Olvida Estas Obsoletas Leyendas Urbanas y la Salud de Tu Mascota Mejorara

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 10, 2017 | 3,853 vistas

Historia en Breve

  • Los mitos sobre los perros aún existen, incluso los más alocados
  • Algunas partes del folclor canino son inofensivas, pero las creencias en ciertos mitos pueden interferir con los cuidados que le das a tu compañero canino
  • Un mito que definitivamente merece ser desacreditado es el de “no le puedes enseñar a un perro viejo trucos nuevos”

Por la Dra. Becker

Siempre me sorprende cuando hablo con el dueño de un perro que sigue colgado a ciertos mitos o supersticiones acerca de su compañero canino. La mayoría de estas creencias son solo tonterías que no afectan mucho, pero, desgraciadamente, algunos mitos sobre la naturaleza de los perros pueden prevenir que los dueños les den el cuidado adecuado a sus compañeros caninos.

6 Mitos Sobre Perros Que Merecen Ser Desacreditados

1. Mito: La boca de tu perro está más limpia que la boca de un humano promedio

Mito desacreditado: Sinceramente no sé cómo empezó esto, pero… ¿de verdad? Las bocas de los perros están rebosantes de todo tipo de bacterias, todo el tiempo. Piénsalo: tu perro usa su boca para hacer la mayoría de las cosas que tú haces con las manos… justo antes de lavarlas.

Los perros también se lamen el trasero, y huelen el de otras mascotas, prueban la popó, recogen animales muertos con la boca, entierran la nariz en la tierra, lamen zapatos, mastican calcetines y ropa interior… más o menos entiendes la idea.

Ahora, no estoy diciendo que deberías alejar a tu mascota cuando intenta lamerte, porque, honestamente, ¿hay algo mejor que los besitos de un cachorro?

Yo sólo digo que la boca de tu mascota a veces puede tener bacterias dañinas, así que es una buena idea, después un beso de un perrito, lavarse con agua y jabón, especialmente si sufres de inmunosupresión.

2. Mito: Los perros tienen un aliento naturalmente apestoso

Mito desacreditado: Primero que nada, quien sea que crea que el aliento de un perro debería oler a menta fresca, se está yendo por el camino equivocado. (Por cierto, el aliento de los humanos tampoco tiene un olor natural a menta fresca.) El aliento sano de un perro no huele como el de un humano, pero tampoco debería ser muy fuerte.

Definitivamente, la razón más común para un perro con mal aliento es un problema con los dientes o encías. Y la razón más común para los problemas de dientes o encías es la falta del cuidado dental.

No tiene sentido querer que el aliento de un perro esté siempre fresco cuando nunca o casi nunca se le lavan los dientes, ¿o sí?

Ya que los problemas gastrointestinales y otros problemas de salud también pueden causar mal aliento a veces, si la boca de tu perro está limpia pero su aliento sigue oliendo mal, haz una cita con tu veterinario.

3. Mito: Los perros tienen una "mirada culpable"

Mito desacreditado: Muchos perros tienen expresiones faciales que se parecen mucho a una cara de culpa en los humanos, pero, de acuerdo con los conductistas caninos, esa mirada de avergonzados, ya sabes – la cabeza baja, las orejas para atrás, los ojos de súplica… es únicamente la reacción de tu mascota al regaño que le estás dando por algo que hizo antes.

En uno de los primeros estudios científicos sobre los perros y los sentimientos de culpa y vergüenza, la autora Alexandra Horowitz observó que los perros asumían "la mirada" más seguido cuando sus dueños los regañaban, sin importar si habían hecho algo malo o no.1

Y, de hecho, los perros reaccionaban más a un regaño cuando se comportaban bien que cuando habían desobedecido. De acuerdo con Horowitz, los perros no estaban demostrando culpa, sino que reaccionaban al tono de voz de su dueño.

Sin embargo, no descartó la posibilidad de que los perros puedan sentir culpa, ella simplemente señaló que esa "mirada", no es una señal de culpa.

4. Mito: Los perros comen pasto sólo cuando están enfermos

Mito desacreditado: Si tu perro sano y bien alimentado mastica pasto de vez en cuando, no hay necesidad de preocuparse. (A menos que, por supuesto, el pasto tenga químicos).

Los perros que eligen selectivamente el pasto que van a masticar pueden estar buscando nutrientes específicos (muchos pastos tienen niveles altos de potasio, fitonutrientes y enzimas) o buscan una fuente natural de fibra.

Sin embargo, si tu perro se come frenéticamente el primer trozo de pasto que encuentra, esto puede significar que se está creado un problema gastrointestinal.

Los perros con SII, EII, gastritis, enteritis, mala digestión, y malabsorción buscan instintivamente remedios naturales para el estómago irritado ocasionalmente, y el pasto suele solucionar el problema, sin mencionar que es fácil de localizar.

Hay algo en la textura del pasto que funciona como detonante para vomitar, o mover los intestinos en varios perros, lo que alivia el malestar estomacal. Pero si los hábitos de tu perro por comer pasto son crónicos, y especialmente si lo hace vomitar con frecuencia, es momento de hacer una cita con el veterinario.

Mientras tanto, te recomiendo mejorar la dieta de tu perro si sigue comiendo croquetas o cualquier alimento para mascotas comercial.

La mayoría de los perros sanos que llevan una alimentación balanceada y apropiada para su especie, no comen pasto, ya que reciben todos los nutrimentos que sus cuerpos necesitan de su alimento, y raramente sufren algún problema digestivo causado por la comida.

Si estás seguro de que tu perro está recibiendo una nutrición óptima, y una dieta adecuada para su especie, pero sigue comiendo cantidades notables de pasto, considera cultivar tus propios germinados de girasol. Los germinados pueden proveer una fuente fácil y barata de vegetación fresca, viva y orgánica que es mucho más nutritiva para tu mascota que comer pasto.

5. Mito: Los perros más viejos no pueden socializar o ser entrenados

Mito desacreditado: ¡Esto, definitivamente, no tiene ningún sentido! En un mundo perfecto, cada cachorro recibiría una excelente socialización y entrenamiento a la edad adecuada. La realidad es que esto es más la excepción que la regla para la mayoría de los perros.

Mientras que es cierto que el comportamiento de un cachorrito es, típicamente, más fácil de moldear que el de un perro más grande, no quiere decir que sea imposible enseñarle a un perro adulto nuevos comportamientos (y eliminar los que no se quieren) a través de un entrenamiento de reforzamiento positivo.

De hecho, sin importar su historia, es muy importante que el entrenamiento continúe a lo largo de la vida de tu perro, para ayudarlo a seguir siendo un ciudadano canino bien balanceado.

La socialización a lo largo de su vida también es importante por la estimulación mental que provee, así como para evitar problemas emergentes con el cachorro.

6. Mito: Los perros son daltónicos, y sólo ven en blanco y negro

Mito desacreditado: Como tú, tu compañero canino puede ver colores, sólo que no muchos. La retina humana contiene 3 tipos de células detectoras de colores (conos), mientras que los perros sólo tienen 2.

El científico de visión de colores Jay Neitz en la Universidad de Washington, dice que los perros ven los colores de una manera similar a una persona con daltonismo rojo-verde.2 Lo que los humanos con una visión normal ven como el color rojo, probablemente para los perros se ve como marrón oscuro, mientras que los verdes, amarillos y naranjas, se ven amarillosos. El color azul verdoso de los océanos se ve como gris para tu perro, y cualquier cosa morada se ve como azul.

Sin embargo, los perros ven y detectan el movimiento mejor que los humanos en luces tenues, ya que sus retinas tienen una proporción de bastones y conos mucho más grande que nosotros.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Behavioural Processes, July 2009, Vol. 81, Iss. 3, pp 447-452
  • 2 LiveScience, June 27, 2014