Esas Tremendas Ganas de Dormir…

El perico azul sigue rondando a su compañero y cantando, ¡levántate, levántate, levántate! Pero Piolín, acurrucado en su cómoda cama, decide echarse otro sueñito.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo