Estas 3 Enfermedades Tormentosas Probablemente Ni Te Pasan por la Mente

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 23, 2017 | 3,253 vistas

Historia en Breve

  • Hoy en día, muchos dueños de perros están más preocupados por las enfermedades caninas exóticas que en ayudar a prevenir trastornos mucho más comunes y debilitantes que son completamente prevenibles
  • Tres ejemplos de trastornos ampliamente difundidos y prevenibles en los perros son las enfermedades dentales, infecciones auditivas y la obesidad
  • Para ayudarle a tu perro a vivir una vida larga y saludable, es importante esforzarte tanto como puedas, o más, para prevenir enfermedades relacionadas con su estilo de vida, para evitar enfermedades infecciosas y otros padecimientos mortales

Por la Dra. Becker

Desafortunadamente, muchos dueños de perros parecen estar más preocupados por mantener a su mascota a salvo de las enfermedades raras y exóticas que tienen muy poca probabilidad de adquirir, que en ayudar a prevenir los tipos de trastornos más comunes que observamos actualmente en los compañeros caninos.

Enseguida se encuentran tres de los padecimientos médicos más comunes y completamente prevenibles en perros.

Enfermedad Prevenible # 1: Enfermedad Dental

Año tras año, las enfermedades dentales y de las encías conforman la lista de las 10 principales enfermedades prevenibles en perros. Enseguida se encuentran algunas medidas para ayudar a prevenir que tu mascota padezca estos problemas de salud:

1. Proporciónale una alimentación nutricionalmente balanceada, apropiada para su especie, a base de alimentos frescos, y si es posible, que sean alimentos crudos. Cuando tu perro roe carne cruda, esta funciona como un tipo de cepillo de dientes e hilo dental.

2. Ofrécele huesos recreativos y/o masticables dentales para perro, totalmente digeribles y de alta calidad, para ayudarle a controlar la placa y el sarro. El efecto de los masticables dentales es similar a los huesos crudos, pero es más seguro para los perros que son fuertes masticadores o que tienen un trabajo dental restaurativo y no pueden masticar huesos crudos.

3. Cepilla los dientes de tu mascota, de preferencia, todos los días. Si no puedes hacerlo diariamente, comprométete a hacerlo varias veces a la semana. Dedicar un poco de tiempo — todos los días — a cepillar los dientes de tu perro podría proporcionarle enormes beneficios, en términos de salud oral y bienestar general.

4. Revisa rutinariamente su boca. tu perro debe permitirte abrir su boca, poder observar dentro de ella y palpar para buscar dientes flojos o bultos inusuales o protuberancias en la lengua, por debajo de la lengua, a lo largo de la línea de las encías y en el techo de la cavidad de su boca.

Después de hacer esto algunas veces, te percatarás de los cambios que se producirán de una revisión dental a la siguiente. También, debes poner atención a las diferencias en el olor de la respiración de tu perro, que no estén relacionadas con su alimentación.

5. Agenda exámenes orales regulares con tu veterinario, quien te prevendrá sobre cualquier problema existente o potencial en la boca de tu mascota, y recomendará una limpieza dental profesional con anestesia, en caso de ser necesario.

Si estas atento acerca del cuidado dental de tu perro y no tienes ninguna situación especial que le predisponga a la acumulación de sarro u otros problemas dentales, es posible que nunca necesite una limpieza profesional por parte de un veterinario.

Sin embargo, las mascotas que presentan una extrema acumulación de sarro, encías muy inflamadas o infecciones orales, necesitan ayuda adicional.

Enfermedad Prevenible # 2: Infecciones Auditivas

Las infecciones auditivas son otro padecimiento increíblemente común y prevenible que ocasiona que decenas de miles de perros acudan al veterinario cada año, lo que realmente es una vergüenza, ya que es muy fácil evitar este problema.

Dado que algunos perros son mucho más propensos a las infecciones auditivas que otros — que es la razón por la que recomiendo revisar las orejas de las mascotas diariamente o cada tercer día como mínimo.

El cerumen, humedad u otros residuos acumulados en el canal auditivo externo es lo que produce el ambiente ideal para que se origine una infección.

La solución es sencilla, pero debes hacerlo de manera consistente; debes limpiar las orejas de tu mascota cuando estén sucias. Si sus oídos acumulan diariamente mucho cerumen, necesitan ser limpiados todos los días.

Si sus oídos no producen mucha cantidad de cerumen u otra sustancia similar, podrías limpiarlos con menor frecuencia, pero aun así, debes revisarlos cada día y tomar medidas tan pronto como veas que el canal auditivo no está 100 % limpio y seco.

Si piensas que es posible que tu perro ya tenga una infección en el oído, es importante que hagas una cita con tu veterinario antes de comenzar un régimen de limpieza. En muchos casos, una infección ocasionará una ruptura del tímpano, lo que requiere soluciones especiales de limpieza y medicamentos.

Estos son mis seis agentes de limpieza preferidos, para que un perrito tenga oídos saludables:

  1. Hamamelis
  2. Vinagre de sidra de manzana orgánico mezclado con una cantidad igual de agua purificada
  3. Peróxido de hidrógeno, un par de gotas del mismo en un pedazo de algodón con un poco de aceite de coco
  4. Té verde o infusión de caléndula (utiliza té frio)
  5. Una gota de aceite de árbol de té mezclado con 1 cucharada de aceite de coco (solo en el caso de perros — nunca debe utilizarse en gatos)
  6. Plata coloidal

Nunca utilices alcohol para limpiar las orejas de tu perro — podrías causarle ardor e irritación, especialmente si su piel está inflamada. Utiliza bolas o un pedazo de algodón para limpiar el interior del canal auditivo. Podrías utilizar hisopos de algodón para limpiar el área externa de la oreja, pero nunca dentro del canal, ya que eso podría dañar los tímpanos de tu perro.

El mejor método para limpiar las orejas de la mayoría de los perros es empapar una bola de algodón con una solución de limpieza y limpiar el interior de la oreja. Utiliza tantas bolas de algodón como sea necesario para eliminar toda la suciedad y los desechos.

Enfermedad Prevenible # 3: Obesidad

La epidemia de obesidad en mascotas de los Estados Unidos es un desastre y una situación totalmente prevenible. Más de la mitad de los perros en este país tienen un exceso de peso o padecen obesidad.

La obesidad en los perros es a la vez su propia enfermedad y la causa de muchas otras enfermedades que se desarrollan como resultado de tener un exceso de peso, incluyendo a la artritis, diabetes, hipertensión, hipotiroidismo y enfermedad renal. Y a esta lista podrías sumarle una cantidad y calidad de vida significativamente menor en tu perro con sobrepeso.

Para evitar que el miembro peludo de la familia se debilite y tenga una expectativa de muerte prematura por causa de la obesidad, la regla número uno es hacer ejercicio todos los días. Hacer ejercicio diario de forma consistente, incluyendo al menos 20 minutos (y de preferencia 60 minutos) de actividad aeróbica, le ayudará a tu perro a quemar grasa y aumentar su tono muscular.

Si no puedes proporcionarle esta actividad física (y de hecho, algunos perros requieren aún más), considera la posibilidad de unirte a un club de deportes para mascotas o guardería para perros. Otra opción es contratar a un caminador de perros (excursionista, ciclista o corredor de perros).

Si tu perro tiene un exceso de peso o padece obesidad, es posible que al principio no pueda soportar largos períodos de ejercicio. La natación es una excelente alternativa porque es un ejercicio de bajo impacto, una forma ligera de hacer ejercicio para los perros que necesitan comenzar lentamente, al igual que las personas que tienen problemas de movilidad o artritis.

Pregúntale a tu veterinario qué ejercicios son seguros para que tu perro los realice, y cuáles son los que necesita evitar o posponer hasta que esté en mejores condiciones.

La regla número dos involucra qué y cuanta cantidad de alimento debes proporcionarle a tu perro. Los alimentos para mascotas altos en carbohidratos — por lo general, croquetas — son la mayor causa de obesidad en perros y gatos. Tu perro necesita alimentos que sean altos en proteína animal y humedad, que tengan un bajo o ningún contenido de granos (que es más o menos lo contrario de lo que proporcionan los alimentos secos para mascotas).

Una alimentación a base de alimentos frescos de alta calidad es la mejor opción para las mascotas que necesitan perder peso. Es importante que nutras adecuadamente el cuerpo de tu perro conforme se produzca la pérdida de peso, a través de asegurarte de que se cumplan sus requerimientos de ácidos grasos esenciales, aminoácidos esenciales, y otros nutrientes.

La clave para estimular una pérdida de peso saludable es satisfacer las necesidades nutricionales de tu mascota a través de una alimentación balanceada, pero al proporcionarle una menor cantidad de alimentos, lo que obligará a su cuerpo a quemar sus reservas de grasas. El primer paso es hacer la transición a una alimentación libre de papas, maíz, arroz, soya y tapioca. Mi recomendación es preparar una alimentación casera que incluya alimentos frescos.

Enseguida, debes calcular los requerimientos de kilocalorías (kcal) para el peso ideal de tu perro. Luego, debes medir las porciones de alimentos con una taza de medición y limitar drásticamente la cantidad de premios que le das (asegúrate de incluir los premios en su conteo total de calorías diarias).

Para Ayudarle a tu Perro a Vivir Una Vida Larga y Saludable, No Debes Ignorar lo Obvio Por Buscar lo Oculto

En otras palabras, si bien, es importante tomar precauciones para evitar infecciones potencialmente mortales y enfermedades hacia las que tu perro podría estar en riesgo, es igualmente importante asegurarte de que no adquiera un padecimiento mucho más prevalente, relacionado con su estilo de vida, que también podría destruir su salud y acortar su vida.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias