Cómo su Perro le Envía Señales con los Ojos

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 17, 2015 | 6,951 vistas

Historia en Breve

  • Un estudio reciente muestra que ciertas especies de caninos se comunican con los ojos. La coloración facial, forma de los ojos, color y la forma del iris y la pupila son todas características de la comunicación canina guiada por la visión
  • Los caninos que viven en grupos cooperativos y cazan en grupos se comunican con los ojos. Especies como el perro de bush y el zorro fenec, que son más propensas a vivir solas o en pareja, no han adaptado sus características faciales y de los ojos para utilizarlas en la comunicación canina guiada por la visión
  • La comunicación a través de la mirada fija puede ser una herramienta útil para otros caninos, incluyendo perros domésticos. Los perros han evolucionado hasta ver a los seres humanos como compañeros sociales, es por eso que hacen contacto visual directo con las personas

Por la Dra. Becker

Según los resultados de un estudio reciente, su perro se comunica con sus amigos caninos (y enemigos) usando sólo sus ojos. Y de hecho, algunos de sus rasgos faciales pueden ser diseñados específicamente para ese propósito, incluyendo el color alrededor de los ojos, la forma de los ojos y el color y la forma del iris y la pupila. Éstos son todos los elementos del sistema de comunicación canina guiada por la visión.1

Los Lobos Grises Adaptan Señales de la Mirada Fija para Ayudarlos en la Caza en Manada

Investigadores del Instituto de Tecnología de Tokio en la Universidad de Kyoto en Japón compararon 25 tipos diferentes de caninos y los separaron en 3 grupos según su coloración facial y su mirada:

  • Grupo A... especies con pupilas y posición de ojos claramente visibles (ejemplo: lobo gris)
  • Grupo B... especies con ojos claramente definidos y colocados pero con pupilas camuflajeadas (zorro fennec)
  • Grupo C... especies con los ojos y las pupilas totalmente camuflajeadas (perro de bush).

Los investigadores observaron que los caninos en el grupo A, con pupilas y posicionamiento de ojos claramente visibles (que incluye lobos y perros domésticos), tienden a vivir en grupos, mientras que aquellos en los grupos B y C (por ejemplo, grupo B zorros), tienden a ser más solitarios o vivir en pareja.

Los investigadores teorizan que la especie en el grupo A adaptó "señales de mirada fija" para ayudarse a cazar en grupos y vivir de forma cooperativa. El grupo de caninos B, como los zorros, sólo utilizan la comunicación guiada por la visión en algunos momentos. Los ojos oscuros de todos los animales en el grupo C, como los perros de bush, se parecen con su coloración facial. Según los investigadores, es típico de varios tipos de depredadores oscurecer sus ojos para mejorar su destreza en la caza. (Si la presa de un animal de rapiña no sabe dónde está mirando su depredador, no podrá predecir lo que va a suceder).

Las Características Blancas y los Iris Son Importantes en el Sistema de Comunicación Canina Guiada Por la Visión

Los investigadores especulan que la parte blanca de los ojos (esclerótica) del grupo de caninos A, ha evolucionado para amplificar el aspecto oscuro del iris y de la pupila. Esto aplica para lobos, perros, y también seres humanos.

Los investigadores también estaban interesados en la razón por la cual algunas iris son de coloración más clara en algunas especies caninas. Puesto que generalmente se asume que el iris más claro es una adaptación a la luz ultravioleta, los investigadores compararon tres especies de lobos del grupo A – uno nativo del Ártico, otro de climas templados y el tercero de las regiones subtropicales. El color del iris no varía mucho entre las tres especies, llevando a los investigadores a concluir que el coloramiento del iris se utiliza principalmente para facilitar la comunicación guiada por la visión.

Los autores del estudio también analizaron comportamientos sociales en los tres grupos y encontraron un número de especies sociales en los grupos B y C--animales que normalmente viven solos o en parejas. Pues resulta, las especies más sociales dentro de esos grupos son conocidas por utilizar otras señales auditivas o visuales para comunicarse con los demás, por ejemplo, un grito o aullido o un movimiento de cola. Esta característica puede ayudar a los caninos del grupo B y C a atrapar presas que no pueden identificar una mirada y escapar antes de ser capturadas.

Esos Ojos de Cachorrito

Según los investigadores, la comunicación a través de la mirada fija también puede ser una herramienta muy útil para otros caninos, como el perro de la familia. Estudios anteriores han demostrado que los perros domésticos son más propensos a hacer contacto visual directo con los seres humanos que los lobos criados en el mismo entorno.2, 3

Jason Goldman, que escribe para el Scientific American, ofrece una explicación que hace pensar en la razón por qué un perro doméstico, pero no un lobo domesticado, estudia las señales humanas de mirada fija:

"No es sólo la fuente de su alimento que cambió el que los lobos se convirtieran en perros; su ecología social cambió por completo. En vez de compartir espacio social principalmente con otros lobos, los perros llegaron a tratar a los seres humanos como compañeros sociales. Esta es una de las principales diferencias entre un animal domesticado y uno salvaje, que simplemente está habituado a la presencia de los seres humanos. La domesticación es un proceso genético; la habituación es experiencial. La domesticación altera la naturaleza, la habituación la nutre.”4

Así que ahora lo sabe (en caso de que aún no lo supiera), cuando su perro ve directamente a su compañero “social” (usted), se está comunicando con usted. Él está recibiendo señales de su mirada y también está enviando mensajes con esos ojos de cachorrito.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 PLoS ONE, June 11, 2014
  • 2 Miklosi A, et al. A simple reason for a big difference: wolves do not look back at humans, but dogs do. Current Biology. 2003 Apr 29;13(9):763-6
  • 3 Developmental Psychobiology. 2005 Sep;47(2):111-22
  • 4 Scientific American April 30, 2012