¿Tu Perro es Imprudente, Energético y Te Está Volviendo Loco? Este Podría Ser el Problema

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 13, 2017 | 4,952 vistas

Historia en Breve

  • Un estudio publicado recientemente revela que los perros hiperactivos/impulsivos tienen niveles más bajos de triptófano en la sangre que los perros cuyo comportamiento es más común
  • El estudio también sugiere que existen diferencias en la bacteria intestinal de los perros hiperactivos
  • La frecuencia de diagnósticos de hiperactividad en perros en realidad es baja
  • Muchos perros cuyos dueños los catalogan como hiperactivos se comportan de manera normal, aunque a veces con algún comportamiento no deseado
  • Hay muchas cosas que los dueños de perros muy activos pueden hacer para re direccionar la energía de su mascota. Una de las más importantes es asegurarse de que su perro realice el ejercicio adecuado

Por la Dra. Becker

Un equipo finlandés conformado con investigadores de la Universidad de Helsinki descubrió un dato interesante entre perros hiperactivos/distraídos y perros que no presentan esos comportamientos.

Hiperactividad, impulsividad, sensibilidad al ruido y miedo general son los problemas de conducta más comunes en perros, y pueden afectar de manera significativa su bienestar, así como el de los miembros humanos de la familia.

El equipo de investigadores aprendió que, de manera similar a los humanos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), los perros hiperactivos cuentan con ciertos elementos en su sangre que difieren de los perros que se comportan de manera común. Estas diferencias se encuentran en los metabolitos de los fosfolípidos, especialmente en el triptófano.1

Así Como los Humanos Tienen TDAH, los Perros Hiperactivos Tienen Anomalías Metabólicas

De acuerdo con el investigador principal, el profesor Hannes Lohi del departamento de biociencias veterinarias y de la unidad de programas de investigación, neurología molecular en la Universidad de Helsinki:

"El comportamiento y sus trastornos de conducta a menudo se desarrollan gracias a la combinación de factores hereditarios y del medio ambiente, lo cual vuelve complicado su estudio.

La metabolómica, es decir el estudio del metabolismo, nos brinda nuevas pistas sobre los problemas biológicos que sustentan los trastornos de conducta al mismo tiempo que promueve la investigación genética.

En la actualidad, las investigaciones metabolómicas en perros son raras, el propósito de este estudio piloto era examinar nuevos enfoques y obtener información sobre cualquier anomalía metabólica relacionada con la hiperactividad en perros."2

Lohi y su equipo analizaron los metabolitos en la sangre de 22 pastores alemanes con conducta normal e hiperactividad, descubrieron que los perros con hiperactividad tenían niveles más bajos de fosfolípidos. Este resultado ya se esperaba pues muchos estudios en humanos demostraron niveles más bajos de lípidos y ácidos grasos en personas con TDAH.

Curiosamente, la edad, género y el ayuno en perros tuvo poco impacto en la relación entre el comportamiento y los metabolitos. Todos los perros recibieron la misma alimentación durante dos semanas anteriores de la prueba de sangre.

El Estudio También Sugiere que Existen Diferencias en la Bacteria Intestinal de los Perros Hiperactivos

Los investigadores señalan que tal vez el descubrimiento más interesante del estudio fue la relación entre la conducta hiperactiva y los niveles bajos de metabolitos de triptófano en la sangre. Este metabolito en particular solo se produce cuando las bacterias intestinales procesan el triptófano de los alimentos.

Esto sugiere que la bacteria intestinal de los perros con hiperactividad es diferente a la de los perros con conducta normal, lo cual resulta significativo tomando en cuenta lo que se conoce sobre la relación cerebro-bacterias.

 "Sabemos que la composición de la microbiota intestinal afecta significativamente el desarrollo de neurotransmisores, por ejemplo, de los que regulan el humor y la conducta," comenta el co-autor del estudio Jenni Puurunen.

 "El efecto también funciona de manera contraria, por lo que la reacción de estrés en el cerebro puede afectar de manera adversa la microbiota intestinal. En consecuencia, no podemos saber con certeza si nuestro descubrimiento es la causa de la hiperactividad canina o su consecuencia."3

Está claro que para que los resultados de estos estudios sean de mayor ayuda, se necesita más investigación sobre las diferencias en la sangre de la relación intestinos-cerebro de los perros diagnosticados con hiperactividad. Y hago énfasis en diagnosticados con hiperactividad por motivos específicos…

Primero: ¿Es Tu Perro Realmente Hiperactivo?

Últimamente el término hiperactivo tiende a estar por todos lados, muchos padres de mascotas lo utilizan para describir a su perro cuando tiene mucha energía. Pero a pesar de la popularidad del término, el síndrome de hiperactividad en realidad es bastante raro en mascotas.

La hiperactividad implica sobreactividad, déficits de atención, impulsividad y pruebas de parámetros fisiológicos altos, todas estas conductas generalmente se tratan con medicamentos estimulantes (raro pero cierto).

La mayoría de los perros que parecen ser hiperactivos probablemente pertenezcan más en la categoría de hipercinéticos. Reaccionan a eventos cotidianos como sonidos, imágenes y olores como si fuera la primera vez que los experimentan. A menudo parecen ser incapaces de relajarse en un ambiente cómodo y silencioso.

Los perros hipercinéticos generalmente tienen más de tres años y presentan índices cardiacos y respiratorios más elevados, mala condición corporal, capacidad de reacción y agitación. Se emocionan con estímulos rutinarios y frecuentemente permanecen así por mucho tiempo después de haber recibido el estímulo.

Para diagnosticar realmente la hipercinestesis en perros, existen ciertos factores que hay que descartar primero, como son:

Acondicionamiento (se premió al perro por comportamientos no deseados)

Hipertiroidismo

Falta de ejercicio adecuado y estimulación ambiental

Alergias u otro trastorno médico

Fobias y trastornos de ansiedad

Declive cognitivo en perros mayores

Territorialismo

Una vez que todas las causas de la conducta hiperactiva se descarten, el método tradicional para diagnosticar hipercinestesis es observar al perro en un hospital, donde permanezca en un lugar tranquilo y se registre su actividad física durante una hora. Su índica de respiración y cardiaco se miden cada 15 a 30 minutos.

Si tanto sus niveles de actividad como fisiológicos permanecen elevados, pasa a la siguiente prueba donde se le da un estimulante y se coloca en un área tranquila.

Después de una hora como mínimo, regresa al área de pruebas, y si se comporta de manera tranquila con un ritmo cardiaco y de respiración más bajos, se le diagnostica hipercinestesis.

Este examen también puede realizarse en casa durante varios días con la ayuda de un veterinario, pero a menudo los resultados son menos confiables y definitivos.

¿Podría Ser Que Tu Perro Solo Trate de Satisfacer Sus Necesidades?

La verdad es que los padres de perros perciben muchos de los síntomas de hiperactividad como síntomas relacionados al comportamiento por raza, comportamiento aprendido, conductas que son el resultado de la falta de estimulación física o mental o una combinación de varios.

Es importante reconocer la diferencia entre la conducta canina que es anormal y la que no es deseada pero que resulta normal dadas las circunstancias del perro.

Para clasificarlo mejor, tu veterinario o especialista en comportamiento animal necesitará una descripción detallada sobre las conductas no deseadas, como son:

Hay muchas cosas que pueden afectar el comportamiento de tu perro, incluyendo si está solo o lo ignoran durante mucho tiempo, si no realiza el ejercicio adecuado o no ha recibido ningún entrenamiento de obediencia. También es probable que lo hayas acostumbrado sin querer a utilizar actividad física para obtener atención.

Si notas que tu miembro canino de la familia está mucho más contento después de haber ido a pasear una hora al parque o una vez que ha corrido por el patio con tus hijos por una hora, puedes concluir que utilizar es energía mental y física tiene un efecto positivo en su comportamiento.

Los perros que no logran satisfacer sus necesidades diarias de interacción social, actividad, estimulación mental y enriquecimiento ambiental, podrían parecer tener hiperactividad pues intentan satisfacer esas necesidades dentro de los límites de su medio ambiente.

9 Sugerencias para Controlar a un Perro con Mucha Energía

Ya que muy pocos perros son realmente hiperactivos, mi recomendación es primeramente evaluar el estilo de vida del tuyo desde varios aspectos.

1. Asegúrate de que realice mucho ejercicio constante (hablaré de esto más adelante).

2. Proporciónale estimulación mental con ayuda de acertijos, juguetes que premien, escalar, nadar y actividades al exterior que atraigan los instintos naturales de tu perro.

3. Enfócate en las conductas que quieras que tu perro realice en lugar de las conductas que no quieres que haga. Los perros responden bien a la modificación de comportamiento por medio de un refuerzo positivo, el cual no incluye castigos.

4. Lleva a tu perro a una clase de obediencia o a alguna actividad que lo ayude a concentrarse, por ejemplo a utilizar su nariz.

5. Proporciónale una alimentación balanceada, adecuada a la especie para así evitar intolerancias a los alimentos, deficiencias de aminoácidos y alergias. La alimentación desequilibrada, "según su especie" alta en grasas (baja en amino ácidos) son deficientes en triptófano, así como en micronutrientes.

Pienso que la comunidad veterinaria subestima lo mucho que las deficiencias nutricionales y la sensibilidad a los alimentos puede contribuir al comportamiento inquieto e hipercinético.

6. Considera realizar una prueba del índice canino de microbiota dysbiosis y ofrecerle suplementos probióticos de buena calidad para ayudar con el balance saludable de la bacteria intestinal.

7. Platica con tu veterinario integral sobre los suplementos de L-theanina, ashwagandha, GABA, melatonina, lúpulo, manzanilla, raíz de valeriana, esencias florales y aceite de CBD.

Mejor aún, encuentra a alguien entrenado en zoofarmacognosia y deja que tu animal escoja sus propios agentes relajantes.

8. También platica con tu veterinario sobre añadir triptófano a la alimentación de tu perro al ofrecerle carnes que provienen de animales de pastoreo, magras y ricas en amino ácidos. Aumentar el triptófano en la alimentación por medio de suplementos en forma de alimentos puede aumentar la cantidad de serotonina en el cerebro de tu perro y reducir el estrés.

9. Evita los alimentos transgénicos. Investigaciones demuestran que los alimentos Transgénicos ocasionan un desastre en el intestino y alteran el microbioma y la salud intestinal.

Por Favor NO Subestime el Valor de Ejercicio en los Perros Energéticos

Todos los perros necesitan realizar alguna actividad física regular para estar sanos, esto es especialmente importante su tu perro es de una raza con muy energética. En mi experiencia, la falta de ejercicio suficiente y de tener tiempo para jugar es la mayor causa del comportamiento inquieto, erróneamente catalogado como hiperactividad o trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Los perros son trabajadores por naturaleza. Los caninos en la naturaleza llevan vidas muy ocupadas pues necesitan sobrevivir, criar a sus pequeños y socializar con otros miembros de la manada. Desgraciadamente, muchos compañeros caninos todavía llevan una vida algo aislada y sedentaria.

No obtienen suficiente estimulación mental o física y a menudo pasan muchas horas solos en casa todos los días, o se la pasan viendo a sus dueños viendo televisión, trabajando en la computadora o texteando. Los perros que tienen temperamentos muy activos pueden desarrollar problemas de conducta si no se les brinda oportunidad de realizar algún esfuerzo físico donde descarguen esa energía.

Si tu perro no realiza ejercicio o se aburre, podría mostrar uno o varios comportamientos que podrían aparentar un caso de hiperactividad:

Ladrar o chillar para llamar la atención

Masticar, escarbar o raspar destructivamente

Morder de manera excesiva jugando o sin jugar

Meterse bajo los muebles, husmear en la basura y otros comportamientos parecidos

Jugar al cazador y la presa de manera ruda

Andar alborotado, chocar con los muebles y saltarle a las personas

Si sientes que el estilo de vida que proporcionas a tu perro le brinda muchas oportunidades para realizar alguna actividad física y estimularse mentalmente, pero tu compañero peludo aún sigue de hiperactivo la mayor parte del tiempo, recomiendo hacer una cita con el veterinario.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Behavioral and Brain Functions, September 29, 2016
  • 2, 3 Science Daily, October 4, 2016