Casi el 100 Por Ciento de los Perros Expuestos a Esto Se Infectan

gripe canina

Historia en Breve -

  • Hoy en día en los Estados Unidos existen 2 tipos de influenza canina (CIV por sus siglas en inglés) y los perros que viven en condiciones de hacinamiento como refugios y perreras, tienen un mayor riesgo de contraerla
  • Los perros sanos dentro de una familia, no suelen enfermarse de gripe, y cuando lo hacen, por lo general se recuperan rápidamente sin intervención médica
  • Los síntomas del CIV incluyen tos, tos seca o arcadas y laringitis
  • Suelen presentarse síntomas graves en cachorros muy jóvenes, perros geriátricos o perros inmunosuprimidos, muy estresados o bien, debilitados
  • El tratamiento para el CIV es más que nada complementario y existen diversos remedios naturales que pueden aliviar los síntomas
  • No recomiendo las vacunas contra la gripe canina. Mantener el sistema inmunológico de su mascota saludable resulta una mejor estrategia

Por la Dra. Becker

Con el invierno a la vuelta de la esquina, en los próximos meses seremos bombardeados con advertencias sobre la gripe y la necesidad de vacunarse contra ella. Tal y como el Dr. Mercola aconseja evitar las vacunas contra la gripe humana, yo también les recomiendo evitar las vacunas contra la gripe canina (hablaré de esto más adelante).

Es importante saber que el virus de la gripe humana es diferente al de la canina y no hay evidencia que demuestre que las personas puedan contraer la gripe de sus perros.

Tipos De Virus De la Gripe Canina

El virus de la influenza canina (CIV por sus siglas en inglés) es un virus relativamente nuevo y es parte del conjunto de enfermedades respiratorias infecciosas en perros, el cual también se conoce como tos de las perreras.

En los Estados Unidos, se han reportado 2 cepas de influenza canina, la H3N8 y la H3N2. Los virus de la gripe se clasifican por 2 grandes glicoproteínas de superficie, hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA). He aquí el origen de las denominaciones 'H' y 'N'. En la actualidad se conocen 16 subtipos de H y 9 N.

La cepa H3N8 fue inicialmente un virus de la gripe presente en caballos. El virus equino mutó y ahora también se puede transmitir entre perros. La cepa H3N2, nueva en Estados Unidos desde hace 2 años, se identificó originalmente en el sur de China y Corea del Sur y se deriva de una cepa de la gripe aviar que ahora es capaz de contagiar a los perros.

Cómo Es Que los Perros Contraen Y Propagan el Virus De la Gripe

El CIV se contagia entre los perros que viven o visitan lugares como refugios de animales, perreras, guarderías y parques de perros, estéticas caninas o instalaciones veterinarias, tiendas de mascotas, así como en deportes caninos u otras competencias. Los brotes suelen presentarse después de que un perro tuvo contacto directo con otro perro, con superficies contaminadas o bien después de transmitir el virus por vías respiratorias al estornudar o toser.

Por lo general, el CIV se transmite por contacto cercano con un perro enfermo, usualmente dentro un espacio reducido. No debes preocuparte por cualquier contacto esporádico ya que los perros enfermos transmiten una porción del virus relativamente baja.

Los perros son más contagiosos durante el período de incubación del virus que va de 2 a 4 días. Durante este corto periodo, los perros se enferman y esparcen el virus en sus secreciones nasales, pero todavía no muestran signos de enfermedad.

Casi el 100 % de los perros expuestos al CIV lo contraerán, y la mayoría (el 80 %) desarrollará síntomas de gripe. Afortunadamente, la tasa de mortalidad es baja (menos del 10 %). Todos los perros son susceptibles sin importar su edad, género o raza.

Evaluar el Riesgo De Tu Propio Perro

El CIV se relaciona principalmente con las condiciones de hacinamiento propias de algunos refugios, perreras e instalaciones de las carreras de perros. Es difícil que la mayoría de los perros en una familia sean propensos a contraer el virus, pero incluso si el tuyo lo es, lo más probable es que se recupere sin inconveniente y sin intervención médica, gracias a un sistema inmunológico saludable.

Es extraño que un perro necesite hospitalización por el CIV. Esta enfermedad en gravedad, suele presentarse únicamente en cachorros muy jóvenes, perros geriátricos, o aquellos que están inmunosuprimidos, muy estresados, o bien debilitados.

Síntomas Que Debes Tener En Cuenta

Se pueden observar los primeros síntomas de la gripe canina durante el segundo o tercer día posterior a la infección. La gestación del virus son 4 días después de la infección, y la enfermedad disminuirá rápidamente una vez que el sistema inmunológico de tu perro responda ante la presencia del virus.

Los síntomas comunes de una infección por el CIV duran de 1 a 2 semanas e incluyen:

  • Tos paroxística (ataques de tos)
  • Laringitis
  • Tos seca o arcadas
  • Rinitis (congestión nasal)

Si la tos en tu perro persiste después de 10 días, esto ya no es parte de la infección. Probablemente se deba a los daños en su tracto respiratorio. Por lo general, una infección de CIV por sí sola no es grave, sin embargo, la infección más la presencia de otros virus respiratorios, puede resultar en una neumonía bacteriana secundaria.

En algunos animales, especialmente en los cachorros con sistemas inmunológicos sin desarrollar, los síntomas pueden ser muy graves, estos incluyen los cuatro antes mencionados, más la anorexia (pérdida de apetito), letargo, fiebre y dificultades respiratorias. En estos pacientes, la enfermedad también puede persistir por más tiempo.

Diagnóstico de la Gripe Canina

El CIV en tu perro se diagnostica mediante un examen físico, sus síntomas y los resultados de las pruebas de diagnóstico. Es posible que tu veterinario proponga realizar radiografías torácicas si sospecha que se trata de una gripe, de esta manera se podrán descartar otras enfermedades respiratorias antes de realizar la prueba para la influenza.

Ya que el CIV suele presentarse con otros patógenos respiratorios, puede ser útil que, durante las primeras etapas de la enfermedad, su veterinario ejecute un panel respiratorio canino (reacción en cadena de la polimerasa, PCR por sus siglas en inglés), esto comprobará la existencia de moquillo, parainfluenza, coronavirus respiratorio, pneumovirus, Bordetella bronchiseptica y Mycoplasma cynos, junto con PCR del gen matriz de la influenza.

El panel, que el Centro de Diagnóstico de Salud Animal en Cornell (AHDC por sus siglas en inglés) y los Laboratorios IDEXX ofrecen, también puede identificar muestras positivas de la influenza como la H3N8 o H3N2.

A los perros con síntomas por más de 7 días se les debe diagnosticar con una prueba de anticuerpos, ya que, por lo general en este punto, el virus no se puede detectar. El AHDC ha desarrollado un ensayo que detecta anticuerpos contra la nueva cepa del virus H3N2.

Opciones De Tratamiento

El enfoque veterinario tradicional para tratar la influenza canina incluye la administración a corto plazo de antibióticos y dosis antiinflamatorias de glucocorticoides con el fin de ayudar a aliviar la tos. Estos fármacos no curan la infección ni acortan la duración de la enfermedad y no los recomiendo ya que tienen efectos secundarios.

Otras terapias tradicionales pueden incluir tanto antitusivos (hidrocodona, butorfanol) siempre y cuando no exista infección bacteriana, como la facilitación de un aerosol o nebulizador antibacteriano en pacientes con infecciones bacterianas secundarias. Asimismo, recomiendo la difusión de aceites de eucalipto de alta calidad.

Los perros enfermos deben ser aislados y recibir atención mediante hidratación, sustento calórico y terapia de oxígeno suplementaria si es necesario. También puede ser beneficioso llevar a tu perro a un ambiente cálido y húmedo por cortos períodos de tiempo, por ejemplo, dentro del baño mientras te duchas.

Los collarines cervicales deben reemplazarse por bozales (por ejemplo, el Gentle Leader), los perros no deben estar expuestos al humo ni a la niebla tóxica, y se deben reprimir los ladridos.

El tratamiento complementario holístico para aliviar los síntomas, puede incluir la adición tanto de astragalus, vitamina C liposomal, uña de gato y equinácea junto con nosodes homeopáticos en la rutina de tu perro, así como otros remedios naturales (como el tinte del olmo para el dolor de garganta).

Porque No Recomiendo las Vacunas Contra la Gripe Canina

No recomiendo las vacunas caninas contra la influenza ya que no previenen la infección. La vacuna puede reducir la excreción del virus una vez que la infección está presente, y puede disminuir la gravedad de los síntomas y su duración, pero no impedirá que su perro contraiga el CIV.

Demasiadas vacunas, en particular vacunas complementarias (cualquier vacuna canina que no sea contra el moquillo, parvovirus, adenovirus o la rabia), como la del CIV, pueden poner en un gran riesgo el sistema inmunológico de tu mascota, lo que afectará su capacidad de proteger a tu perro naturalmente contra patógenos como el virus de la gripe.

Además, las vacunas complementarias han demostrado ser menos seguras respecto a las reacciones adversas en comparación con las vacunas básicas.

Como Prevenir la Gripe Canina

En caso de que tu mascota esté expuesta al virus de la influenza canina, este será asintomático (no mostrará síntomas) o bien se recuperará rápidamente sin necesidad de atención médica, siempre y cuando su sistema inmunológico esté sano.

Para mantener el sistema inmunológico de tu mascota en las condiciones óptimas para combatir la gripe:

  • Dale una alimentación nutricionalmente balanceada y equilibrada, según su especie.
  • Evita las vacunaciones innecesarias y el uso excesivo de medicamentos veterinarios, así como de productos químicos contra parásitos y plagas
  • Reduce las toxinas ambientales a las que está expuesto tu perro, esto a su vez se encargará de su carga tóxica y estrés biológico
  • Consulta con tu veterinario holístico el uso de refuerzos inmunológicos naturales como la cúrcuma, el orégano, el ajo fresco, las hierbas medicinales y los aceites esenciales que combaten los virus

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo