Cuando Esta Especie Mira Hacia el Cielo, Podría Ser un Signo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 09, 2016 | 2,611 vistas

Historia en Breve

  • La “Mirada Celestial” en los reptiles puede ser el resultado de una lesión traumática o puede ser una señal de que tu reptil fue expuesto a una sustancia tóxica, o a una infección bacteriana, viral o parasitaria
  • A menudo, la mirada celestial en las boas constrictoras y los pitones, es el resultado de una enfermedad por cuerpos de inclusión (ECI), una infección viral que no tiene cura y muchas veces es mortal
  • La mirada celestial causada por infecciones bacterianas y parasitarias, puede ser tratada exitosamente, especialmente si la infección es detectada a tiempo

Por la Dra. Becker

Si de repente, tu serpiente, lagarto u otro reptil empieza a girar la cabeza hacia arriba, como si estuviera mirando las estrellas en el cielo, esta es una señal de que algo puede estar mal con su sistema nervioso central.

La “Mirada Celestial” en los reptiles puede ser el resultado de una lesión traumática, o puede ser una señal de que tu reptil fue expuesto a una sustancia tóxica, que tiene problemas para mantener la temperatura corporal, o puede ser que esté sufriendo de una infección bacteriana, viral o parasitaria.

Entre estos últimos se encuentra la enfermedad por cuerpos de inclusión (ECI), una infección viral que afecta a las boas constrictoras y a los pitones.

La “Mirada Celestial" es una Señal de la Enfermedad por Cuerpos de Inclusión

La enfermedad por cuerpos de inclusión (ECI), es más común en boidos, que son aquellas que matan a sus presas por medio de la constricción. Más a menudo, la boas constrictoras y varios tipos de pitones son afectados por el virus (ECI, que se cree es causado por un retrovirus o un arenavirus).

Solo se observa en las serpientes cautivas, y probablemente se propago alrededor del mundo cuando las serpientes cautivas infectadas fueron transportadas por el comercio de mascotas, o trasladadas entre los diferentes zoológicos.

Las serpientes pueden albergar el virus que causa el ECI por muchos años, sin presentar ningún síntoma, por lo que la trasmisión puede ocurrir antes de que alguien se dé cuenta de que la serpiente estaba enferma.

La mirada celestial es solo una de las señales del ECI, y puede ser precedido por otros síntomas, especialmente en las boas constrictoras (los pitones Birmanos, por otro lado, pueden avanzar directamente a los síntomas del sistema nervioso central como la mirada celestial):

Regurgitación (este puede ser uno de los primeros signos de ECI que se presentan en las boas constrictoras, pero no en los pitones birmanos) Descamación anormal Anorexia (la serpiente deja de comer)
Pérdida de peso Fosas nasales obstruidas  

Las siguientes enfermedades también se pueden presentar junto con el ECI:

  • Estomatitis (podredumbre de la boca)
  • Neumonía
  • Sarcomas cutáneos indiferenciados (tumores)
  • Leucemia

Además, de acuerdo con la revista Reptiles, a medida que avanza la infección, a parte de la mirada celestial, también puedes notar las siguientes señales neurológicas:1

 "Muchas veces los pitones con ECI desarrollan señales neurológicas antes que las boas, y estas señales a menudo son más pronunciadas y obvias. Los pitones no regurgitan tan frecuentemente como las boas.

Con frecuencia, los pitones demuestran una pérdida progresiva de la función motor, usualmente en la mitad trasera de la serpiente, que podría conducir a estreñimiento y distensión abdominal.

Cuando las boas y los pitones están latigueando sus lenguas, las pueden mantener afuera por más tiempo. La neumonía crónica, presente en boidos, que no responde a la terapia de antibióticos y nebulización, en realidad podría ser ECI.

Algunas serpientes con ECI, están desprendiendo crónicamente el virus, y son capaces de esparcirlo por medio de una colección, antes de descubrirse las señales clínicas en la serpiente enferma".

¿Cómo Se Propaga la Enfermedad por Cuerpos de Inclusión?

Se cree que la ECI se esparce por medio de la transferencia de fluidos corporales. Por lo que la reproducción, combates (con heridas por mordedura) y contaminación oral/fecal, pueden propagar el virus.

Asimismo, el virus puede ser transmitido de una madre a sus embriones en desarrollo; y además, se ha señalado al ácaro de la serpiente (Ophionyssus natricis) como un probable portador, porque a menudo las serpientes infectadas también sufren de infestaciones de ácaros.2

Si tu serpiente está mostrando señales de ECI, será vital un cuidado veterinario. Aunque el diagnóstico puede determinarse basándose en señales y síntomas, no es recomendable debido a que otras enfermedades pueden causar síntomas similares.

Para tener un diagnóstico apropiado de ECI, pueden ser requeridas, una prueba sanguínea y una biopsia de tejido. A menudo los cuerpos de inclusión (bolsas de cuerpos extraños en las células) es (aunque no siempre) observada en el frotis sanguíneo tomado de serpientes infectadas, que es de donde se obtuvo la denominación de ECI.

La Enfermedad por Cuerpos de Inclusión No Tiene Cura

Actualmente, la ECI es incurable, aunque las serpientes infectadas pueden mantenerse vivas por medio de una alimentación forzada y asistencia en el cuidado. Debido a que el virus puede suprimir el sistema inmunológico de tu serpiente, las infecciones bacterianas secundarias también pueden presentarse y deben ser controladas.

La dimetilglicina (DMG), puede ser de utilidad para ayudar al sistema inmunológico y al alivio de los síntomas en las serpientes con ECI.3 Para reducir los síntomas, también he utilizado tintura de uña de gato escondida en los vientres de las presas de las serpientes infectadas. Dicho lo anterior, una serpiente infectada aún puede sucumbir a la enfermedad y puede infectar a otras serpientes, por lo que debe estar en cuarentena.

Cada vez que introduzcas en tu hogar a una serpiente nueva, debes ponerla en cuarentena al menos 90 días, antes de presentarla ante las otras serpientes.

Si traes a tu hogar una boa constrictora, se recomienda un periodo de 6 meses en cuarentena, para asegurar que no tenga el virus. Asimismo, es esencial controlar los ácaros en las serpientes, y esto puede ayudar a evitar que se propague el ECI.

Si planeas reciclar el hábitat de una serpiente infectada con ECI, asegúrate de que las fibras de vidrio del hábitat estén completamente desinfectadas con cloro, y secadas al sol, antes de ser reutilizadas. Debes deshacerte de las decoraciones de madera del hábitat y/o jaula.4

¿Qué Tal Si la Mirada Celestial No Es Resultado del ECI?

Mientras que en las serpientes, la mirada celestial a menudo es causada por ECI; la mirada celestial en los lagartos, tales como dragones barbudos, puede ser el resultado del atadenovirus (ADV, denominado algunas veces como adenovirus).

Frecuentemente, los dragones con ADV positivo, tienen serias infecciones parasitarias y daño hepático e intestinal. Si el virus se extiende al cerebro y la columna vertebral, puede causar síntomas neurológicos, incluyendo convulsiones y mirada celestial.

La mirada celestial causado por infecciones parasitarias o bacterianas puede ser tratada exitosamente, especialmente si la infección es detectada a tiempo. En tales casos, una dieta apropiada, un hábitat limpio, y condiciones de vida sin estrés, pueden ayudar a tu reptil a recuperarse y prevenir una recurrencia.

Como se mencionó, si tu reptil esta "observando las estrellas", existe algún tipo de infección subyacente, trauma, o exposición tóxica, que causa este síntoma neurológico. La asistencia en el cuidado por parte de un veterinario experto en reptiles, será esencial para ayudarte a determinar cómo cuidar mejor de tu mascota.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 3, 4 Reptiles Magazine, Symptoms for Inclusion Body Disease in Snakes
  • 2 UF College of Veterinary Medicine, Inclusion Body Disease of Boid Snakes