El Amor Real de un Padre Sustituto

Un perro fiel usa su nariz para cobijar y acurrucar a un niño inquieto que pronto se vuelve a dormir.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario