¿Tu Gato Hace Este Comportamiento Canino? Es Algo Raro e Indica que Algo No Está Bien

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 05, 2017 | 2,263 vistas

Historia en Breve

  • El llamado scooting (que es la acción de arrastrar el trasero por el suelo) es mucho más común en perros que en gatos, sin embargo, algunos gatos pueden mostrar desconcertante comportamiento
  • Dado a que arrastrar el trasero por el suelo no es normal, si tu gato lo hace de forma regular o por una razón distinta a quitarse algo que trae pegado en el trasero, entonces con la ayuda de tu veterinario, deberías investigar la causa de este comportamiento
  • Algunas causas de scooting en gatos pueden incluir comezón, irritación en la piel, parásitos externos o GI, alergias ambientales o alimentarias y problemas en las glándulas anales

Por la Dra. Becker

El llamado scooting, que es una manera educada de describir el comportamiento de una mascota que arrastra su trasero peludo por todo el suelo, es mucho más común en perros que en gatos. Sin embargo, algunos gatitos pueden presentar este tipo de comportamiento:

Al igual que con los perros, puede haber varias causas para este comportamiento en gatos y es importante averiguarlas. Si es algo que sucede una sola vez, entonces lo más probable es que no tengas que preocuparte, pero si te das cuenta que tu hago lo hace con mayor frecuencia, entonces lo mejor es hacer una cita con tu veterinario.

En términos generales, tu gato está sintiendo algún tipo de malestar o irritación, lo que provoca que arrastre el trasero por el suelo. Algunos gatos, los de pelo largo en particular, algunas veces presentan este comportamiento justo después de salir de su caja de arena con el fin de limpiarse los restos de heces o arena pegada en su pelaje.

También podría deberse a que tu gato tiene un problema cutáneo que provoca comezón o dolor, o tal vez podría tener parásitos, alergias o un problema con sus glándulas anales.

4 Razones Comunes de Scooting en Gatos

1. Prurito

Prurito es un término elegante para la comezón en la piel y junto con la acción de arrastrar el trasero por el suelo (scooting), notarás que tu gato se llame excesivamente la parte trasera en un esfuerzo por acabar con la comezón. Lamer, morder y arrastrar el trasero en exceso puede inflamar la piel y provocar pérdida de pelo.

Casi siempre hay una causa subyacente para la comezón en el trasero, incluyendo parásitos gastrointestinales (GI) o externos (como pulgas o ácaros), alergias, infecciones bacterianas y por levaduras, neoplasia (desarrollo celular anormal) y trastornos inmunes.

El diagnóstico de prurito sin causa identificada requiere de una biopsia cutánea y el tratamiento depende de la causa. Te recomiendo dejar la biopsia hasta el final, es decir, cuando descartes las otras causas comunes y ya no haya opción de tratamiento no tóxico.

2. Parásitos GI

Los parásitos intestinales son pequeñas criaturas repulsivas que llegan al tracto gastrointestinal de tu gato (y en algunos casos son zoonosis, lo que significa que también pueden ser contraídos por los humanos) y causan todo tipo de problemas digestivos, entre otros.

Los invasores comunes incluyen giardia, coccidium, criptosporidium y gusanos (tricocéfalos, tenias y anquilostomas). Es muy importante que tu veterinario identifique el tipo exacto de gusano. Te recomiendo evitar los tratamientos combinados que afirman matar y/o prevenir una variedad de gusanos y otros parásitos internos.

Recuerda que cuando se trata de medicamentos para tu mascota, mientras menos, mejor. Por ejemplo, si tu gato tiene gusanos tricocéfalos debes darle un tratamiento dirigido para ese tipo de gusano y sólo el tiempo suficiente para quitar la infección. Algunos veterinarios integrales ofrecen desparasitantes naturales para ciertos tipos de gusanos intestinales. Los he probado todos y desafortunadamente, algunas veces funcionan pero otras no.

Por ejemplo, la tierra de diatomeas de grado alimenticio mata algunas partes de la tenia, pero no todas, así que podrías pensar que acabaste con todo el gusano, pero después te das cuenta que tu mascota tiene una infección crónica, lo que puede provocar inflamación gastrointestinal crónica y disbiosis.

Es buena idea primero tratar de utilizar desparasitantes naturales, pero debes asegurarte de que realmente eliminaste los parásitos resistentes, independientemente del método que utilices, esto es sumamente importante para evitar los problemas gastrointestinales crónicos y los síntomas como el scooting.

3. Alergias

Es posible que tu gatito sea sensible a algo en su entorno que está provocando este comportamiento. Algunos ejemplos incluyen ácaros de polvo, pulgas, mohos, hierbas y otros tipos de polen a los que esté expuesto cuando está al aire libre, que entraron con los zapatos, ropa o pelaje de perro.

Dependiendo del tipo de alimentación de tu gato, también podría desarrollar una alergia a algún ingrediente de alimento. Los granos contenidos en el alimento comercial para mascota es alergénico e inflamatorio.

Si tu gato está arrastrando su trasero por toda la casa, lo primero que deberías hacer es eliminar todos los granos de su alimentación. Deja de darle cualquier tipo de alimento que contiene maíz, papa, avena, trigo, arroz o soya.

También te recomiendo cambiar a una proteína nueva. Si por ejemplo, tu gatito sólo come pescado, entonces has la transición a pollo o res. Una dieta constante con sólo uno o dos tipos de proteína puede provocar una respuesta inflamatoria alérgica.

Darle una alimentación balanceada y apropiada para su especie te ayudará a tratar las sensibilidades a los alimentos y la mala consistencia de sus heces, dos tipos de problemas que puede provocar scooting. Añadir probióticos, un poco de fibra (semillas de calabaza finamente picadas u olmo en polvo) y enzimas digestivas a su alimentación también puede ser sumamente beneficioso.

4. Problemas con las glándulas anales

Al igual que los perros, los gatos tienen glándulas anales o bolsas que están dentro del recto, una en cada lado del ano. Las glándulas secretan una sustancia aceitosa y olorosa que sirve para marcar el territorio.

Estos órganos pequeños forman parte del diseño de la naturaleza y un movimiento intestinal de consistencia normal debería ser suficiente para vaciar el contenido de estas bolsas. Sin embargo, en los gatos domesticados, puede haber una interferencia causada por las heces que son demasiado blandas y no presionan lo suficiente contra las glándulas durante la evacuación. Esto es necesario para desencadenar la expresión del contenido de las bolsas.

Los gatos con sobrepeso pueden tener problemas con las glándulas anales debido a que no tienen suficiente tono muscular y tienen demasiado tejido graso. Ciertos trastornos cutáneos e infecciones también pueden afectar el proceso de vaciado de las bolsas. Si las secreciones se acumulan y espesan las glándulas anales, entonces puede provocar retención.

La causa más común de los problemas con las glándulas anales es el alimento que le das a tu gato. Dado a que las bolsas anales están hasta el final del tracto digestivo, cualquier cosa que irrite o provoque inflamación del tracto gastrointestinal puede hacerle lo mismo a las glándulas anales.

Como te lo dije anteriormente, lo primero que debes hacer es eliminar los granos de la alimentación, incluyendo cualquier tipo de alimento que contiene maíz, papa, avena, trigo, arroz o soya. También te recomiendo cambiar a una proteína nueva.

Otra cosa que debes tratar es la inconsistencia de las heces. Si tu gato hace con frecuencia heces demasiado blandas o acuosas, significa que sus bolsas anales no están obteniendo la presión necesaria para el vaciado apropiado. Darle a tu gato una alimentación adecuada para su especie ayudará a tratar tanto las alergias como el problema con la consistencia de sus heces.

Muchos de los problemas de salud, incluyendo el problema con las glándulas anales y el scooting, desaparecerán una vez que comience a comer alimento del tipo y de la calidad que fue diseñado a comer.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias