisis de orina para evaluar los posibles problemas metabólicos, y se necesitará hacer pruebas sanguíneas para detectar toxinas o exposición a sustancias tóxicas, así como posibles infecciones. Podría ser necesario realizar otras pruebas de diagnóstico, en función de los síntomas de tu mascota y los trastornos subyacentes que tu veterinario perciba que podrían estar involucrados.

Opciones de Tratamiento

Si tu perro o gato experimenta graves síntomas clínicos, necesitará ser hospitalizado hasta que su condición se estabilice. El tratamiento para este comportamiento depende completamente de obtener un diagnóstico preciso de la causa subyacente, ya que cada uno requiere un método de tratamiento diferente.

No debe administrarse ningún tratamiento hasta que se tenga un diagnóstico confirmado. En función de la causa subyacente, el tratamiento podría variar ampliamente en el costo, dificultad, tiempo involucrado y pronóstico general. Algunas enfermedades subyacentes implican un manejo médico, mientras que otras podrían requerir cirugía.

Si la causa es que tu mascota tiene un tumor benigno en el cerebro, la solución podría ser eliminar el tumor. A menudo, en el caso de las complicadas enfermedades neurológicas que afectan al cerebro, los veterinarios remiten a los pacientes a un especialista, que es un neurólogo veterinario.

La cuestión más importante que debes tener presente es que el comportamiento — de tu perro o gato — de la presión en la cabeza, nunca es un síntoma normal, y que si esto ocurre, debe ser atendido inmediatamente.