No Fui Yo, ¡ÉL Empezó Primero!

Todo comenzó como un inocente juego de las traes, hasta que un par de pollos llegan para reestablecer la paz.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario