Mucho Más Peligroso de lo Que Te Imaginas, Sin Embargo es Altamente Promovido por los Veterinarios

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 01, 2015 | 11,404 vistas

Historia en Breve

  • Agosto es el Mes Nacional de Concientización sobre la Inmunización, y aunque la meta de la comunidad veterinaria tradicional es promover las vacunas para mascotas, es importante para los dueños de mascotas entender la diferencia entre “vacunación” e “inmunización”
  • La inmunización, no la re-vacunación automática, debería ser la meta. Si un animal ha logrado desarrollar inmunidad a largo plazo de un vacunación previa, la re-vacunación no ofrece ningún beneficio, solo riesgos
  • Los dueños de mascotas bien informados insisten en pruebas de anticuerpos para medir la inmunidad a las enfermedades de su perro o gato y descartan las re-vacunaciones innecesarias y potencialmente riesgosas

Por la Dra. Becker

La comunidad veterinaria tradicional ha decidido adoptar el "Mes Nacional de Concientización sobre la Inmunización" de la CDC para los seres humanos, que ocurre una vez al año, en el mes de agosto. La Comunidad Veterinaria de Norteamérica (NAVAC) y la Asociación del Hospital de Animales (AAHA) invitan a sus miembros a "Utilizar este 'Mes Nacional de Concientización sobre la Inmunización' Para Promover la Vacunación de Mascotas."1

La meta claramente es promover la vacunación, aunque la palabra utilizada para describir la campaña de concientización de un mes de duración es inmunización, no vacunación. Estos dos términos son completamente diferentes. Si un perro ya está inmunizado digamos que contra el moquillo, la aplicación de otra vacuna contra el moquillo no tiene ningún beneficio en su salud, pero si existe riesgo de efectos secundarios adversos cada vez que recibe una vacuna.

¿La Meta es Inmunizar a las Mascotas… o Vacunarlas Una y Otra Vez?

Si la comunidad veterinaria tradicional realmente estuviera interesada en asegurarse de que las mascotas estén inmunizadas contra las enfermedades, estarían promoviendo pruebas de anticuerpos para medir la inmunidad del animal a las principales enfermedades caninas (moquillo, parvo, adenovirus, y rabia) y las principales enfermedades felinas (panleucopenia, calicivirus, herpes, y rabia).

Desafortunadamente, la mayoría de los veterinarios convencionales prefieren simplemente volver a vacunar a las mascotas cada año o cada 3 años, si es que siguen últimas directrices de vacunación – sin establecer si el animal ya es inmune a la enfermedad por la que está recibiendo la vacuna.

Las prácticas veterinarias tradicionales también muchas veces recomiendan vacunas no esenciales que podrían no ser tan efectivas, duraderas o incluso necesarias dependiendo del lugar en donde vive la mascota y su estilo de vida. Por ejemplo, la inmunización de un gato que vive en el interior de una casa necesita basarse en la potencial exposición a las enfermedades que es muy diferente a la de los gatos que vagan libremente al aire libre. Y en mi opinión, ningún perro necesita una vacuna contra la Bordetella, sin embargo, se aplica de forma rutinaria.

Algo Para Tomar en Cuenta: La Vacunas Son Una Fuente de Ganancias Para las Prácticas Veterinarias

El sobreprecio de las vacunas contra la rabia, como un ejemplo, es obsceno – 2,400 a 6,200 por ciento en muchos casos. Se estima que eliminar la vacuna contra la rabia anual para los perros podría reducir las ganancias del veterinario en un 25 a 30 por ciento. Y este ejemplo involucra tan sólo un tipo de vacuna y tan sólo a un tipo de mascota.

Una estimación conservadora es que más de la mitad de las visitas de perros al veterinario y casi tres cuartos de las visitas de gatos son para recibir vacunas.

Cuando consideramos el sobreprecio de las vacunas, el número de visitas al veterinario únicamente para las inmunizaciones, y generalmente la corta duración de esas visitas, el "negocio de las vacunas" puede resultar bastante lucrativo para la práctica veterinaria que lo promueve.

Los veterinarios no son los únicos que se benefician de la aplicación de vacunas. Las compañías farmacéuticas han disfrutado del aumento de sus ventas año tras año durante más de una década.

Los Estados Unidos es el principal consumidor de vacunas por un amplio margen, por encima de cualquier otro país.

Vacunación Inmunización

La vacunación y la inmunización no son lo mismo.

La inmunización es el resultado de una vacunación efectiva en contra de una enfermedad y/o exposición a una enfermedad de la que se ha recuperado el animal. El acto de administrar una vacuna no significa automáticamente que el animal ha sido inmunizado en contra de la enfermedad, sin embargo, esa es la suposición. Dado a que a mí no me gusta asumir que un animal está protegido contra una enfermedad, realizo pruebas de anticuerpos a las pocas semanas de la última aplicación de la vacuna a cachorros y gatitos para asegurar que se haya logrado la inmunidad.

Cuando un animal es vacunado exitosamente en contra de ciertas enfermedades (moquillo, parvo y adenovirus en perros, y panleucopenia en gatos) y queda inmunizado, recibe lo que llamamos inmunidad estéril. La inmunidad estéril dura un mínimo de 7 a 9 años, algunas veces se puede lograr la inmunidad de por vida, pero esto se mide a través de una prueba de anticuerpos. Esto significa que la mascota ya no puede infectarse, ni tampoco albergar el virus en caso de una exposición. Dado a que el moquillo, parvo, hepatitis (adenovirus) y panleucopenia están en todas partes, el riesgo de exposición es constante.

Otros tipos de vacunas, típicamente las vacunas no esenciales (llamadas bacterinas) contra las enfermedades derivadas de las bacterias tales como la enfermedad de Lyme, leptospirosis, bordetella (tos de perrera), influenza caninas (un virus, pero uno que muta constantemente por lo que la vacuna no tiene una protección consistente), y otros, no producen inmunidad estéril. Estas vacunas duran un año por lo mucho y los niveles de anticuerpos en contra de estas enfermedades (según lo medido por la prueba de anticuerpos) se reduce con cada año que pasa, lo que significa que la protección de por vida es cuestionable.

Yo prefiero realizar pruebas de título IFA (inmunofluorescencia de anticuerpos) para parvo y moquillo porque dan una respuesta clara, ya sea "sí, el animal está protegido" o "no, el animal no está protegido". La serología y otros métodos de prueba pueden confundir a los dueños. Por ejemplo, una puntuación baja en serología no significa que la mascota no está protegida contra la enfermedad. Es posible que un animal siga estando protegido por un año o más gracias a las células de memoria inmunológica.

Para propósitos de comparación, las vacunas veterinarias esenciales son similares a las vacunas contra la polio y MMR (sarampión, paperas, rubeola) en humanos que puede proporcionar inmunidad de por vida. Las vacunas veterinarias no esenciales pueden compararse con la vacuna contra el tétanos en humanos, que también es bacteriana y no dura para toda la vida.

Cómo Tomar Precauciones con las Vacunas Para Mascotas

Habla hoy con tu veterinario sobre qué tipo de vacunas necesita tu mascota y qué tan seguido. Te recomiendo buscar un veterinario holístico para tu mascota, especialmente cuando se trata de vacunas.

Si no puedes encontrar un veterinario holístico en tu área, asegúrate de evitar a los veterinarios que promueven las revacunaciones anuales o más frecuentes. También trata de evitar cualquier tipo de servicio para animales que requiera vacunar a tu mascota más de lo necesario. Busca proveedores de salud para mascotas que acepten las pruebas de anticuerpos en lugar de las vacunas.

Asegúrate de que cada vacuna que reciba tu perro o gato cumpla con los siguientes criterios:

  • ¡Tu mascota está sana! Los animales deben estar sanos para recibir las vacunas, así que si tu mascota tiene alergias, problemas endocrinos, disfunción de órganos o cualquier otro problema médico, entonces NO es un candidato para recibir vacunas
  • Es para una enfermedad mortal (esto elimina a la mayoría de la lista de forma inmediata)
  • Tu mascota tiene probabilidades de estar expuesta a la enfermedad (por ejemplo, los gatos que viven dentro de casa tienen muy poca o nada de exposición)
  • La vacuna es considerada tanto efectiva como segura (la mayoría no lo son)
  • No vacunes a una mascota que anteriormente tuvo una reacción adversa a cualquier vacuna
  • Si vacunas a tu mascota, pregúntale a tu veterinario holístico si puede proporcionarte un tratamiento para desintoxicar la vacuna, como el uso de la Thuja (una opción común para todas las vacunas, excepto para la vacuna contra la rabia)

Las vacunas contra la rabia son obligatorias por ley, pero debes insistir que a tu mascota le apliquen la vacuna de 3 años en lugar de cada año y pide a tu veterinario holístico tratamiento de desintoxicación para la vacuna contra la rabia como Lyssin. Si tu mascota es joven, pide que le apliquen la vacuna contra la rabia después de los 4 meses de edad, de preferencia a los 6 meses, para reducir el riesgo de reacción adversa. Las mascotas enfermas no deben ser vacunadas contra la rabia.

Unas Palabras Finales Sobre la Prueba de Anticuerpos

Los niveles de anticuerpos pueden medirse por medio de la extracción de sangre, pero toma en cuenta que la prueba de anticuerpos puede ser exageradamente costosa dependiendo del lugar en donde la realices. Te recomiendo comparar precios, porque simplemente no hay razón por cual el costo de una simple prueba sanguínea de anticuerpos para el moquillo o parvo sea tan prohibitivo.

He escuchado de dueños de perros quejándose de que su veterinario les cobra $200-$450 por una prueba de anticuerpos para el moquillo/parvo, lo cual es ridículo y sin duda convence a algunos dueños de mascotas a volver a vacunar ya que es más económico.

Si estás interesado en pruebas de anticuerpos para tu mascota y el costo que te dio tu veterinario te parece muy alto, busca más opciones en tu área. Un costo razonable para una consulta, examen de sangre y la prueba de anticuerpos para el moquillo/parvo es de entre $70-$120, dependiendo de dónde y cómo se mande (las muestras urgentes obviamente son más costosas). Como punto de referencia, Hemolife Diagnostics, propiedad de la Dra. Jean Dodds, cobra cerca de $50 por la prueba de anticuerpos para el moquillo/parvo, que se saca de la muestra de sangre que envía el veterinario.

Así que vamos todos a celebrar el Mes Nacional de Concientización sobre la Inmunización recordando que las palabras "vacunación" e "inmunización" no son lo mismo y que asegurarte de que tus mascotas sean inmunizadas contra una enfermedad no necesariamente significa volverla a vacunar en intervalos regulares.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 VetFolio