Mis 7 Remedios Naturales para Tener una Mascota Feliz y Saludable

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 17, 2017 | 3,330 vistas

Historia en Breve

  • Los remedios naturales y atóxicos siempre son mi primera alternativa en cualquier tratamiento y protocolo de bienestar para mis pacientes
  • Los remedios naturales que pueden beneficiar a tu perro o gato son el aceite de lavanda, aloe vera, jengibre, aceite de orégano, miel de Manuka, aceite de coco y manzanilla
  • Es una buena idea consultar con tu veterinario holístico sobre las necesidades individuales de tu mascota y los remedios y dosis de remedios naturales más adecuadas para tu mascota

Por la Dra. Becker

Siempre que sea posible utilizo remedios naturales y técnicas curativas que ayuden a mis pacientes mascotas a que se sientan bien y mantengan una salud óptima. Si se utilizan adecuadamente, las plantas, hierbas, aceites esenciales y otras sustancias naturales y atóxicas pueden complementar y a menudo sustituir los medicamentos y otros agentes químicos.

Recomiendo platicar con el veterinario holístico integral sobre la salud de tu mascota y sobre su estilo de vida antes de empezar un nuevo tratamiento.

7 Remedios Naturales que Pueden Beneficiar a Tu Mascota

1. Aceite de Lavanda

El aceite de lavanda se utiliza en la aromaterapia para ayudar a tranquilizar a los animales nerviosos o ansiosos. Lo he usado en la rehabilitación de la vida silvestre poniendo unas gotas de aceite de lavanda puro de grado farmacéutico en una bola de algodón, la cual encinto al exterior de la jaula. Es increíblemente efectivo.

Si tu perro le tiene fobia al ruido, de ser posible, recomiendo colocar unas cuantas gotas en su collar o su cama antes de que se presente algún estresor o esparcirlas alrededor de la casa para crear un ambiente tranquilizante.

Si buscas repelente de pulgas natural, puedes añadir unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda, vinagre de sidra de manzana y agua, en partes iguales, y rociarlas en tu mascota antes de que salga de casa.

Si tu gatito padece dermatitis felina, después de limpiar las heridas de su piel con povidona yodada, aplica unas cuantas gotas de aceite de lavanda diluido con aceite de coco para acelerar el proceso de curación. El aceite de lavanda también puede ser benéfico para tratar heridas cutáneas más profundas.

Desinfecta la herida dos veces al día y añade inmediatamente después unas cuantas gotas de miel de Manuka o aceite de coco.

2. Aloe vera

Puedes utilizar el gel del interior de la planta aloe vera para reducir el malestar que causa la piel irritada, las cortadas y las heridas en tu mascota. Después de limpiar el área, aplícale aloe crudo para brindarle una sensación tranquilizadora.

Puedes agregar una cantidad pequeña de jugo de aloe vera—el cual es un laxante natural—a la comida de tu mascota para así ayudar a que se estriña menos.

Si tu perro desarrolla dermatitis por lamido obsesivo, también conocida como granuloma acral, la cual es una lesión de la piel causada por lamerse constantemente, considera aplicarle una cataplasma de aloe cruda después de limpiar el área. Filetea una hoja fresca de aloe y colócala, del lado pegajoso, en la herida. Cámbiala por una hoja fresca alrededor de cada cuatro horas.

3. Jengibre

El jengibre es un remedio atóxico que no irrita, utilizado ampliamente para reducir problemas estomacales. Puedes brindárselo de manera oral o utilizarlo en forma de aceite al aplicar unas cuantas gotas en tu palma de la mano y masajear el estómago de tu mascota.

Como alternativa, también puedes agregar cantidades pequeñas de jengibre fresco molido o seco a las albóndigas u otro premio delicioso. No utilices más de un pellizco (1/16 de cucharadita) para gatitos, 1/8 de cucharadita para perros más pequeños que pesen menos de 10 libras, ¼ de cucharadita para perros de tamaño medio, ½ de cucharadita para perros más grandes y ¾ a 1 cucharadita para razas gigantes de perros.

Dale jengibre de una a tres veces al día según sea necesario. Si lo utilizas para ayudar con el mareo, asegúrate de dárselo al menos una hora antes de viajar. Por otra parte, puedes agregar ¼ de taza de té de jengibre por cada 20 libras de su peso corporal a su comida diaria según sea necesario.

4. Aceite de Orégano

El aceite esencial de orégano posee poderosas propiedades antibacterianas y antiparasitarias. Puede utilizarse de muchas maneras diferentes, como para calmar la piel con comezón, aliviar encías irritadas y ayudar a equilibrar la flora intestinal de los perros.

Si tu mascota tiene ácaros en el oído, puedes aplicar aceite de orégano diluido después de quitar la mugre y las secreciones de las orejas.

Si tu perro tiene alguna infección por levadura, recomiendo agregar un alimento antifúngico natural a su alimentación, así como cantidades pequeñas de orégano fresco para ayudar a reducir naturalmente los niveles de levadura.

También agrego aceite de orégano al champú para ayudar a reducir el crecimiento bacteriano en pacientes con infecciones por MRSA, así como también lo agrego a los alimentos para perros con tos de perrera o infecciones recurrentes.

5. Miel Manuka

La miel Manuka es uno de mis remedios naturales favoritos increíblemente efectivos de todos los tiempos. Los ensayos clínicos han demostrado que la miel Manuka puede eliminar exitosamente cientos de cepas bacterianas, así como ciertas variedades resistentes a los antibióticos.

La miel Manuka cuenta con un ingrediente exclusivo con cualidades antimicrobianas conocido como el factor único Manuka (UMF por sus siglas en inglés) que le brinda una extraordinaria actividad antibacteriana.

La miel libera peróxido de hidrógeno a través de un proceso enzimático que le proporciona cualidades antisépticas, pero la miel de Manuka activa contiene "ese algo especial" que la vuelve mucho más potente que otros tipos de miel cuando se trata de matar bacterias.

Los niveles de UMF varían, por lo cual cada tanda de Manuka se clasifica y se le aplica un precio de acuerdo a la cantidad de UMF que contenga. Entre mayor sea la concentración de UMF, más oscura, espesa y cara será la miel. Se recomienda una clasificación de 10 UMF o más alta para su uso medicinal.

Yo utilizo la miel Manuka ampliamente en mis pacientes para controlar las infecciones cutáneas resistentes (por ejemplo, heridas cutáneas más profundas, acné felino y dermatitis por lamido obsesivo) y las heridas grandes y superficiales que no se pueden cerrar quirúrgicamente.

6. Aceite de Coco

Soy un gran creyente de los beneficios del aceite de coco en las mascotas. El aceite de coco es una fuente concentrada de triglicéridos de cadena media (TCM), los cuales benefician la función cognitiva.

Recomiendo brindarle dos veces al día a perros y gatitos ¼ de cucharadita de aceite de coco orgánico, prensado en frío y de grado humano por cada 10 libras de su peso corporal. Esto se puede agregar a la hora de la comida cuando le sirvas su alimento fresco y casero, o su alimento comercial crudo.

Además, el aceite de coco es una fuente rica en ácido láurico, que es un poderoso agente antimicrobiano. Esto la vuelve una alternativa excelente para mascotas con infecciones por levadura o alergias.

También podría ayudar con las bolas de pelo de los gatos. El aceite de coco se puede usar de manera tópica para tratar enfermedades cutáneas. Puede ayudar a mejorar la condición general de la piel de tu mascota y eliminar la comezón de las heridas cutáneas profundas.

También ayuda a suavizar y curar cortadas, picaduras, mordidas y otras irritaciones.

7. Manzanilla

La manzanilla es un agente calmante maravilloso. También posee propiedades analgésicas y antiespasmódicas, y es benéfica para tranquilizar al sistema nervioso central.

Por ejemplo, yo utilizo la manzanilla para calmar a las mascotas que presentan ansiedad en sus visitas al veterinario. También puedes utilizar una bolsita de té de manzanilla en la herida cutánea de tu perro o gato para brindarle un efecto tranquilizante.

Algo más que hay que considerar es un enjuague relajante de manzanilla después de bañar a tu mascota. Agregar cinco bolsitas de té de manzanilla por cada 2 cuartos de agua hirviendo y deja que suelte sus propiedades hasta que el agua se enfríe.

Generalmente recomiendo sumergir las bolsas de té durante alrededor de 3 horas para dejar que liberen la cantidad máxima de polifenoles en el agua.

Retira las bolsas de té y vierte el agua sobre tu mascota recién bañada desde al cuello hacia abajo. Masajea su piel y no enjuagues. Incluso puedes "reciclar" las bolsas de té para usarlas después como cataplasma tópico para irritaciones cutáneas profundas u erupciones.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias