Nunca Acaricies a Tu Gato de la Siguiente Manera, Te Podría Percibir como un Enemigo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 11, 2017 | 4,937 vistas

Historia en Breve

  • Los gatos podrían ser muy quisquillosos sobre dónde y cómo desean ser acariciados por sus seres humanos
  • Es bueno conocer sobre las zonas buenas y malas para acariciar a tu propio gatito, así como su lenguaje corporal de "ya basta"
  • La mayoría de los gatos disfrutan al ser acariciados en áreas repletas de glándulas del olor, y a la mayoría no disfruta ser acariciado en el vientre (como talvez al tuyo si le guste)

Por la Dra. Becker

Si tienes un gato en la familia, probablemente has estado en situaciones en las que acaricias cariñosamente a Tigre, y repentinamente se aleja y pone algo de distancia entre ustedes. Incluso, podría darte un pequeño golpe o mordisco como aviso. Y esto te hace pensar: "Pero, ¿Qué pasó?"

Debido a que los padres de mascotas son humanos y piensan con sus cerebros humanos, usualmente asumen que sus compañeros animales aprecian el mismo tipo caricias que les agrada. Pero los expertos saben que los animales prefieren ser tocados por los humanos de forma similar a ser tocados por los miembros de su propia especie.

Para Acariciar a Tu Gato en los Puntos Correctos, Finge Que Eres un Gato

Al pensar en lo que tú gato podría preferir, es interesante observar que los amigos felinos tienden a lamerse uno al otro, una actividad llamada acicalamiento social, por lo que es posible que en realidad Tigre preferiría que lo lamieras en vez de acariciarlo (lo cual, ¡no es recomendable!).

Asimismo, los amigos gatos tienden a lamerse unos a otros, en lugares cargados de glándulas olfativas, como los labios, mentón y mejillas, entre los ojos y oídos, y alrededor de la base de la cola. Cuando los gatitos se frotan unos a otros, en estas áreas, intercambian olores y obtienen un olor similar, lo cual aparentemente es algo bueno.

De hecho, los expertos recomiendan intercambiar olores entre dos gatos que nunca se han reunido antes de presentarlos. (Si alguna vez has tenido la necesidad de hacer esto, podrías limpiar suavemente la cabeza de uno de los gatos con un paño limpio, y luego acariciar suavemente la cabeza del otro gato, con el mismo paño).

Si consideramos lo anterior, parecería algo lógico que la cara, cabeza y base de la cola sería donde los gatos preferirían que sus seres humanos les acaricien, pero al menos un estudio demuestra que a los gatos no les gusta ser acariciados en la base de sus colas.1 Sin embargo, no todos están de acuerdo con esa conclusión, como verás enseguida.

4 Zonas Buenas, 1 Zona Mala

De acuerdo VetStreet, hay cuatro zonas buenas donde debes acariciar a tu gato, y una zona mala.2

Acarícialo en:

  1. Base de la barbilla. Los gatitos parecen realmente disfrutar de ser frotados suavemente debajo de la barbilla, especialmente justo en el punto donde la mandíbula conecta con el cráneo, que está repleto de glándulas del olor.
  2. Mejillas, detrás de los bigotes. Esta es otra área cargada de glándulas odoríferas. Al parecer a tu minino le gusta mucho cuando lo acaricias en áreas de su cuerpo que contienen glándulas olfativas, porque esas pequeñas glándulas liberan su olor sobre ti. ¡Él ya te impregno su aroma sin siquiera intentarlo!
  3. Base de las orejas. Adivina, ¿Qué es lo que se encuentra en la base de los oídos de tu gato? Es correcto—más glándulas de olor. Al parecer, el objetivo de las marcas de olor es hacer que el territorio del gatito (incluyéndote a ti) tenga un olor familiar; y por lo tanto, sea cómodo y seguro. Es por eso que dar cabezazos o topes con la cabeza es un pasatiempo favorito de los felinos.
  4. Base de la cola. Muchos gatos parecen disfrutar cuando sus humanos pasan una mano sobre su espalda y aplican una ligera presión en la base de la cola. Si tu gatito amplifica su ronroneo y levanta su parte trasera hacia tu mano, él es un chico al que le gustan este tipo de caricias.

No debes acariciarlo en:

  1. Vientre. Es seguro decir que la mayoría (no todos, pero la mayoría de los gatos) no disfrutan que les rasques el vientre. Esto se debe a que, si tu gatito viviera en la naturaleza, los depredadores serían una amenaza constante; y el punto más vulnerable en el cuerpo de tu gato es su vientre. Tan solo bajo la superficie de esta piel sedosa se encuentran todos sus órganos vitales.

La mayoría de los gatos protegen instintivamente sus vientres; y aunque algunos aprenden a disfrutar de ser frotados suavemente en el vientre, la mejor opción es asumir que a tu gato no le gusta, y limitarte a acariciarlos en las áreas seguras de su cuerpo.

Agresión Felina Relacionada con Caricias

Algunos de los gatos que no disfrutan ser acariciados de cierta manera podrían llevar su desaprobación hasta otro nivel, y demostrar hostilidad hacia su bien intencionado humano. Si tu gato demuestra agresión, mientras que lo acaricias, esto podría ser muy confuso – especialmente si él fue el que vino hacia ti en busca de atención, pero luego, repentinamente cambio su actitud.

Existe una explicación para este comportamiento, que podría hacer que te sientas un poco mejor. Algunos gatos – por razones que aún no hemos descubierto – tienen un "límite de caricias" innato. En otras palabras, tienen una baja tolerancia para ser tocados y acariciados. Cuando tu gatito alcanza su límite de caricias, probablemente exhiba un lenguaje corporal para indicarte que te detengas.

Por ejemplo, podría ponerse tenso, hacer sus orejas hacia atrás, mover su cola o intentar evitar ser sujetado. Incluso, podría gruñir. Sin embargo, si tu gato demuestra ira, lo más probable es que él lo demuestre antes de golpearte fuertemente. El truco es aprender su lenguaje corporal de "ya basta" y dejarlo ir a la primera señal.

Tampoco es una buena idea sujetar a tu gato mientras lo acaricias. En general, siempre es mejor dejar que el gatito vaya hacia ti. A los gatos les gusta sentirse en control de su entorno. Ellos quieren tener una interacción en sus términos. Tocarlo y manipularlo sin que lo haya aprobado, no es una buena manera de crear un vínculo con tu compañero felino.

Cuanto más dejes que tu gato haga sus propias elecciones, más a menudo podrás encontrarlo saltando en tu regazo. E incluso cuando él está en tu regazo, es posible que no quiera que le hagas muchas caricias, así que mantente atento a su lenguaje corporal. Algunos gatos simplemente son más cariñosos que otros.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Applied Animal Behaviour Science, Volume 173, December 2015, Pages 60-67
  • 2 VetStreet