Lo Hago Porque Puedo, Porque Quiero y Porque Me Dijeron Que No

El dueño está sentado en el sillón, sin molestar a nadie, cuando de repente llega su gato de cola larga y con mucha actitud…

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo